Sin kilos de más en Navidad


14-12-2012    |   


ARTÍCULOS



Natalia Llopis 

Langostinos con mayonesa, volovanes de gambas a la diabla, cordero con patatas y de postre, cómo no, una amplia selección de dulces navideños; todo regado con ese Rioja que llevábamos tiempo esperando abrir y con un espumoso fresquito. Éste suele ser nuestro plan de Navidad, solo que multiplicado varias veces (nochebuena, Navidad, cena de empresa, comida con amigos, nochevieja, etc).   Todo suena bien hasta que te das cuenta que junto con los langostinos y el jamón, la mayonesa y el vino también entran en escena, y estos son tus peores enemigos. Pero que no cunda el pánico, siguiendo una serie de sencillas pautas podrás evitar ganar kilos en estas fechas:   - Bebe mucho líquido: esto te ayudará a no retener líquidos; el aumento del consumo de alcohol y sal en Navidad es algo que siempre ocurre, bebe líquido y te ayudará a eliminarlo. Puedes beberlo en forma de agua, zumos naturales, caldos, infusiones, café, etc.   - Toma fruta: especialmente naranja, kiwi, mandarinas o piña; son especialmente depurativas y te ayudarán a limpiarte por dentro.   - Reduce el consumo de sal: ya consumimos demasiada sal durante los menús navideños, así que intenta reducirla en tus comidas.   - Menú especial tras una cena/comida pesada: Al día siguiente, realiza un menú que conste de un desayuno formado por una infusión, una pieza de fruta y una tostada (a ser posible integral) con queso fresco y pavo; para comer una verdura cocida y un pescado blanco al horno con un poco de ajo, pimentón, cebolla y laurel; para cenar hazte una macedonia de frutas (nada de plátano, es muy calórico), y un poco de verdura cocida (unas acelgas, por ejemplo); a media mañana y en la merienda, puedes tomar un yogur bio desnatado (enriquécelo con algo de fruta natural en daditos, como un mango).   - Haz un poco de ejercicio: todo ejercicio que sobrepase la media hora es bueno; sal a andar, no cojas el ascensor, haz uso de las escaleras y corre un poquito para alcanzar el autobús. El sedentarismo es el mayor enemigo de la grasa.   Y por si todavía no tienes nada pensado, te ofrecemos un ejemplo de menú navideño riquísimo y bajo en grasas:   Entrantes: - Minibrochetas de tomate cherry, rúcula y taquitos de queso fresco. - Endibias con salmón y gulas. - Piña sorpresa (rellena de palitos de cangrejo, langostinos, piña, lechuga y salsa rosa). - Surtido de ibéricos (jamón y lomo).   Primeros platos: - Mejillones al vapor. - Huevos rellenos (atún, pimiento rojo, tomate natural triturado, yema rallada y mayonesa light). - Ensalada de pimientos. - Sopa de marisco.   Segundos platos: - Lubina a la sal. - Pavo relleno de calabaza y setas. - Paletilla de cordero al horno en su propio jugo con guarnición a elegir.   Postres: - Dulces navideños sin azúcar. - Café.

TAGS    QUESO PESCADO VINO MARISCO LANGOSTINOS Rioja HUEVOS RELLENOS




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services