Magia y Sabor en la casa de Marcelo Tejedor


25-11-2010    |   


ARTÍCULOS



La cocina de Casa Marcelo

 

En la fachada de Casa MarceloA pocos metros de la catedral de Santiago de Copostela tenemos un lugar: una fachada tan natural como la atmósfera que allí se respira, cruzamos su puerta y encontramos un lugar tan especial como distinto a todo y comparable a nada, simplemente mágico. Es Casa Marcelo, el fruto del trabajo de un cocinero con personalidad y profesionalidad que a fuego lento cocinó lo que es ahora el escenario de Marcelo Tejedor.

 

Nacido en Vigo y con 43 años. Marcelo se formó con maestros como Juan Mari Arzak, Jacques Maximin o Alain Ducasse, se llenó la mochila de grandes lecciones como entregarse al trabajo al cien por cien, la organización en la cocina y el amor al producto, y todo esto lo tradujo en 1998 en un lugar llamado Casa Marcelo que revolucionó el panorama gastronómico gallego.

 

Su comedor envuelto en piedra y elegancia da paso a una cocina totalmente integrada en el comedor y abierta a los clientes, donde su gran iluminación recrea el escenario donde el equipo de actores, en este caso cocineros, representan cada noche una función ante la atenta mirada de los aproximadamente 30 comensales que, desde la oscuridad del salón, observan cada uno de sus movimientos.

 

El resultado final es un único menú formado por nueve platos que empieza cada mañana en el Mercado de Santiago, donde sus responsables de cocina seleccionan cada producto, cada pieza, buscando la perfección en su calidad, algo que muchos a día de hoy no conservan y algo que cada vez es más difícil encontrar.

 

Alberto Lareo responsable de cocinaEllos lo tienen claro, sus proveedores se deben caracterizar por la calidad de sus productos y su seriedad. A partir de ahí el trabajo del equipo de Marcelo Tejedor, encabezado por los responsables Iván Domínguez y Alberto Lareo. Al compás de un reloj construyen cada día, con delicadeza, gran técnica y perfección, combinaciones llevadas desde la cocina tradicional a la creatividad, aplicando las últimas técnicas y tendencias, y lo más importante, con los pies en el suelo. De esta forma consiguen cada día su único menú, un menú estudiado, meditado, ejecutado casi a la perfección y convertido en un desfile de platos llenos de sabor, donde la calidad y el respeto al producto se fusionan con una perfecta técnica de los puntos de cocción que hacen elevar los sentimientos y emocionarse en cada bocado, una cena, un momento que te  transporta a un mundo lleno de sabores, puntos y texturas que muy pocos logran.

 

   Merluza de Celeiro con jugo de pimiento  

 

Como sello de identidad uno de sus platos, uno de sus productos, la merluza procedente del puerto de Celeiro, lugar con encanto donde no se deja de trabajar para mantener la calidad de este producto, una merluza directamente del mar que llega hasta la cocina de Casa Marcelo llena de frescura, brillo y calidad. A partir de ahí el equipo de Marcelo trabaja la merluza, sin lavarla, con delicadeza y mimo, como todo lo que se hace en esa casa,  se cocina a un punto perfecto de cocción y se acompaña de un jugo de pimiento. Un plato increíble, perfecto. A éste, y después de comenzar el espectáculo con un aperitivo de mojito de ruibarbole, acompañan otros como las algas, berberechos y huevas de trucha, gran golpe de sabor, de mar. Sorprendente una terrina de conejo con increíble suavidad, algo que se agradece y que te deja un buen recuerdo para recibir algo sublime y especial, impactante, las sardinas asadas con pimientos de padrón, la forma perfecta de llegar con la sencillez a lo más alto.

Bisquet de bogavante

 

Mas común el bisquet de bogavante, aunque pocos hay como la calidad de éste, y gran plato el canelón de verduras del país. Para terminar, un costillar de cerdo asado con verduras de temporada con una piel crujiente y espectacular. El terreno dulce comienza con las uvas, sésamo y helado de Orujo: gran combinación, gran técnica, gran sello de identidad. Otro gran postre es las milhojas de crema casera, el resultado de un gran trabajo con el hojaldre durante horas que se demuestra en este postre.

Milhojas de crema casero

Todo este menú lo tuvimos acompañado de un pan amasado y cocido en casa con harinas del país y un maridaje de grandes vinos. Un servicio de sala atento, correcto y muy cercano te hace sentir como en casa, y una concentrada brigada de cocina te hace disfrutar aún más de lo que para uno, en este caso, es su profesión.

 

Estamos en Galicia, señores, estamos en la casa de Marcelo Tejedor, un lugar que posee encanto donde se ama y disfruta con la calidad del producto envuelto en una creatividad estudiada y meditada. Ese lugar es Casa Marcelo, donde sólo hay que cruzar su puerta para comprenderlo.

 

Para terminar, con este vídeo, quiero acercaros a lo que durante unos minutos allí dentro se respira, se siente.



 

Vídeos relacionados:

Así son por dentro: Casa Marcelo, Mugaritz y Casa Gerardo

 

 

 

 

 

 

 

 

Cafetocaldo

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres ver más recetas?

Entra al recetario de afuegolento.com

TAGS    MERLUZA SARDINAS Arzak milhojas Alain Ducasse




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 1 comentario(s)


   alfredo muiños mendez , 15-03-2016
señor marcelo tan mal anda la economia del imperio zara para que haya que poner
platos como la merluza de cillero que su precio en subasta està entre 1,30 a 4 e

soy alfredo muiños mendez d.ni 76.404.885.n movil
619.00.84.05



Quique Rodríguez

Cocinero, editor de contenidos para medios de comunicación y asesor gastronómico.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services