Las zanahorias son para el verano


24-07-2015    |   


ARTÍCULOS



Verano, época de vacaciones, montaña, piscina, terraza, amores de temporada y sol, mucho sol. De hecho, incluso cuando un cielo nublado te arruina el día de playa, los rayos ultravioletas están traspasando esa barrera gris y llegando a tu piel. Por eso la protección es indispensable, tanto si eres morena como si tu tono es más claro.

Las recomendaciones para evitar que nuestra piel sufra en exceso a causa del sol son de sobra conocidas: evitar la exposición entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, hidratar la piel y el interior, utilizar un filtro solar con un factor adecuado e incluso protegerse con ropa, al menos los primeros días o si la piel es muy clara.

Pero lo de que la alimentación ayuda no es un consejo de abuela: comer zanahorias protege a tu piel de los daños del sol. ¿Cómo? El betacaroteno es un precursor de la vitamina A que se encuentra en algunas frutas y verduras de color rojizo y anaranjado, como las zanahorias y las calabazas. Sus propiedades antioxidantes neutralizan la acción de unas moléculas que producen los rayos ultravioletas,  los radicales libres, que al oxidar las células las debilitan, acortan su vida y pueden causar tumores.

La existencia de radicales libres en nuestro organismo es inevitable, pero el consumo de alimentos con antioxidantes, como el mencionado betacaroteno, puede contrarrestarlos.

Centrándonos en sus beneficios en la piel, esta sustancia actúa como una especie de fotoprotector interno capaz de absorber pequeñas dosis de ultravioletas y, por tanto, reducir la carga de radiaciones solares.

Y ahora que ya te hemos convencido de las virtudes de consumir betacarotenos sólo queda recordarte las posibilidades culinarias de las hortalizas que lo presentan en una mayor concentración, las zanahorias. Aunque crudas es como más nutrientes conservan –puedes tomarlas en tiras o dados como aperitivo, con otros crudites para acompañar platos como el hummus, ralladas en ensaladas- también pueden añadirlas a numerosos guisos, comerlas en puré –si las mezclas con calabaza tendrás una crema deliciosa y con extra de betacarotenos-, o tomarlas cocidas como guarnición.

Su sabor dulce las hace también ideales para postres, como el típico bizcocho de zanahorias y nueces. Otra posibilidad es tomarlas como zumo: puedes hacerte un riquísimo licuado con una zanahoria y una naranja o un batido depurativo con zanahoria, manzana y apio.

Por si aún dudas de que tú, morenaza natural, necesites protegerte frente al astro rey, un último dato. Hace poco se celebraron el Día Europeo de Prevención del Cáncer de Piel (13 de junio) y el Día Mundial del Melanoma (23 de mayo) y las efemérides dejaron cifras actualizadas: cada año son diagnosticados más de 3,5 millones de nuevos casos de cáncer de piel sólo en Estados Unidos. Espero que te hayamos convencido.

TAGS    TINTO DE VERANO verano




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services