Los primeros platos frescos


20-04-2009    |   


ARTÍCULOS





Empezar una comida con una buena ensalada es fenomenal, ya que nos aporta vitaminas y parte de la cantidad diaria de verdura que necesitamos, además en primavera empiezan a ser una buena alternativa.

Lo más atractivo de una ensalada es su variedad de ingredientes, y lo mejor para facilitarnos la tarea es que podemos prepararla con la libertad de poner los que más nos gusten, pues admiten infinitas combinaciones. ¡Probad alguna de las que os proponemos!

Ensalada de dos colores
Ensalada de 2 colores
Ingredientes para 4 personas:

4 cogollos
400 gr. de cerezas o ciruelas rojas
250 gr. de gambas o langostinos cocidos
250 gr. de queso fresco
2 pepinillos en vinagre
2 cucharaditas de miel
vinagre de Módena
aceite de oliva
sal

Preparación:

Limpia y trocea las cerezas o las ciruelas, eliminando los huesos. Lavar los cogollos y pártelos en 4 trozos, ponlos en una fuente.

Pela y trocea los langostinos o las gambas y colócalos encima de los cogollos.

Añade el queso, los pepinillos troceados. Aliñamos con la vinagreta.

Preparamos la vinagreta de la siguiente manera: en un bol, pon el aceite de oliva, el vinagre balsámico, la sal y las dos cucharaditas de miel, bátelo todo muy bien.

Ensalada César
Ensalada César
Ingredientes para 4 personas:

1 lechuga
1 pechuga de pollo hervida
1 tomate
1 huevo duro
2 rebanadas de pan de molde frito
100 gr. de queso azul
2 anchoas

Para la salsa
1 huevo
1 anchoa
1 diente de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de vinagre de vino (de buena calidad)
unas gotas de zumo de limón
unas gotas de salsa Worcestershire
una pizca de pimienta

Preparación:

Lava y parte la lechuga en trocitos pequeños. Ponla en un bol. Corta la pechuga de pollo en dados, así como el huevo duro, el tomate, en trocitos muy pequeños, el queso azul, el pan frito y las anchoas. Incorpora estos ingredientes en el bol donde está la lechuga.

Para hacer la salsa César, mezcla en un bol, el zumo de limón, el vinagre y el aceite y resérvalo. Haz una pasta con la anchoa y el ajo, una pizca de pimienta y la salsa Worcestershire. Mézclalo todo con la yema del huevo cocido. Añade esto a la mezcla anterior y bátelo bien.

Añade la salsa a la lechuga y remuévelo bien, sírvela adornada con los trocitos de pan frito.

Ensalada de lechuga y patata
Ensalada de lechuga y patata
Ingredientes para 4-6 personas:

œ lechuga iceberg
œ lechuga de hoja de roble
2 patatas
2 zanahorias
tomates cherrys
1 cebolla tierna
1 cucharada de cilantro picado
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre de vino
sal

Preparación:

Lava las patatas y ponlas a hervir con abundante agua y un poco de sal, cuando estén listas, pélalas y córtalas en rodajas, resérvalas aparte.

Lava los tomates y pártelos por la mitad. Pela las zanahorias y rállalas. Lava muy bien las lechugas y escúrrelas, córtalas en trozos.

Pon las rodajas de patata en fila en el centro de una fuente, encima los tomates y a los lados la zanahoria rallada. Pon la lechuga alrededor. Añade una pizca de sal.

Pela y pica la cebolla tierna a dados muy pequeños, ponla en un bol, añade el cilantro picado, el aceite, el vinagre y una pizca de sal. Bátelo muy bien y aliña la ensalada con esta vinagreta.



Conocemos por ensaladas a las elaboraciones hechas a base de productos, ya sean en crudo o cocinados, que normalmente se sirven frías y que se sazonan con una mezcla de aceite, sal y vinagre, aunque existen casi tantos tipos de aliños diferentes como variedades de ensaladas.



Como característica principal, podemos decir que se trata de un plato refrescante, se suele servir como entrante, aunque en algunos países, se sirven al final de la comida.

Es un plato rico en sales minerales, vitaminas y fibra, y en el caso de las ensaladas compuestas, se completan añadiéndoles algún elemento más nutritivo como el pescado, la carne, las legumbres y los cereales.

Diferentes tipos de ensalada

Ensaladas compuestas o mixtas: suelen llevar hortalizas crudas y cocinadas, huevos, conservas de pescado, legumbres, etc. Se preparan generalmente con una mezcla y variedad de productos tanto de origen vegetal como animal.

Ensaladas simples: se elaboran normalmente con uno o dos tipos de productos, que generalmente son hortalizas, ya sean crudas o cocinadas. Las más habituales son las ensaladas de lechuga, tomate, cebolla, etc.

Las ensaladillas se caracterizan porque normalmente llevan un alimento rico en hidratos de carbono, como la patata, el arroz, la pasta o las legumbres. Pueden ir acompañadas también con conservas de pescado, etc. Además, se añade casi siempre una salsa cremosa, que envuelve a todos los ingredientes de la ensaladilla. La más conocida, es la ensaladilla rusa.

Ensaladas templadas: este tipo de ensaladas generalmente combinan los productos fríos habituales de las ensaladas, lechugas y hortalizas con elementos calientes y que se cocinan en el momento, pescados o carnes o incluso algún tipo de verduras.

Los aliños

Los aliños que se añaden a las ensaladas se componen generalmente de una grasa, aceite sobre todo de oliva, un ácido que suele ser vinagre o limón. La proporción suele ser de 1 parte de vinagre y 3 de aceite.

Otro componente del aliño tradicional es la sal, aunque a partir de estos ingredientes tan simples podemos preparar infinidad de variaciones, añadiendo e incorporando productos diferentes como por ejemplo: frutos secos, frutas y verduras, cortadas muy pequeñitas, hierbas aromáticas, etc.

Hay aliños menos conocidos y utilizados en la cocina tradicional de muchos países como la nata agria. Esta suele estar compuesta de nata, vinagre o limón, sal y pimienta, normalmente se suele batir un poco para que adquiera consistencia.

Otro aliño puede ser la mayonesa o alguna salsa emulsionada.

Cómo elaborar una buena ensalada

Tenemos que tener en cuenta diferentes factores como:

la higiene: todos los ingredientes que vayan crudos, sobre todo las hortalizas, se tienen lavar con abundante agua y si es necesario, unas gotitas de lejía, para eliminar la tierra, los insectos y los restos de componentes químicos que puedan tener, si el producto se puede pelar, lo pelaremos.

Si utilizamos mayonesa o huevo, tendremos la precaución de guardarla en la nevera hasta que la vayamos a utilizar. Las ensaladas se tienen que conservar en el frigorífico.
Tenemos que buscar sabores, más o menos compatibles y agradables entre ellos. No se deben servir excesivamente frías.

Se tienen que aliñar en el momento de servir, para evitar que las hortalizas de hoja, pierdan su textura.

la presentación corta los ingredientes en tamaños proporcionados. Cuando utilices alimentos que ?destiñen? como la remolacha, la col lombarda, ponlos siempre los últimos y en el momento de servir.

¡Ah!, muy importante: controlar siempre la cantidad de aliño que se pone a la ensalada, de lo contrario podría estropear el plato.

TAGS    QUESO HUEVO ARROZ PATATA POLLO PESCADO VINO VINAGRETA LANGOSTINOS




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services