Jean Leon y Ceferino Carrión, grandes embaucadores de Hollywood


06-09-2016    |   


ARTÍCULOS



La última persona que vio con vida a Marilyn Monroe fue su psiquiatra, el doctor Ralph Greenson. El encuentro no debió ser muy cordial porque la diva tenía una costilla rota, probablemente a consecuencia, se sospecha, de la impericia del doctor a la hora de administrarle una inyección letal por orden del actor Peter Lawford, mamporrero y recadero del senador Robert Kennedy, presunto autor intelectual de un crimen que luego se disfrazó chapuceramente de suicidio por ingestión de barbitúricos, a pesar de que en la autopsia no se encontró en su estómago el menor resto de tales sustancias. La penúltima probablemente fue Jean Leon, propietario del restaurante La Scala, de Beberly Hills, que había acudido a la casa de Marilyn en Bretonwood para llevarle personalmente el plato de fetuccini que la actriz había pedido por teléfono.




Claro que Jean Leon no debiera contar en el relato como una persona, sino figurar por duplicado, porque detrás, a su lado o en su interior siempre estuvo Ceferino Carrión Madrazo, un santanderino nacido en 1928 que se vio forzado a abandonar la capital cántabra, tras quedar su casa arrasada durante el pavoroso incendio de la ciudad en 1941.


Inmerso en un desolador paisaje de 10.000 damnificados más otros 7.000 en paro forzoso, Ceferino marchó a Barcelona, donde empezó a trabajar como planchista en la fábrica Pegaso. Seis años después, en 1947, se trasladó a Francia andando y tras trabajar ocasionalmente de camarero en varios locales, consiguió llegar al puerto de El Havre y colarse como polizón en un mercante con destino en Nueva York. Al poco de recalar allí le robaron su documentación, circunstancia que aprovechó para renovar su identidad por la de Justo Ramón León. En la Gran Manzana trabajó de recogeplatos en el Rockefeller Centre, aprendió inglés mal que bien y en 1950 ya estaba trabajando de camarero en el restaurante Villa Capri de Hollywood, propiedad de Fran Sinatra y Joe di Magio. Renueva su filiación y se adjudica el nombre de Jean Leon que le acompañará el resto de sus días.


Trabajando en Villa Capri se produce un grave incidente en el que sus patrones están directamente implicados. Con absoluta sangre fría, Leon declara en falso a la policía y proporciona una coartada a Sinatra, que le salvará de un proceso judicial. Agradecido, el actor y cantante empieza a tratar de manera especialísima a su camarero favorito, con el que además le une un odio y desprecio compartido hacia el general Franco.





Entre ambos se van atando lazos de solidaridad y simpatía. Además, cuando las juergas de Frank acaban, Leon se encarga de hacer de chofer para las damas que se han de retirar discretamente: Grace Kelly, Lauren Bacall, Lana Turner, Rhonda Fleming, Debbie Reynolds o Juliette Prowse. También se ocupa, cuando llega el caso, de llevar al apartamento de su patrón a otras damas anónimas, aunque igualmente noctámbulas. La amistad entre ambos se afianza y con ella van llegando las oportunidades. Una noche James Dean le propone la idea de montar juntos un negocio de restauración y el proyecto se hace realidad en el restaurante La Scala, en Beberly Hills. Al poco, Dean muere trágicamente y Jean Leon se queda como único propietario de un negocio que pronto se convierte en la meca manducaria de las luminarias de Hollywood. Cada noche, su mesas se llenan con Sinatra y sus amigos del Rat Pack, Shirley MacLaine, Rock Hudsosn, Paul Newman, Orson Welles, Jane Fonda, Truman Capote o Elizabeth Taylor, que se convierte en una fanática de sus fetuccini, al punto de que se los hace enviar por avión a cualquier parte del mundo donde esté rodando.




En 1961 se le encarga el catering del banquete de la toma de posesión presidencial de John F. Kennedy y dos años después Jean/Ceferino tiene la visionaria idea de trasladarse a Cataluña para comprar ciento cincuenta hectáreas de un viñedo en Torrelavit, en el Alto Penedés, que replanta con varietales Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay. Las primeras botellas, cosecha de 1969, salen el mercado en 1973 y 1981 es el vino que se sirve en la toma de posesión presidencial de Ronald Reagan. Remata faena el actor Michael Caine cuando en la BBC le preguntan si es aficionado a la bebida y responde que solo bebe vino de la marca Jean Leon.




El hombre que salió de Santander en 1941, sin oficio ni beneficio, con una mano detrás y otra delante, se ha convertido en una figura mundialmente conocida que dejará para siempre su impronta indeleble como gran restaurador y bodeguero. Su vida concluye en 1996 y veinte años después el realizador Agustí Vila hace una película documental, “3055 Jean Leon”, en la que Paul Newman, Robert Wagner, Angie Dickinson o Dennis Hopper, entre otros, desentrañan parte de la madeja de una vida de leyenda.

Así se escribe la historia… a veces. Pocas veces. 



TAGS    JEAN LEON CEFERINO CARRIÓN




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    2
  •    0
  • 10 comentario(s)


   Miguel A. Almodóvar Martín , 24-09-2016
Francamente interesante, Rubén. Gracias de nuevo.
   Rubén , 24-09-2016
Así es, el documental apoyado por el grupo Torrés, pero recomiendo por nuestra parte el que cualquier interesado visité las instalaciones y el museo, que no les dejara indiferente. Y "ojo al dato no conocido, que tanto el padre de Ceferino, como su hermano mayor, murieron en el primer ataque de las fuerzas submarinas alemanas, en las costas de éste de América a los barcos mercantes en que trabajaban, hecho que provoco junto al incendio de Santander el traslado de nuestra familia a Barcelona, es un detalle irrelevante pero curioso".
   Miguel A. Almodóvar Martín , 24-09-2016
Supongo, Rubén, que conoces este mini documental, pero para los menos iniciados es un buen acercamiento a la faceta vinatera de tu familiar... https://youtu.be/bvYMFxHl8kY
   Rubén , 24-09-2016
Sin duda, pero como he dicho, conozco los datos de primera mano, las mejores historias quedan en familia!
   Miguel A. Almodóvar Martín , 24-09-2016
Para no entrar en más consideraciones, este magnífico documental da una idea clara de quien fue este fascinante personaje... https://youtu.be/PbWi0ZvbJ8g
   Rubén , 24-09-2016
De nada! pero a sido más por el hecho de llamar-lo embaucador, que la referencia a los datos inexistentes. A nadie le gusta que llamen mentiroso aún familiar suyo, aunque a sin maldad alguna estoy seguro.
   Rubén , 24-09-2016
Variedades* (Perdón XD)
   Miguel A. Almodóvar Martín , 24-09-2016
Es cierto, Rubén... falta eso y muchas otras cosas, pero la imprescindible brevedad del texto impone tales servidumbres. Gracias por tu comentario.
   Rubén , 24-09-2016
Interesante sintésis, aunque faltan hechos remarcarles, como el delito que encubrió, que fue perpetrado por Joe DiMaggio y Frank Sinatra hacía un posible amante de Marylin, exesposa del primero. Y la aportación de las variadedades cabernet sauvignon, cabernet franc, merlot y chardonnay resistentes a la filoxera que acechaba a los cultivos del penèdes en esos tiempos, entre otros hechos destacables.
   Marian , 17-09-2016
Muy interesante.....quien respeta y disfruta la cocina ama la vida. Ni Anthony Bourdain lo habría descrito con tanto detalle, muy bueno!! un saludo



Miguel Ángel Almodóvar

Investigador y divulgador en ciencia nutricional y gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services