La comida y los estados de ánimo


10-07-2013    |   


ARTÍCULOS



Pero en cuanto a la causa última de este efecto, hay serias dudas. No se puede olvidar el efecto psicológico, comer lo que apetece, en el momento oportuno y con la compañía adecuada, es siempre placentero y tiene un efecto beneficioso en la psique.

Así como el alimento prohibido tiene un magnetismo especial, en cuanto a la apetencia del mismo, si bien esto causa un sentimiento de culpa, sobre todo en las mujeres. En el deseo influyen también, además del sabor, ciertos estados anímicos, que nos impulsan a consumirlo.

Además la mente es tan poderosa que cuando creemos que un determinado alimento, nos causa efectos como la estimulación o el bienestar, nos producirán siempre estos, aunque el alimento en sí no tenga ninguna sustancia que los justifique.

Pero también es cierto, que los alimentos tienen componentes capaces de producir efectos en el organismo, aunque no de la misma manera a todo el mundo. Así una taza de café puede dejar indiferente a muchas personas, mientras que a otras les produce un efecto estimulante.

Entre las sustancias capaces de alterar los estados de ánimo, tenemos los neurotransmisores o sustancias que intercambian información entre las neuronas.

Entre los más importantes están: adrenalina, serotonina, acetilcolina, GABA y noradrenalina. Para que estos se sinteticen, es necesario el consumo de ciertos nutrientes

Veremos algunos de los más importantes:

Agua, es un elemento primordial para el organismo, una leve carencia de la misma puede provocar agotamiento e incluso una leve depresión. La deshidratación, que muchas veces pasa inadvertida puede confundirse con cansancio. Se deben ingerir unos dos litros de agua al día, para el buen funcionamiento del organismo.

Carbohidratos, elevan las concentraciones de serotonina, por ello comer pan, pastas, arroz o patatas, produce un efecto de calma y sedación que favorece el sueño y disminuye la tensión emocional.

Pan integral, la mayoría de los panes pero sobre todo el integral, son ricos en un aminoácido llamado triptófano, que es precursor de la serotonina, produciendo los efectos que hemos citado en el párrafo anterior.

Legumbres y espinacas, contienen folatos, que son precursores de la adenosilmetionina, cuya carencia tiene gran influencia en los estados de ánimo depresivos. También está presente en los cereales.

Carnes y huevos, son ricos en proteínas que contienen variados aminoácidos esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso central, como tirosina, metionina o triptófano entre otros. Producen un efecto vigorizante y tienen influencia en la disminución del estrés.

Frutos secos, tienen gran cantidad de magnesio, el cual disminuye los dolores de cabeza y previene la ansiedad. Se recomienda el consumo diario, pues además tienen muchos más beneficios.

Las nueces en concreto poseen además selenio, que aumenta la energía del organismo haciendo que nos sintamos “más vivos”. El selenio se encuentra también en los mariscos y la carne de vaca.

Las frutas en general tienen muchas propiedades y están muy relacionadas con la salud y un buen estado del organismo, pero en concreto destacamos las siguientes;

Naranjas y mandarinas, ricas en vitamina C, son capaces de disminuir el mal humor y el nerviosismo. Además causan un efecto energizante, protegen contra enfermedades cardiorrespiratorias, contra algunos tipos de cáncer y estimulan el sistema inmunológico. El mismo efecto lo causan también los  limones y los pomelos.

Fresas, además de vitamina C, son ricas en potasio y en fibra. Tienen un gran valor nutricional, energético y elevan las defensas, mejorando el ánimo y produciendo además alivio y tranquilidad durante la menstruación.

Lácteos, son ricos en triptófano que aumenta la serotonina produciendo un buen estado anímico.

En definitiva volvemos a ver que lo más importante es una alimentación variada, pero teniendo cuidado con las calorías.

TAGS    ARROZ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services