Spaghetti aglio olio e peperoncino


   |    Por Armando Autieri


RECETAS


COMENSALES
2
SE PREPARA EN
min
DIFICULTAD
Fácil
PRECIO
Bajo

TAGS    PASTA









Un plato rápido de hacer cuando no hay nada en la cocina, sino un poco de sabor: espagueti, ajo, aceite y chile. Una cena perfecta para guardar o guardar el almuerzo con solo cuatro ingredientes: pasta, aceite, ajo y chile. El secreto para un éxito perfecto? La elección de los ingredientes en primer lugar, especialmente en lo que respecta al aceite de oliva virgen extra. Luego, la técnica de cocción, que consiste en freír el ajo y el chile teniendo mucho cuidado de no quemarlos para no comprometer el sabor final. Algunas personas prefieren el chile seco, que quita las semillas para reducir la picante, que inserta todo el ajo para quitarlo fácilmente o que lo corta, incluso porque no tiene ningún problema para probarlo.Para decorar, un poco de tomatitos y una hoja de albahaca. ¿Cómo los preparas? Mientras piensas en tu versión 



Ingredientes

200 g de espagueti, vermicelli o linguini secos
4 dientes de ajo a láminas no muy finas
1/2 o 1 guindilla fresca (peperoncino) en función de como se quiera de picante
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Condimentos opcionales: tomates secos cortados a trocitos, alcaparras, aceitunas negras
(cs: cucharada sopera) 



Elaboración

  1. Antes de empezar, deberemos tener preparada una olla grande y honda para que al echar los espaguetis puedan quedan cubiertos completamente por el agua, un escurridor, y la salsa lista o casi lista (los espaguetis son lo último en terminar). La cantidad de agua: siempre suficiente para que estén sumergidos constantemente.
  2. Antes de incorporar la pasta, deberemos tener el agua de cocción ya en el punto de ebullición. No se debe echar la pasta en el agua fría, sino cuando esté ya hirviendo. Es importante que los espaguetis entren en la olla poco a poco, para que conforme caen se ablanden al calor del agua y al mismo tiempo, no entorpezcamos la temperatura del agua (los espaguetis están fríos y todos de golpe pueden “apagar” el hervor, que no debe ser interrumpido. Iremos removiendo durante este proceso, para ayudar a que queden sueltos desde el principio.
  3. En el agua, pondremos siempre un poco de sal (al gusto, pero por orientar: media cucharada por litro de agua),  chorrito de aceite. La cantidad de agua es importante: el espagueti ha de poderse mover libre, y deberemos remolverlo casi constantemente, para ayudarle a que no se pegue en ningún momento. El aceite, es para ayudar a que no se apelmacen.
  4. Una vez cocida la pasta (el tiempo, dependerá del tipo de la misma y viene indicado siempre en el paquete), es importante escurrirla inmediatamente para que no siga cociendo, porque aunque apaguemos el fuego, si se queda dentro del agua, seguirá su curso y acabará pasada. Hay que contar hasta los segundos si es necesario, para apagarla a tiempo. Es mejor que quede más bien poco hecha que pasarnos, que quede al dente, la pasta se acaba cocinando cuando lo mezclamos con la salsa.. En cuanto acabe el tiempo, debemos tener un escurridor preparado de antemano en la pila y volcar rápidamente los espaguetis y removiendolo con el agua fria del grifo, dejar escurrir y reservar.
  5. En una sartén con aceite de oliva freír a fuego lento los dientes de ajo y la guindilla cortados a láminas. Vigilar que no se quemen, sólo tienen que coger un poco de color.
  6. Incorporar los espaguetis escurridos, y el condimento opcional que escojamos, mezclar bien, salar y terminar de cocer 1 minuto más.
  7. La pasta aglio, olio e peperoncino también queda muy bien si se hace de un día para otro.



COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)








Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services