Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6032 recetas de cocina   |   15822 noticias de gastronomia   |   437 autores   |   20 empresas



Primeras Comuniones Y Otras Celebraciones



share by WhatsApp

Tatiana Suarez Losada
La cocina me apasiona desde pequeña y desde entonces no he dejado de aprender

 


El mes de mayo es el mes de las Primeras Comuniones, seguido de bautizos, bodas y otras celebraciones. En esta época, muchas familias se rompen la cabeza pensando de qué manera celebrar el acontecimiento, en qué restaurante o establecimiento, para cuántas personas y con qué presupuesto. Otras prefieren celebrarlo en casa, para un número menor de comensales y en la intimidad del hogar. Esto aligera en gran medida el presupuesto que hay que destinar al evento y proporciona el bienestar y la seguridad de estar en la propia casa, pero a cambio exige un trabajo muy bien organizado y coordinado que, si le concedemos tiempo y dedicación, nos llevará al éxito. No se trata de darse la gran paliza y llegar agotados al día señalado, es cuestión de organizarse, repartirse las tareas y hacer todo con mucha ilusión.

A estas personas va dirigido este artículo, con la esperanza de que les ayude a vivir la celebración en todo su esplendor y a gozar de la compañía de sus seres queridos en el marco cálido y entrañable del hogar.

En primer lugar, enumeraré algunas sugerencias y posteriormente incluiré las recetas de algunos de los platos señalados. Evidentemente, el menú puede variar según tenga lugar la comida o merienda dentro o fuera de casa, en plan rústico o en tono más refinado, pero eso es una opción por la que habrá de inclinarse el lector.

Mi propuesta en esta ocasión es organizar un buffet, que es lo que más cómodo resulta para todo el mundo y, en especial, para los anfitriones, que de esta manera pueden mezclarse con los invitados y disfrutar de la fiesta, sin tener que estar pendientes de los mil y un detalles imprescindibles en una comida o cena sentados en torno a una mesa.
Dependiendo de la climatología y del espacio disponible, puede hacerse dentro o fuera de casa, en la terraza o en el jardín. Si se opta por el interior y hace buen tiempo, es conveniente que las ventanas y puertas que dan al exterior estén abiertas, lo que proporcionará un clima de frescura y bienestar.

El buffet exige que todo el mundo permanezca de pie, no obstante no hay que olvidar a las personas mayores y delicadas, para las que reservaremos algunas sillas o butacas cómodas en un rincón acogedor de la casa ante una pequeña mesa sobre la que depositaremos las viandas por ellas elegidas.


Dulces para el café
En una buena sobremesa no puede faltar el café y unos exquisitos dulces para acompañar, como por ejemplo unas fresas bañadas en chocolate (ver artículo señalado) o unos bombones de naranja, sencillos de hacer y deliciosos.


Bombones de naranja al Cointreau
(Se pueden hacer de víspera)
300 g. de chocolate negro, 200 g. de chocolate blanco, 100 g. de mantequilla, 1 lata pequeña de leche condensada, ralladura de 1 naranja, un chorrito de Cointreau, cápsulas de papel.

1) Disponer las cápsulas de papel en una bandeja amplia. Derretir ambos chocolates al baño María y añadir la mantequilla. Mezclar a fondo y agregar la leche condensada, mezclando a fondo de nuevo. Seguidamente incorporar la ralladura de naranja y el licor y mezclar.

2) Poner la mezcla en una manga pastelera con boquilla rizada, dejar templar ligeramente y llenar con ella las cápsulas de papel, formando rosetones. Dejar enfriar sin meter al frigorífico. También se puede dejar enfriar la mezcla en un cuenco y posteriormente formar bolas que se rebozarán en azúcar glas o en cacao amargo, según los gustos, para posteriormente depositarse en cápsulas de papel.

Con estas cantidades salen unos 80-90 bombones del tamaño de una cereza grande.



