La comida de Asia en nuestras cocinas


25-04-2014    |   


ARTÍCULOS



Al igual que los grandes bazares, más conocidos como los chinos de barrio, los Burger Kings y los puestos de Kebab, lo que más abunda en una ciudad son los restaurantes de comida asiática. Es habitual salir a cenar fuera y terminar en algún buffet libre de comida japonesa o china donde nos atiborramos hasta que nuestros estómagos ya no pueden más. Pero ¿realmente somos conscientes de todo lo que estamos comiendo? Honestamente, se generaliza demasiado cuando hablamos, y comemos, comida asiática.    La mayor parte de las recetas de cocina de esta clase suelen estar a rebosar de pescado y arroz. Además es muy común el uso de la carne de cerdo, pero por motivos religiosos, ya que muchas culturas asiáticas están muy próximas al Islam, muchos restaurantes tienen un especial cuidado con esta carne; la sopa de fideos es una gran especialización en su gastronomía, algunas de las recetas más comunes en la gastronomía asiática son las sopas de huevo o las sopas de verduras.    “Espero que esto no sea gato” Es la clase de frase que escuchamos, o pensamos, cuando vamos a comer algún restaurante chino, pero el uso de carne animal en sus platos está rigurosamente controlada por la sanidad. Junto con las recetas de cocina que contienen pescado, las recetas de carne completan la principal demanda de la comida asiática. Las recetas en las que el plato principal es carne llegan a ser hasta 55 por ciento.   Una receta de cocina que alberga las dos clases de alimentos es la receta de las albóndigas de cerdo y cangrejo. Es una receta muy común en la cocina asiática pero nada popular en los restaurantes que existen en España. Se trata de una receta simple en la que sus principales ingredientes son la carne de cerdo y cangrejo, hecha al estilo Wok. Es necesario que la carne de cerdo esté picada y se utiliza 225 gramos. El cangrejo puede ser perfectamente de lata, 170 gramos y sin grasa, tiene que estar escurrido. Además de estos ingredientes también se necesitan 3 cebolletas picadas, un diente de ajo, también picado, una cucharada de pasta de curry rojo, otro elemento muy común en las recetas de la cocina asiática, una cuchara de harina de maíz, una clara de huevo, aceite vegetal, aunque también puede ser aceite de cacahuete y, como no, arroz blanco para acompañar el plato.   La manera de preparar esta receta es simple. En un cuenco o tarro, se mezcla la carne picada con el cangrejo, se añade la cebolleta y el ajo, la pasta al curry, la harina y la clara del huevo... y se comienza a mezclar bien hasta que se consigue una masa uniforme con la que se crea la forma de las albóndigas. Hay que recordar que para hacer esto, la forma de las albóndigas, es necesario que las manos estén humedecidas y que su tamaño no supere el de una nuez.    Al tratarse de una receta Wok es necesario poder tener una sartén apropiada para ella, es decir, una sartén para Wok. Las sartenes para Wok son más ligeras que las sartenes comunes, además son redondas y profundas. Tienen varios complementos, como una tapadera para poder hervir o una rejilla que puede actuar como grill.   Retomando la receta, una vez creadas las albóndigas se calienta el aceite y se fríen las albóndigas en tandas, durante tres o cuatro minutos. Hay que darles varias vueltas, para que así las albóndigas consigan un color dorado y la carne que la compone no esté por partes hechas o otras partes crudas. Para que el plato no esté excesivamente lleno de grasa, una buena idea es escurrir las albóndigas sobre papel de cocina.    Este plato puede estar acompañado por una salsa compuesta por aceite vegetal o de cacahuete, dos chalotas picadas (una verdura muy común en Asia con un sabor parecido al ajo y a la cebolla), un diente de ajo morado, dos guindillas rojas picadas, cuatro cebolletas picadas y tres tomates troceados.   Con todos estos ingredientes regresamos de nuevo a la sartén Wok. Salteamos la sartén con el ajo y la chalota durante uno o dos minutos, hacemos esto para que su sabor quede impregnado. Se añade las guindillas y la cebolleta y se saltea durante otros dos minutos. Por último se añade el tomate y se remueve rápidamente. Una vez terminada la salsa se vierte sobre las albóndigas y se acompaña el plato con arroz.   Así se crea un plato típico del recetario asiático, pero nada común en los restaurantes a los que puedes ir. Parece elaborado pero es simple y económico.

TAGS    HUEVO ARROZ PESCADO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services