Reinvenciones del ‘caffe sospeso’


03-08-2015    |   


ARTÍCULOS



  En el siglo XIX se extendió una tradición por Nápoles por la que cuando un obrero iba a un bar a tomar un café y tenía algo que celebrar, dejaba pagado otro, con lo que invitaba a un futuro cliente de forma anónima. También se utilizaba como una forma de solidaridad: tomar una taza de café pero pagar dos para que si alguien venía con los bolsillos vacíos pudiera disfrutar de un expresso.   Basándose en esa idea, el año pasado hubo cientos de bares y cafeterías que se sumaron a la iniciativa del ‘café pendiente’: tomar un café y dejar pagado otro que disfrutaría un tercero anónimo. En un momento de crisis enquistada y con una clase media debilitada, la idea se extendió con éxito y llenó informativos. Incluso algunos locales quisieron ir más allá y pusieron en marcha las ‘comidas pendientes’ -misma mecánica, tapas y menús como objeto de la invitación-.    Con el tiempo la burbuja se desinfló, pero aún quedan bares en los que una pizarra informa de que quien lo desee puede dejar pagado un café para que lo disfrute en el futuro alguien que en ese momento no pueda permitirse pagarlo. Sin duda, una iniciativa elogiable.   Ahora otros locales han aprovechado para reinventar el concepto y promocionarse con la ‘caña pendiente’, una idea similar pero sin los tintes solidarios de la original. Se podrá ver, por ejemplo, a partir de septiembre, en ‘La 5ª con Madison’, un restaurante italoamericano que ha querido resucitar esa tradición pasando del café a la cerveza: quien quiera puede dejar pagada una caña a un futuro cliente y, tal vez, disfrutar de la invitación de un generoso visitante anterior.    Este rincón neoyorquino, de cuya terraza ya os hablamos hace unas semanas aquí, ha ganado reconocimiento en Madrid al ser el único finalista español del concurso internacional Global Bartenders 2015, una convocatoria organizada por Heineken en la que se elegía a los mejores tiradores de cerveza.   Nutren su carta platos tan típicos de la gastronomía italiana en Estados Unidos como distintas recetas de la icónica hamburguesa o las clásicas albóndigas con tomate y espaguetis, que recuerdan inevitablemente a barrios como Little Italy, en Nueva York.    Personalmente no le veo mucho futuro a la idea, pero si alguien quiere dejar pagada una caña, ya sabe por dónde pasarse...

TAGS    CERVEZA TAPAS




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services