El Valle del Jerte florece de nuevo


16-04-2007    |   


ARTÍCULOS





Aunque es imposible dar una fecha exacta, la segunda quincena de marzo se convierte en el punto de partida de uno de los fenómenos de la naturaleza más espectaculares y esperados dentro de nuestras fronteras: la floración de los cerezos del Valle del Jerte. Este espectáculo visual dura apenas 10 días y supone una explosión de belleza natural.

Cada año los municipios incluidos en esta zona se reúnen para festejar este fenómeno proponiendo múltiples actividades para que los turistas puedan conocer extensamente la cultura, las rutas naturales, los productos y la gastronomía típica de la región.



Poco tiempo después, alrededor de principios de mayo y hasta finales de julio, los cerezos del Jerte convierten su espectacular flor en un exclusivo fruto con cualidades inconfundibles. El cultivo en la zona es el resultado de un largo proceso de selección clonal a partir de dos estirpes locales, de fruto rojo y fruto negro, y de sus combinaciones, dando como resultado cinco variedades protegidas por la Denominación de Origen ?Cereza del Jerte? (www.cerezadeljerte.org).



La zona de demarcación geográfica del Consejo Regulador (Valle del Jerte, La Vera y el Valle del Ambroz) situada al norte de la provincia de Cáceres, es la única zona de producción nacional de Picotas del Jerte. Posee un microclima exclusivo que confiere a la zona unas condiciones naturales, geográficas, físicas, y culturales muy específicas.



Para garantizar el origen y la calidad de las Picotas del Jerte al consumidor, en 1995 nace la D.O. P. ?Cereza del Jerte? con el objetivo de diferenciar su producto de los procedentes de otras zonas del país y de otros países. La Picota del Jerte es un fruto que se da únicamente en esta zona del país. Se diferencia del resto de las variedades porque llega al consumidor sin pedúnculo, éste se desprende de forma natural.




Las características principales de tan preciado fruto son su textura firme y crujiente, su sabor dulce y fresco. Unas cualidades que se miman al detalle gracias a que se mantiene el proceso de recolección artesanal. Éste se realiza a mano, fruto a fruto, y siempre en las horas en las que menos calor hace con el objetivo de evitar pérdidas de firmeza. Después se separan por variedad, color y tamaño para lograr la máxima uniformidad y se envasan utilizando siempre recipientes nuevos y limpios que aseguren una protección total de la fruta. En el mercado se comercializan otras muchas variedades de cerezas sin pedúnculo pero no son ?Picotas del Jerte?. Las auténticas siempre llevan el sello del Consejo Regulador.



Ver noticia relacionada:
La periodista Pepa Bueno recibe el Premio a la Excelencia Picota del Jerte





COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 1 comentario(s)


   M. Antonia. , 15-03-2016
He tenido el placer de conocer el Jerte en más de una ocasión, este año por lo mucho de lo que les he hablado a mis compañeros de la UJI, Univesidad Jaime I de castellón y ademas de ser mayores de 55 años, planeamos una visitas y nos gustaría que fuera en la floración del cerezo. Si nos pueden orientar se lo agradecería.



Ernesto Gallud

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services