Pesadilla etílica en La Corte


11-06-2015    |   


ARTÍCULOS



El de anoche fue uno de los capítulos más divertidos de 'Pesadilla en la cocina' -aunque no llegó al nivel de la cúspide de la zozobra culinaria, que sigue en La Concha del temperamental Antonio, allá por El Rocío-. Alberto Chicote se acercó a Fuenlabrada a intentar frenar la deriva de un restaurante de temática medieval que tras una década de vida, lleva ya varios años dando pérdidas, La Corte. Resultado: 800.000 euros de deuda.

De la gerencia se encarga Jonathan, un madrileño que con 23 añitos decidió emprender en la hostelería, convirtiéndose primero en el rey del mambo local y pagando ahora como puede las facturas y las copas de su cuadrilla, que también es su equipo de camareros. Los muchachos tienen por costumbre amenizar su jornada de trabajo con bebidas espirituosas varias y, para relajar, de vez en cuando incluso hacen escapadas al bar de al lado a echarse unas cañas.

De hecho, uno de los momentos grandes fue cuando Chicote, pizarra y calculadora en mano, se puso a sacar la cuenta de cuánto se dejaba el séquito en víveres, a una media de cuatro chupitos, cinco cañas y varias copas al día, haciendo un total de, redoble de tambores, más de 6.600 euros anuales. “¿Sabes cuánto carbón se puede comprar con esta pasta?”, preguntó Chicote a unos ofendidos vasallos que se sentían atacados por su tratamiento de alcohólicos, sin ser ellos nada de eso.

En los fogones descubrimos a los progenitores de Jonnhy, encargados de elaborar, como buenamente pueden, la carta del restaurante, que por otro parte, no tiene nada de siglos atrás: “Hemos pasado de la Edad Media a la Edad de Hielo”, soltó el teatrero Alberto cuando descubrió una sala con arcones de congelados como para sobrevivir a varias legislaturas de Podemos.

Con este panorama, y tras presenciar varios brindis más, el chef soltó un “Ahí te quedas, monín” al caballero andante, con cachetada incluida, y por primera vez cogió la puerta y partió. Al final, tras el momento emotivo con Chicote en modo psicólogo-hermano mayor, esta vez sesión de boxeo mediante, todo empezó a funcionar: la reforma convirtió el local en un salón medieval muy aparente -la música de 'Juego de Tronos' ayudaba a crear ambiente-, la nueva carta incluyó platos con referencia a las Islas del Hierro y a los huevos de dragón, y la nueva metodología de trabajo prohibió enmoñarse durante el servicio.

Aún es pronto para saber si los consejos de Chicote darán frutos, pero de momento, el público respondió y dio al programa de LaSexta excelentes resultados de audiencia, con un 12% de share -cerca de 2.300.000 millones de espectadores-. Y en la etiqueta #PesadillaLaCorte, trending topic durante unas cuantas horas, sobran ejemplos de porqué.

TAGS    Alberto Chicote




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services