Sustituir la carne


14-01-2014    |   


ARTÍCULOS



Las carnes poseen una cantidad de proteínas necesaria para que el organismo funcione de manera correcta. Sin embargo, existen otros alimentos que también pueden darnos ese aporte calórico de manera que podamos dejar de lado el producto cárnico.   La carne roja posee más nutrientes que la carne blanca, pero también puede resultar más peligrosa para el organismo, ya que puede obstruir el tracto intestinal. Las legumbres, sin embargo, son un producto que contiene una cantidad de proteína similar a la carne, pero al ser de origen vegetal, resulta más sano.   Pero sustituir la carne no es siempre tan fácil. Comer un plato de judías blancas es común en la dieta mediterránea, pero igualmente lo es la carne de ternera, ¿cómo podemos hacer entonces para no caer en la rutina de preparar siempre los mismos guisos de legumbres?   La comida vegana se ha especializado en la creación de platos de origen vegetal, muchas veces con una apariencia de producto cárnico. Ellos también comen hamburguesas, pero en este caso, las hacen con lentejas, aunque se puede adaptar a cualquier tipo de legumbre. Es un plato fácil y rápido de preparar, y además se necesitan pocos ingredientes. Basta con una taza de lentejas ya cocidas y escurridas, una cucharada de zumo de limón, un poco de cebolla picada, un poco de verduras variadas (patata, berza, brécol, coliflor, por ejemplo), sal y aceite.   El procedimiento es el que sigue: se sofríe la cebolla y se agregan en un mezclador todos los ingredientes y se hace una pasta que no quede excesivamente líquida. Para ello, se pueden dejar también algunas lentejas enteras. Una vez esté mezclado todo, se mete la pasta al frigorífico y se deja enfriar para que quede endurezca la masa. Gracias a este sistema evitamos tener que utilizar el huevo para que compacten los ingredientes. Cuando haya enfriado, con las manos se da la forma de hamburguesa y, en lugar de hacerla en la sartén con aceite, las podemos hornear, de manera que sean todavía más saludables. Y para acompañarlas, podemos utilizar lo que acompaña siempre a estos platos: una ensalada y unas patatas fritas.   Esta comida puede ser útil también para hacer que los niños coman más legumbres, ya que no es un plato que suela gustar a los más pequeños. Así podemos hacer que lleven una alimentación más saludable e igualmente rica de sabor.

TAGS    HUEVO PATATA




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services