A continuación transcribo los consejos al respecto contenidos en mi artículo "Buffet de Primavera":
"Como reglas más elementales, diremos que el número de comensales puede ser mayor que para una comida o cena tradicional, aunque tampoco debe resultar excesivo, porque no nos sería posible disfrutar de los platos ni de la compañía. Asimismo, la estancia deberá estar despejada y desprovista de sillas, ya que, por lo general, en un buffet todo el mundo permanece de pie. Además, el menú deberá idearse para poder degustar los platos únicamente con tenedor, lo que facilitará mucho las cosas. Todas las fuentes se depositan sobre la mesa de buffet y cada comensal se sirve a su gusto y al ritmo deseado. En caso de servir un plato caliente, es conveniente disponer de un pequeño infiernillo sobre la mesa, para que no se enfríe en el transcurso de la velada. También se puede mantener caliente en la cocina y sacarse a la mesa en el momento oportuno. Los postres, caso de tratarse de tartas o pasteles, se depositarán en un mesa auxiliar, junto con sus platos y cubiertos correspondientes. Si se sirven helados o postres fríos, se sacarán en el último momento"

Además, quiero añadir que la mesa deberá ser lo más amplia posible y estar cubierta por un grueso muletón de algodón y un mantel que llegue hasta el suelo. Los platos, cubiertos, vasos, copas, servilletas, vinos y otras bebidas se colocan en otra mesa anexa a la de buffet, cubierta también con muletón y mantel. Los platos van apilados (no más de 8-10), los cubiertos dispuestos unos junto a otros, en orden, las copas alineadas y las servilletas cabalgando ligeramente unas sobre otras. Todo debidamente colocado para que los invitados lo tengan a mano antes de acercarse a la mesa de buffet. Asimismo, se colocarán varios abrebotellas y sacacorchos, así como dispositivos en las botellas de vino para evitar manchar en mantel (recoge-gotas, etc.).



Para decorar ambas mesas, se pueden hacer unos centros de mesa a base de frutas o de velas flotantes. Bastará con disponer una pirámide de frutas variadas en una bandeja amplia, a la que se añadirán piñas o ramas y alguna flor. Respecto a las velas flotantes, únicamente nos hará falta un cuenco de cristal muy amplio y velas flotantes, que podrán combinarse con flores a las que se habrá cortado el tallo. Las más adecuadas son las margaritas grandes y las gerberas. Ambos centros resultan espectaculares dentro de su sencillez y proporcionan a la mesa un aire fresco y primaveral.

A este respecto, quiero recomendar un libro titulado "Centros de Mesa" ? Christopher Hammond (Susaeta Ediciones ISBN 84-305-8126-X), que proporciona información valiosa referente a la decoración de la mesa y de la casa para todo tipo de celebraciones.


Decoración de la casa
No sólo la zona del buffet deberá estar debidamente decorada y acondicionada, sino que toda la casa estará radiante, limpia y ordenada, y con toques decorativos más o menos sofisticados según el gusto personal de los anfitriones. Uno de los motivos decorativos más agradables y hogareños son las flores, que dan vida a cualquier rincón y aportan una atmósfera de frescura y elegancia en toda la casa. Así, uno o dos días antes, nos encargaremos de conseguir las flores que más nos gusten, no tienen por qué ser caras, a veces lo más sencillo es lo más bonito. Por ejemplo, las margaritas blancas y amarillas, las gerberas, las calas o las petunias en macetas constituyen una alternativa a los costosos centros de flores que no siempre son los más duraderos. Y si tenemos jardín, podremos cortarlas el mismo día por la mañana y distribuirlas por la casa. Nunca olvidaré la Primera Comunión de mi hija, a primeros de mayo, en nuestra casa de veraneo. En el jardín había un enorme matorral de "falso azahar" que ofrecía unas bellísimas flores blancas y desprendía un aroma embriagador que inundaba cada rincón. No hizo falta ninguna otra flor y la casa quedó preciosa.



Además, será preciso pensar en disponer de un mayor número de ceniceros y de habilitar un armario para guardar algún que otro abrigo ligero o chaqueta. Respecto a los ceniceros, los que mejor ayudan a combatir el olor a tabaco son los que contienen agua en su interior y aquellos a los que se ha añadido tierra especial para ello. Y, por supuesto, unas bonitas velas harán desaparecer cualquier olor desagradable, además de decorar las casa y dar un toque cálido, sobre todo al caer la tarde.
En caso de organizar una comida tradicional sentados en torno a una mesa, se pueden decorar los respaldos de las sillas con flores, cintas y lazos.

