El Orla Copacabana Hotel de Río de Janeiro


13-04-2010    |   


ARTÍCULOS



La Bahía de Copacabana

El Hotel Orla goza de una ubicación magnífica y envidiable en Río de Janeiro, la Ciudad Maravillosa, por estar situado justo a la orilla del océano y, como confirma su nombre ?orla? en portugués, es decir, el borde donde empieza la bahía, desde el lado Sur de Copacabana con vista total de la misma hasta al Pan de Azúcar. Un verdadero encanto, y caminando hacia la derecha a unos pocos minutos pasando por el Parque Garota a lado del Arpoador, se encuentra a otra esplendida bahía, de otra tanta belleza, la de Iparema, dos de las tantas joyas de Río. El hotel es un 4 estrellas con 115 habitaciones. Las con vista océano son más caras respecto a las interiores, 200 ? al día con desayuno incluido, cuyo precio vale lo mismo para dos personas o single; pero vale la pena, el encanto de la bahía en su amplitud total compensa el coste, desde luego, Copacabana es única.

La cocina del Restaurante del Orla Copacabana es dirigida por el chef Vicente Pereira de Sousa, brasileño de Fortaleza,

Gaffoglio y el chef Vicente

por buena suerte no conoce la cocina ?fusión?, elabora platos internacionales preparados con ingredientes de la buena y gustosa cocina brasileña. El chef Vicente antes de venir al Orla hace diez años, se formó en restaurante suizo por doce años. El menú es variado, donde hay bastante platos elegibles. Con las entradas, ensaladas, primeros, pastas, pescados y mariscos, carnes, aves, postres, los platos son más de cincuenta, y son ricos y abundantes, llevan todos dos guarniciones, a confirmación que a los brasileños gusta comer mucho, bien y variado.

Complace notar que en el ?lejano? Brasil todavía persiste el utilizo de términos de la cocina clásica, como demuestran algunos títulos que siguen: Platos de pescados y mariscos como los camarones a Griega, lenguado Belle Meunière, langosta Thermidor: 70 Reis (30 ?), mientras las carnes cuestan alrededor la mitad, como el churrasco a Gaúcha, bife Strogonoff, filete a Suiza, escalopinas a Piamontesa, etc: 25-30 R$ (10-12 ?); los spaghetti salsa Bolognese, Club sándwich: 17 R$ (7 ?). La gran calor del mes de febrero no conseja beber vinos, no abundan en producción y venta, entonces mucho mejor la buena y fresquita cerveza local: 4-5 R$ (1,6-2 ?). Estos precios son indicativos porque son más o menos como los de otros locales de similar nivel. Por cierto, hay locales bohemios tipo taberna, donde se puede gastar todavía menos, en efecto la comida no es pues tan cara.

Catedral metropolitana

Para el deleite y el descanso de los huéspedes, el hotel ofrece al 13º piso una terraza con piscina, bar, gimnasio abierto todo el día, y otra terraza más al 14º, con toldos y tumbonas donde es posible disfrutar unas horas de sol con un poco de brisa debido a la altitud de la terraza. El mes de febrero en Río es pleno verano, y el sol abrasador no concede largos paseos, como tampoco pasar muchas horas en la playa. El hotel abasta toallas para ir a la playa, pero en esta misma no hay servicios, duchas, tumbonas, y qué más para estar confortables, y como pasa en todas las playas de las grandes ciudades, mejor evitar los sábados y los domingos por la gran presencia de gente local y turistas.

Los turistas no deben perderse el city tour que permite descubrir algunas de las más importantes bellezas de la ciudad en pocas horas. Es un tour bastante largo, hasta seis horas y otro de ocho horas con almuerzo. Se reserva a la recepción del hotel y las agencias turísticas pasan a recoger los turistas.
La primera etapa del tour es el Cerro del Corcovado (713 m) subiendo por la Foresta Tijuca, la más grande foresta urbana del mundo. En él se encuentra una escultura monumental, muy conocida, llamada Cristo Redentor, que representa a un Cristo contemplando la ciudad (pero las creencias afirman que la protege). La escultura fue construida en 1921, por el escultor francés Paul Landowsky, y terminada en 1931, para conmemorar el centenario de la independencia de Brasil. La estatua alcanza los 30 metros de alto, puesta sobre un pedestal de 6 m, pesa alrededor de 700 toneladas y es construida en granito.

