Cata


15-06-2010    |   


ARTÍCULOS





En el boletín on-line Argentinewines.com, del día 11 de noviembre de 2008, leí que "la extensión de los viñedos de Argentina asciende a 225.846 hectáreas, un 12,3 por ciento más que en 2000, periodo durante el cual el país suramericano duplicó sus exportaciones de vinos, según un informe oficial difundido hoy entre 2000 y la última vendimia, en marzo pasado, los cultivos de uvas para la elaboración de vinos se expandieron un 12,12 por ciento, hasta 211.237 hectáreas".

En otra fuente de información más reciente aparece consignado que "en Argentina hay 26.194 viñedos distribuidos en siete de las 23 provincias del país, donde hay registradas 1.322 bodegas, de las que 348 se dedican a la exportación de vinos, señala el informe oficial". Las provincias de Mendoza y San Juan, ambas vecinas a Chile, son las mayores productoras de vinos argentinos al abarcar respectivamente al 70,33 y el 21,69 por ciento de la superficie destinada a la vitivinicultura. "Argentina exportó el año de 2007 unos 3,6 millones de hectolitros de vinos por valor de 482,3 millones de dólares, con un aumento del 22,61 por ciento en volumen en relación con 2006".

Por otro lado, tenemos la información proporcionada por el Instituto Nacional de Vitivinicultura de ese país, donde queda asentado que durante 2007 el ingreso de divisas por la venta al exterior de vinos y mostos fue de 656.212.970 dólares estadounidenses, lo que significa un incremento del 31,98 %. Los volúmenes totales exportados durante el año considerado fueron de 5.074.548,35 hectolitros, (poco más de quinientos millones de litros), con un aumento del 22,76%, con referencia al mismo período del 2006. Los principales mercados para los vinos en el año 2007 fueron Rusia, Estados Unidos, Paraguay, Reino Unido, Canadá,



Brasil, Países Bajos y Dinamarca, en otros países. Con respecto a las provincias de origen de los vinos, Mendoza continuó con su liderazgo en las exportaciones con el 80,55%, continuó la provincia de San Juan con el 15,91%, La Rioja el 2,31%, Salta el 0,73% y otras (Catamarca, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires) con el 0,50%.

Acerca de la exportación del vino de Argentina leí en fecha reciente que "Javier Merino, gerente de la consultora especializada Área del Vino, expresó que Cuando salimos de la crisis tras dejar la convertibilidad, nacieron nuevas bodegas. Esto permitió que pasáramos de un mercado de exportación conformado por apenas 700 marcas a uno de más de 2.170. Considerando que por marca hay un promedio de 3 variedades distintas ?es decir, diferentes tipos de uvas o blends- esto arroja la friolera de 6.500 etiquetas argentinas que, año tras año, salen a la conquista de los mercados internacionales. Según el experto, esta diversificación se logró tanto por la ampliación de la cartera de productos como por el surgimiento de nuevas empresas. Al respecto, un dato revelador es que, entre 2002 y 2009, mientras que la cantidad de bodegas creció cerca de un 50%, el número de marcas se incrementó un 200 por ciento. En este sentido, Merino hizo hincapié en las grandes diferencias que hay con el principal competidor de la Argentina, Chile, "que tiene muchas menos bodegas, el negocio está más concentrado y, al haber marcas más maduras, no se ve tanta entrada de nuevos actores".

A lo largo de 2009, las bodegas argentinas lograron exportaciones de vino embotellado por más de 553 millones, lo que implicó un alza del 10% respecto al año anterior, mientras que en volúmenes la suba fue del 8 por ciento. En este contexto, Merino sostuvo que "mientras muchos países sufrieron la crisis y no crecieron, la Argentina fue uno de los pocos actores del mundo vitivinícola que supo aprovechar el nuevo escenario. Y si bien estas interesantes tasas de crecimiento se lograron a partir de la suma de las partes, es decir, donde el más mínimo engranaje fue clave en la inmensa maquinaria del negocio del vino argentino, lo cierto es que apenas 30 marcas concentraron el 40% del total de los envíos al mundo del 2009". Hasta aquí esa cita.

Otra noticia que leí en internet, y la cual me parece bastante esclarecedora en cuanto a la reducción registrada en el consumo de vino en Argentina, es la siguiente: "En los últimos 20 años, el consumo interno de vino en la Argentina pasó de 20,5 millones de hectolitros al año a sólo 12,3 millones en el 2003", según se desprende del informe final, que se conoció esta semana, Diagnóstico estratégico para la creación de un plan de comunicación genérica del vino argentino en el mercado interno. Plan sobre el que se estructuraron las nuevas campañas de promoción del consumo de vino que se financiaron con fondos de la Corporación Vitivinícola Argentina".

Para la cata "ciega" número 192 del Grupo Enológico Mexicano fueron elegidos ocho vinos de la Bodega Dante Robino, fundada en el año 1920 en el distrito de Perdriel, en la localidad de Luján de Cuyo, en la Provincia de Mendoza (Argentina). A partir del año 1982 esta importante empresa vitivinícola es manejada por la familia Squassini. El Dr. Alejandro Squassini figura como director general, asistido por sus dos hijos: Rafael e Ignacio. La bodega se ubica al pie de la Cordillera de los Andes, y cuenta con 400 hectáreas de viñedos, entre las fincas propias y las asociadas. Su capacidad de vasija es de nueve millones de litros, la mitad para vinos tranquilos y la otra mitad para espumosos. Finalmente diré que la capacidad de estiba es de trescientas mil botellas, y que la Bodega Dante Robino exporta a casi cuarenta y cinco países en todo el mundo.

Esta degustación organoléptica tuvo verificativo en el restaurante Valkiria, un hermoso salón comedor en el área de Polanco, en la capital mexicana.

La Mesa de Catadores estuvo integrada por los siguientes enófilos, Miembros de Número del Grupo Enológico Mexicano: Alejandra Vergara, Patricia Amtmann, José Del Valle Rivas, Rafael Fernández, Luis Juan de Paz, Joaquín López Negrete, Mauricio Romero Gatica, Darío Negrelos, Philippe Seguin, Roberto Quaas Weppen, Manuel García y Miguel Guzmán Peredo.

Las calificaciones están basadas en los parámetros que maneja el Grupo Enológico Mexicano. Aquellos vinos cuya calificación oscila entre los 50 y los 59 puntos son considerados "no recomendables". Si la puntuación se halla comprendida entre los 60 y los 74 puntos, son juzgados "bebibles". Una calificación entre los 75 y los 84 puntos permite evaluarlos como "buenos". Si el puntaje oscila entre los 85 y los 94 puntos, son juzgados "muy buenos". En el caso de que la calificación esté comprendida entre los 95 y los 100 puntos, entonces alcanzan la categoría de "extraordinarios".

Los resultados fueron los siguientes:

Vino blanco
1.- Dante Robino Chardonnay, cosecha 2009. 13.5% Alc. Vol. Monovarietal 100% Chardonnay. Calificación 85.20 puntos. Precio: $ 175.00

Vinos espumosos
1.- Dante Robino Espumante Extra Brut., cosecha 2008. 12.8.0% Alc. Vol. Coupage de Pinot Noir, Chardonnay y Semillon. Método Charmat. Calificación 85.40 puntos.
Precio: $ 210.00:

2.- Moratina, cosecha 2008. 11.5% Alc. Vol. Coupage de 40% Ugni Blanc, 45% Chenin Blanc y 15% Bonarda. Método Charmat. Calificación: 84.00 puntos. Precio: $ 210.00

3.- Novecento, cosecha 2008. 11.5% Alc. Vol. Coupage de 50% Ugni Blanc y 50% Chenin Blanc. Método Charmat, Calificación: 83.40 puntos. Precio $

Vinos tintos
1.- Gran Dante Malbec, cosecha 2006. 13.7% Alc. Vol. Monovarietal 100% Malbec. Crianza durante dieciocho meses en barrica de primer uso estadounidense. Calificación: 87.50 puntos. Precio: $ 600.00.

2.- Dante Robino Cabernet Sauvignon, cosecha 2007. 13.5% Alc. Vol. Monovarietal 100% Cabernet Sauvignon. Calificación: 87.00 puntos. Precio: $ 175.00:

3.- Dante Robino Malbec, cosecha 2008. 13.5% Alc. Vol. Monovarietal 100% Malbec. Crianza de tres meses en barrica de roble. Calificación: 86.00 puntos. Precio: $ 175.00:

4.- Dante Robino Merlot, cosecha 2008. 13.5% Alc. Vol. Monovarietal 100% Merlot. Calificación: 84.90 puntos. Precio: $ 175.00:

Salta a la vista la calidad de los caldos degustados en esta cata "ciega", ya que cinco de los ocho vinos evaluados alcanzaron una calificación superior a los 85 puntos quedando con ello ubicados en la categoría de "muy buenos". Los otros tres vinos estuvieron muy cerca de esa puntuación.

Al terminar la cata fue servida una deliciosa cena, preparada por Christian Martínez, chef del restaurante Valkiria. Como primer tiempo saboreamos un exquisito taco de camarón y ensalada de pera, que armonizamos con el vino Chardonnay Dante Robino. El platillo principal fue tiras de filete con tamarindo y mango, acompañado con el vino Gran Dante Malbec. El postre consistió en Pavlova de mango, que maridamos con el espumoso Moratina y con el Novecento Demi Sec. Luego una taza de aromático Café de la Olla.

guzmanperedo@hotmail.com

TAGS    Vinos y Bodegas CAFÉ VINO Rioja




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Miguel Guzman Peredo




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services