Una alternativa a los platos tradicionales es la preparación de canapés y tartaletas más o menos elaborados, que se comen con la mano y que nos evitarán la utilización de cubiertos. Realmente, las posibilidades son infinitas, dependiendo siempre del gusto y la imaginación de los anfitriones. Y, puestos a imaginar, ¿quién nos dice que no resulte original, divertido y delicioso un buffet a base de pasta? ¿Por qué no una celebración campestre, totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados hasta ahora? Estoy segura de que los amantes de la comida italiana estarían encantados, ¡y no digamos los niños! Ya estoy viendo la mesa con varias fuentes de espaguetis: a la carbonara, a la boloñesa, una lasaña recién horneada... ¡y tantos y tantos platos...!, todo ello acompañado de grandes cuencos de ensaladas aliñadas de diferentes maneras y de buenas jarras de vino, sangría y otros refrescos. Eso sí, habrá que dotar a los comensales de grandes baberos, porque no es fácil comer pasta sin mancharse, ¡hasta esto puede resultar divertido! Vamos, que no hay por qué esclavizarse con la tradición, sobre todo si ésta no nos convence... Así que apelemos a nuestra imaginación y gocemos de la celebración.



Vamos con las sugerencias y recetas. Algunas de las que incluyo en este artículo han sido publicadas en esta página web, así que me limitaré en señalar el artículo en el que están incluidas. Son éstas:

Artículo Las Primeras Fresas:
Granizado de fresa (Se puede hacer dos días antes).
Fresas bañadas en chocolate (Se pueden hacer con unas horas de antelación, pero sin guardar en el frigorífico, porque el chocolate se pone feo y se ablanda y además absorbe todo tipo de olores).

Artículo Buffet de Primavera:
Crema fría de naranja y zanahoria (Se puede hacer de víspera)
Berenjenas con foie y salsa de oporto con guarnición de agridulce de pimientos (Conviene disponer un aparato que las mantenga calientes en la mesa)
Mousse de chocolate al café (Se puede hacer de víspera)

Artículo El Verano:
Tomates rellenos de sorbete de gazpacho (El sorbete se puede hacer uno o dos días antes)

Artículo ?Pic-Nic de Otoño?:
Paté de cangrejo (Se puede hacer con varias horas de antelación)
Cake salado (Se puede hacer de víspera)

Artículo ?Recetas Fresquitas?:
Super-Sándwich


Veamos alguna otra sugerencia:
Canapés:

De queso roquefort y crocanti: Batir el queso con un poco de mantequilla y otro poco de nata, ponerlo sobre rebanadas de pan de molde y espolvorear con crocanti de almendra.

De queso de cabra con aceite de ajo: Cortar rodajas de queso de cabra, poner sobre rebanadas pequeñas de pan tostado, rociar con un hilo de aceite de ajo y gratinar unos segundos. Para hacer el aceite de ajo, basta con poner 5-6 dientes de ajo en 1/2 litro de aceite de oliva de 0,4º durante 1 semana.

De paté de cangrejo: (ver artículo señalado)

Tartaletas:

Se pueden encargar en buenas panaderías y pastelerías y rellenarlas después con lo que más nos guste. Por ejemplo:

· cangrejo, lechuga y tomate, todo muy picado y mezclado con mahonesa

· ensaladilla rusa

Gazpachos y sopas frías:
Se sirven en cuencos individuales, se pueden eliminar las cucharas y tomarse bebidos.

Gazpacho de remolacha:
este gazpacho resulta delicioso y tiene un bello color que hará un bonito contraste si lo servimos en cuencos blancos. No recuerdo quién me proporcionó la receta, pero desde estas líneas le envío mi más profundo agradecimiento.
Basta con triturar 1 Kg. de tomates maduros pelados, 500 g. remolachas cocidas y 2 dientes de ajo y añadir 1 vaso de aceite de oliva al hilo hasta conseguir una mezcla bien emulsionada. Añadir 2 vasos de agua, vinagre, sal y pimienta pimienta negra recién molida al gusto y batir un poco más, añadiendo más aceite si fuera necesario. Pasar por el chino y reservar en el frigorífico hasta el momento de servir.


Gazpacho de frutas:
la idea de hacer este gazpacho se me ocurrió después de probar uno de melón. Hace falta: 2 melocotones amarillos, 2 nectarinas de carne amarilla, 2 ciruelas rojas, 1 diente de ajo pequeño, œ pimiento rojo, 1 vaso de aceite de oliva de 0,4º, vinagre de vino blanco y de Módena, sal y pimienta negra recién molida.
Triturar todos los ingredientes (la fruta pelada, deshuesada y troceada y el pimiento pelado con un pelapatatas) y sazonar al gusto. Servir muy frío.
Se pueden utilizar otras frutas, como uvas, cerezas, etc.