El tour continua por la Catedral metropolitana, que parece a una enorme pirámide futurista Maya, es imposible no quedarse asombrado por esta arquitectónica maravilla en el centro de la ciudad. Fue inaugurada en el 1976, pero todavía queda incompleta. El interior es una caverna virtual, con un espacio vacío alto cien metros, no tiene columnas de soporte con el centro una roca de granito que forma el altar; son admirables las cuatro ventanas de cristales artísticos multicolores que van hasta la punta cónica; y el exterior tiene una insólita forma de una colmena. En el subterráneo se encuentra el museo de artes sagradas.

Maracaná

En este tour no podía faltar una visita, aunque sin los partidos, al gran estadio Maracaná, una estructura enorme donde se encuentran los jugadores y los deportistas de los más empedernidos. Otra estructura digna de mención es el arquitectónico Sambódromo que alberga con comodidad a 85.000 espectadores, es capaz di fijar los eventos de acogida en forma de desfiles. Difunde longitudinalmente a unos 700 metros a lo largo de la Avenida Marqués de Sapucai. Fue construido en 1984 por el arquitecto Oscar Niemeyer, para resolver cada año los problemas de la ciudad durante el carnaval, donde miles y miles de personas marchan al unísono a lo largo del Sambódromo, acompañado de enormes y elegantes carrozas llenas de bellezas femeninas al ritmo de samba.

El Pan de Azúcar es un morro (cerro) situado en la boca de la Bahía de Guanábana sobre una península que sobresale en el Océano. Es alto 396 metros sobre el nivel del mar. Su nombre en portugués no hace referencia al pan de azúcar como alimento que en Oriente utilizan para acompañar a las comidas. En algunos países americanos (Venezuela, Colombia) se le llama el papelón a la masa consistente formada por azúcar sin refinar, cristalizado y compactado por la propia melaza, se suele emplear, rayándolo, para condimentar o endulzar muchas comidas. Sin embargo se debería considerar que el nombre en realidad deriva de ?Pau-nh-acuqua? que significa alta colina en la lengua de Tupi-guaraní, usada por los indígenas Tamoios. Este pico es el único de varios morros monolíticos de granito que se eleva directamente desde el borde del mar. Un teleférico de cristal artesonado llamado Bondinho (en portugués popular) del Pan de azúcar, recorre una ruta de 1.400 metros entre los morros de Babilonia y de Urca cada cinco minutos. La línea del teleférico original fue construida en 1912.

Llegando al Pan de Azúcar

Copacabana es uno de los barrios más famosos de Río, es localizado en la zona sur de la ciudad. La playa tiene la forma de una media luna y tiene el apellido de ?Princesinha do Mar?, debido a la era áurea en las décadas de 1930, 1940 y 1950. Copacabana ha dado origen a muchas películas, músicas, canciones, libros, pinturas; cuando la famosa cantante Carmen Miranda lanzó la celebre canción ?Ay, chica, chica boom?; mientras ahora todavía está de moda la bossa nova de Chico Buarque. Es un barrio de bohemia, glamour y riqueza. Virando referencia turística de Brasil, es uno de los barrios más bellos, cosmopolita y pujante de la ciudad. Es también el barrio con mayor concentración de población de la ciudad. En suma, es un barrio que quiere vivir y vive alegremente, como todos los 6 millones de habitantes de Río, bien sabiendo que su futuro va a ser florido.

El 80 % del petróleo brasileño se encuentra en el Estado de Río de Janeiro; y siempre en este mismo Estado se encuentra el 50% del poder financiero. Hoy en día el Brasil es todo un éxito económico extraordinario: el desarrollo es del 5% cada año, es previsto que su economía superará la Francia y la Gran Bretaña. Desde luego el Real es una moneda fuerte (sólo 2,40 por Euro), en el 2030, según el Fundo monetario internacional, el Brasil, con Rusia, India y China serán en la cumbre del mundo, pero sin aquellos problemas políticos, religiosos y étnicos que tienen los tres partners. Para empezar, en el 2014 en Río tendrán lugar los Mundiales de fútbol y, en el 2016, serán las Olimpiadas, como decir: 80 mil puestos más de trabajo, si es poco. La TV nacional transmite para los 50 millones de brasileños el culebrón, Viver a vida, vivir la vida; en efecto los brasileños son conscientes que la vida es una, y merece vivirla, parafraseando el alegre dicho andaluz: ¡A vivir que son dos días!

Un domingo en la playa



TAGS    Restaurantes CERVEZA spaghetti TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Matteo Gaffoglio

Comunicador y experto en gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services