El dulce más típico de Semana Santa


27-03-2015    |   


ARTÍCULOS



 

Desde luego, los españoles somos sus fieles cocineros, pero la arraigada tradición católica hace que también se consuma en países del sur y el centro de América y en otros países del centro de Europa.

Toda receta tradicional tiene su historia, y la torrija no es precisamente un invento reciente. Su origen se remonta, según los historiadores, unos 2.000 años atrás, en la época del gran Imperio Romano. Su existencia en aquellos tiempos se documenta en el libro 'De re coquinaria', del antiguo gastrónomo romano Marcus Gauius Apicius. Así podría explicarse la expansión del plato por algunas partes de Europa pertenecientes al antiguo Imperio Romano.

Otro de los registros más arcaicos que tenemos de las torrijas se halla en una cita del poeta Juan de la Encina (siglo XV), que las indicaba para la recuperación de las madres tras el parto. Ya pasada la Edad Media, en el siglo XVII, se encuentran las primeras recetas de este manjar en el 'Libro de Cozina', de Domingo Hernández de Maceras, y en 'Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería', de Francisco Martínez Matiño.

Todo indica que su consumo se popularizó en la cuaresma debido a los excedentes de pan que había tras las prohibiciones de comer carne. Por eso la Semana Santa se convirtió en la temporada perfecta para poner en práctica esta receta. La ascendencia religiosa de las torrijas explica también que en España sean consideradas como la representación del cuerpo (pan) y la sangre (vino) de Cristo.

Con tantos “años de edad”, es normal que este dulce haya variado en múltiples recetas. Las más clásicas pasan por empapar rebanadas de pan en vino con especias y miel,  mojarlas en huevo batido y freírlas con aceite de oliva; aunque los hay que en vez de vino usan leche con canela.

Desde luego, no todo el mundo puede “permitirse” esta receta, por cuestiones de salud. Pero no por ello debe renunciar al típico postre. El grupo NC Salud propone una receta más saludable para poder disfrutar de las torrijas. La clave está en cocerlas al horno en lugar de freírlas en la sartén. También sugiere otras sustituciones, como cambiar la leche por bebida de soja; el pan blanco por pan integral y el azúcar por miel.

Pero si tú no eres muy tradicional, siempre queda la experimentación. Entre las recetas más novedosas que circulan por internet están las torrijas de chocolate o las torrijas con frutas.

TAGS    HUEVO VINO Torrijas




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME








www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services