Restaurante en el gótico, la sencillez de la buena cocina y las cosas bien hechas


30-07-2018    |   


ARTÍCULOS



En el gótico barcelonés suceden cosas. Hay restaurantes de todo tipo, desde los de comida rápida, a los clásicos de toda la vida que resisten a las ofertas más cool. Pero si queremos cenar de manera relajada, sin prisas, y tras visitar la catedral, hemos encontrado La Dentelliere, que está en una de las calles más transitadas de la zona (carrer Ample) cerca de las Ramblas.

El gusto por el buen trabajo, la sencillez y, como dice su dueña, el amor que se impregna en la elaboración de cada plato, son sus puntos a favor. Porque también hay una cocina sin grandes pretensiones, en Barcelona, que merece ser nombrada. Apostando siempre por el producto de proximidad y Km0, su carta es eminentemente mediterránea, y este verano saborearemos platos fresquitos y muy veggis.

Para hacernos una idea, hay platos y platillos refrescantes como el gazpacho servido con granizado de sandía y fruta roja, queso de cabra servido sobre carpaccio de calabacín y pimiento escalivado, hojas verdes y aceite de albahaca o la crema de yogurt griego con pepino, con topping de tomates y kalamatas, orégano y papadom crujiente.


Un verano sin arroz es como un verano sin piscina o playa. En la carta no puede faltar el arroz marinero caldoso, puntillas de calamares, gambones y alioli,  mientras que los que quieren pescado y carne también tienen sus raciones: pescado son los raviolis crujientes de langostinos sobre base de quinoa real, rábanos y guacamole y los filetitos de rosada,  guisantes, leche de coco, citronela, cilantro y sésamo o los filetitos de ternera marinados cocidos como un tataki, salsa brava, y pimientos de Padrón.

Volvemos a hacer hincapié en los productos de proximidad, ecológicos y naturales. Así podemos pedir los huevos de Calaf,  las verduras y hortalizas de Sant Boi, la paella de arroz bomba Ila del Riu del Delta del Ebro, el entrecote de buey ecológico de los Pirineos, sin intermediario, entre muchos otros productos.

La Dentelliere está ubicado en un edificio del Siglo XVIII restaurado, de ahí que se respire historia y una atmósfera de calma. Esto es por sus paredes y arcos de piedra, que dotan al local de un estilo muy personal. El rojo de las paredes, los espejos y las maderas nobles dan forma a un lugar ecléctico, perfecto para la reunión y la charla. Uno de los comedores está disponible para reuniones de grupos en un ambiente privado. De hecho, nos explican que durante Fin de Año o en cenas de empresas suelen hacer reservas y presenta menús de grupo, siempre manteniendo el estilo fiel de la carta. Abren cada día, menos los martes, y puedes ir a cenar a partir de las 19.00h. Pero mejor haz tus reserva.




TAGS    Restaurantes restaurantes barcelona la dentelliere cocina de proximidad




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Marta Burgués

Periodista freelance, más de 18 años comunicando gastronomía, entre otros sectores.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services