Toma vitaminas, que no falten ni sobren


29-01-2010    |   


ARTÍCULOS



Verduras ecológicas. Foto cedida por Miguel J. Jordá

Las vitaminas pertenecen a un grupo de biocatalizadores, indispensables para el buen funcionamiento de todos los seres vivos. Son sustancias orgánicas, que carecen de poder nutritivo, o calórico, pero que su presencia es vital para el mantenimiento de todos los procesos vitales.

La necesidad de unas sustancias elementales para una buena salud se la debemos a un científico holandés llamado Cristiaan Eijkmann, estudiando las enfermedades de los pollos de su granja en 1896, teoría confirmada en 1906 por el británico Frederick Hopkins, aunque ya en el siglo IV a.C. Hipócrates, el padre de la medicina moderna ya intuía que algunos alimentos ayudaban a aliviar algunas enfermedades de la época.

Las primeras vitaminas aisladas fueron descubiertas en 1911, por el científico Casimir Funk, que en primer lugar creía que todas formaban parte de una misma sustancia, por lo que en su nombre, se unieron las radicales ?vital? de vida, y ?amina? de grupo, de ese matrimonio proviene la palabra ?Vitamina?.

Las diferentes vitaminas, habitualmente reconocidas por una letra que las acompaña, ?A?, ?B?, ?C?, ?D?, etc., y un numero, en especial las del grupo B, etc., aunque algunas de ellas, a la vez, se dividen en ?hidrosolubles?, o sea las que se disuelven en agua, y las ?liposolubles?, que lo hacen a través de algún tipo de grasa.

La carencia de algunas de ellas en nuestro organismo puede provocar enfermedades como, raquitismo por falta de vitamina D, escorbuto por falta de vitamina C, ?beriberi? por falta de vitamina B1, conjuntivitis, fotofobia, ardor, visión turbia por falta de vitamina B2, un tipo especial de anemia por falta de vitamina B12, trastornos hemorrágicos por falta de vitamina K o trastornos diversos en piel y mucosas por falta de vitamina A. El consumo excesivo de alcohol, tabaco, o café, puede provocar un desgaste innecesario de vitaminas del grupo B. Las vitaminas son esenciales, no tanto para combatir enfermedades, sino para aumentar las propias defensas naturales del organismo humano, y con ello, prevenirlas.

Actualmente, con la producción en masa de alimentos, durante la transformación y conservación de los mismos, se produce una perdida sustancial de vitaminas, y sales minerales, por lo que últimamente vemos como los fabricantes anuncian, leches, yogures, o papillas, margarinas, agua, sales, zumos, etc., enriquecidas con tal o cual vitamina, y alguna sal mineral, cuando en realidad no es tanto el enriquecimiento, sino la devolución de los elementos vitamínicos que se perdieron durante su elaboración. A estos alimentos ?comerciales? se les conoce como ?Nutrigentes, o Alicamentos?.

Entre las antioxidantes o antienvejecimiento, están las vitaminas A, E, y C, especialmente sí se combinan con alimentos ricos en selenio, o cinc.
Todas las del grupo B intervienen en el buen funcionamiento de los nervios periféricos y sus anexos (ojos, mucosas, piel, sensibilidad cutánea, etc.) siendo las mas escasas de incorporar en la alimentación puesto que están en pocos alimentos (cáscaras de cereales especialmente) y las mas sensibles a la degradación y desaparición por los métodos de cocción o conservación de los alimentos.

Se dice que una buena combinación de vitaminas A, E y C, disminuyen el riesgo de padecer de cáncer, ya que contrarresta los efectos nocivos del ozono existente a ras de tierra, como subproducto de la alta contaminación de las grandes ciudades, aunque tampoco debemos caer en la tentación de pensar, que la ingesta masiva de vitaminas lo puede curar todo, sino que al revés, podríamos caer en la ?hipervitaminosis?, que también acarrea riesgos para la salud.
El alcoholismo, y el tabaquismo predisponen al organismo a una avitaminosis, (falta de vitaminas) debido a que, especialmente el alcohol, inhibe la absorción a nivel intestinal y disminuye la metabolización hepática por lesión toxica directa sobre ese órgano.

Algunas sales minerales, u oligoelementos, solo se absorben en su totalidad ante la presencia de alguna vitamina, por ejemplo el hierro y el calcio necesitan de la presencia inmediata de vitamina C, para que ambos tengan el efecto deseado.

Resumen de las más importantes:







Los peores enemigos de las vitaminas son: la luz, el calor y el aire, además debemos saber que el humo de los cigarrillos (Activo o pasivo) reducen las vitaminas A, E, D, C y B1; Los anticonceptivos femeninos suelen reducir las vitaminas C, B2, B5, B6; los medicamentos antidepresivos consumen mucha vitamina C, los coagulantes la vitamina K y C y los laxantes la vitamina D. Pérdida de vitaminas según tipo de cocción:

Vitamina Pérdida en % Tipo de cocción


A Entre un 10% y 15% Fritura y cocción
B1 Entre un 15% y 50% Cocción en agua
B2 Entre un 4% y 30% Asado, fritura o parrilla
B3 Entre un 10% y 40% Fritura y cocción
B6 Entre un 10% y 50% Fritura y cocción
B9 Entre un 20% y 50% Fritura y cocción
B12 Entre un 5% y 15% Fritura y cocción
C Entre un 15% y 90% Es la más sensible al calor


Es bastante frecuente que los pacientes se automediquen o acudan al consultorio de su medico solicitando la prescripción de polivitaminicos ante síntomas habituales como cansancio, falta de resistencia a la actividad física, déficit de concentración, insomnio, astenia sexual, etc. Es necesario que el paciente sepa que no es apropiada la prescripción si no hay un diagnostico previo de avitaminosis, que los ?polivitaminicos? publicitados en los medios habitualmente no tienen las dosis terapéuticas necesarias de cada una de las vitaminas que dicen contener y que no hay ninguna vitamina que reemplace al reposo diario, a la regularidad en los horarios de comida y sueño y a una dieta equilibrada.

Dicen los que saben, o sea los médicos que han estudiado para cuidar de nuestra salud y bienestar, que no debemos automedicarnos,... sino seguir una dieta equilibrada,... o sea la basada en ?Comer un poco de todo, y no un mucho de poco?.

Don Pánfilo, o sea el farmacéutico del pueblo, me ha sugerido que su?os escriba las ?formulas de cada una de ellas?, asín sí algún domingo, o fiesta de Guardar, os pilla sin alguna de ellas, podéis hacerla en la cocina de casa,... con permiso de la María, o del Pancracio de turno, por supuesto.

Otras entradas relacionadas con este tema:
Dieta, Salud, Alimentos y Salud, Virtudes Alimenticias, Dietóxico, Sales Minerales, Antioxidantes, Vitaminas A, B, C, D, E, etc. por separado y los Elementos, y Alimentos citados, por separado.

--
(Con mi agradecimiento a la Dra. Leticia Rimola por su supervisión)

(Información extraída del Diccionario práctico de gastronomía y salud, Editorial Díaz de Santos ? Madrid, de Miguel Juan Jordá, donde puedes encontrar amplia bibliografía y otras fuentes de información.
Este Diccionario se puede encontrar o encargar en las mejores librerías de España y Latinoamérica)

Para contactar con el autor: emejota13@gmail.com



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro

TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services