Cata de Chablis Domaine Laroche


25-05-2000    |   


ARTÍCULOS





El restaurante Aquarius del complejo termolúdico Caldea fue el marco de la cata de los vinos Chablis del Domaine Laroche.
Comarca vecina de la Champaña, Chablis es el más septentrional de los viñedos de la Borgoña.

De inviernos duros, primaveras tardías, con heladas que amenazan hasta mediados de mayo, disfrutan de veranos secos y calurosos que permiten una buena maduración de las uvas. La variedad Chardonnay cultivada en estas latitudes confiere a los vinos de Chablis su caracter único y raro.
En este terruño austero, los vinos de Chablis se reparten en cuatro apelaciones:

El Chablis Grand Cru, 100 hectáreas para siete parcelas diferentes que producen uno de los grandes vinos blancos del mundo. Un sabor impresionante y una longevidad superior a quince años caracterizan a estos vinos fuera de lo común.

El Chablis Premier Cru 750 hectáreas en 40 parcelas diferentes, sin poseer la calidad del Grand Cru , los mejores poseen cantidades remarcables de finura, de complejidad y de estructura. Estos vinos dan lo mejor entre 3 y 10 años.

El Chablis que se recolecta en 3.000 hectáreas representa los dos tercios de la producción total de los viñedos. Vivo, fresco, elegante, perfecto entre 1 y 5 años.

El Petit Chablis, produce vinos jóvenes cuyo consumo se aconseja entre seis meses y tres años.



Tuvimos la oportunidad de catar diversos vinos del Domaine Laroche. El Chablis Gran Cru Reserva del 1.994, el Chablis Grand Cru Les Clos, un vino redondo, con raza, un vino que promete una gran evolución, hasta posiblemente el año 2010, el Chablis Grand Cru Les Blanchots del 1.9997 y el Chablis Premier Cru Les Fourchaumes de 1.9997, un vino armonioso y mineral

El vino más comercial del Domaine Laroche es el Chablis Saint Martin que procede de la selección de las mejores parcelas de la propiedad.
Su elaboración es a base de la uva Chardonnay vendimiada en viñas de unos quince años, fermentado en tinas de acero inoxidable para conservar y trasmitir la pureza de la uva.

Se trata de un vino limpio, color oro y en nariz se muestra sutil y cremoso. Con ligera sensación de mantequilla en el paladar, con notas minerales clásicas y con sabor de nueces. Largo, intenso en boca.
El Chablis Saint Martin se empareja a la perfección con el marisco, el salmón, las ensaladas y puede perfectamente tomarse en aperitivo. Ofrece sus mejores cualidades en los tres años que siguen a su añada.

TAGS    SALMÓN VINO MARISCO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services