Para los niños:
Si se trata de una Primera Comunión o un bautizo, los niños serán los protagonistas de la fiesta, así que hay que pensar en ellos y en las cosas que les gustan. Veamos algunas de ellas.

Mediasnoches y emparedados:
En este apartado, siguen triunfando los sabores clásicos, como el jamón, el chorizo, el jamón cocido, el queso, el salchichón y el paté. Para que resulten jugosos, es muy importante que tanto las mediasnoches como el pan de molde estén fresquísimos y untarlos con una capa fina de mantequilla. El pan de molde deberá estar desprovisto de bordes (éstos se congelan para hacer algún día un Puding de Pan con Mermelada ? Ver mi artículo ?Cocinar con Restos?). Una vez preparados, cubrir las bandejas con paños de cocina finos, mojados y escurridos, esto evitará que se resequen.

Croquetas:
Se pueden hacer del sabor preferido de los niños, pero no olvidemos que más de un adulto rondará por allí y probará más de una...
Si se tiene jardín o terraza, se puede instalar una freidora sobre una mesita auxiliar y freír en ella las croquetas en el último momento, así evitaremos el olor a fritura en la casa.

Súper-Sandwich (Ver artículo señalado)
Este plato hace las delicias de niños y mayores, por lo que convendrá hacer varios, en cuyo caso se puede variar la decoración, para huir de la monotonía. Uno se puede decorar con gambas cocidas, otro con rodajas de huevo cocido y palitos de cangrejo, otro con tiras de pimiento rojo, aceitunas verdes y negras, filetes de anchoa... hay multitud de posibilidades, pero siempre, siempre, la mahonesa debe ser muuuuuuy abundante.


Postres
En este tipo de celebraciones, en las que se reúne un gran número de comensales, se suele encargar el postre en una pastelería de confianza, ya que resulta muy laborioso de hacer en casa, aparte de que no siempre se dispone de los utensilios y moldes necesarios. No obstante, los apasionados de los postres, tanto de degustarlos como de prepararlos (entre los que me cuento), no nos resistiremos a elaborar alguna de nuestras especialidades que, aparte del placer que sin duda nos proporcionará, no vendrá mal en caso de que a alguien no le guste la tarta encargada para la mayoría. Así pues, podemos inclinarnos por una mousse de chocolate al café (ver artículo señalado), que se puede hacer de víspera, o un Goxua, postre típico de Vitoria, que siempre tiene gran éxito entre mis invitados. Ésta es mi versión del postre, en cuya receta he invertido el orden de componentes porque me gusta más cómo queda el resultado final. Es sencillo y rápido de hacer y resulta espectacular.

Hace falta un bizcocho redondo (se puede comprar ya hecho en buenas panaderías y pastelerías), crema pastelera, nata montada y caramelo.
Se puede preparar por la mañana y cubrir con el caramelo en el último momento. Además, cuanto más tiempo lleve preparado, más penetrará la crema pastelera en el bizcocho y más jugoso quedará. Con un bizcocho salen dos pasteles.
Basta con cortar el bizcocho por la mitad y poner los discos obtenidos en dos fuentes amplias que tengan un poco de borde. Seguidamente se cubren con una capa de crema pastelera (conviene que quede ligera) y por último con la nata montada con un poco de azúcar (200 c.c. de nata para cada pastel). Reservar en el frigorífico hasta el momento de servir.

En el último momento, hacer un caramelo con azúcar y unas gotas de zumo de limón, con cuidado de que no se queme, y verterlo caliente sobre los pasteles. Al contacto con la nata fría, el caramelo resbalará por la superficie, creando bonitos dibujos, y se enfriará inmediatamente. La nata y el caramelo formarán una deliciosa salsa que rodeará la base de los pasteles (de ahí la necesidad de que las fuentes tengan borde). Si se desea una presentación aún más espectacular, se pueden clavar unas bengalas en el caramelo ya frío y prenderles fuego un momento antes de servir.
En la receta original, la nata montada se coloca en primer lugar, seguida del bizcocho, después se pone la crema pastelera y por último se carameliza (a mano o bajo el gril).
 

 



  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Jani Paasikoski

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS