6727 recetas de cocina   |   16245 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Otra Vez Navidad



share by WhatsApp

Tatiana Suarez Losada
La cocina me apasiona desde pequeña y desde entonces no he dejado de aprender



Otra vez Navidad, el año ha sido largo en algunos momentos, corto en otros, triste o alegre, según los días, pero siempre apasionante. Los que tenemos la suerte de gozar con todo lo que la cocina nos ofrece, desde la emoción de conseguir los ingredientes, ya sea en el mercado o en el mismo campo, hasta el placer de saborearlos, transformados en exquisitos bocados, pasando por la inmersión en el excitante proceso de elaboración, sobrellevamos mejor los embates de la vida, ponemos una pequeña sonrisa y un toque de dulzura en momentos de desánimo y amargor. Y en este tiempo de celebración, de luz, calor y amor, parece que olvidamos momentáneamente nuestras preocupaciones de adulto y recuperamos la ilusión por la Navidad, la misma de cuando éramos niños...

La Navidad no es únicamente una larga sucesión de platos espectaculares, caros y laboriosos, también es disfrutar al calor del hogar de la compañía de seres queridos, de escuchar música navideña, de decorar la casa y la mesa para los días de fiesta, de pensar en originales regalos que sorprenderán y agradarán a sus receptores. Así pues, dejo a los muchos expertos que abundan en esta página web que nos regalen con sus recetas y me limito a proporcionar algunos consejos y sugerencias para que la Navidad sea una época entrañable, familiar y hogareña que recordemos con cariño a lo largo del año.


Decoración de la casa
Empecemos por la decoración de la casa. No hay necesidad de hacer un gran despliegue de elementos decorativos, si éstos están colocados en lugares estratégicos, será más que suficiente para proporcionar el efecto festivo y hogareño deseado. Podemos elegir entre el árbol de Navidad, el Nacimiento, las coronas para la puerta de entrada y de la cocina*, y cómo no, por las velas, que no han de faltar en ningún rincón.
Si hacemos una excursión al campo, aprovecharemos para coger ramas de pino que luego colocaremos en un gran jarrón y que nos regalarán con su aroma navideño. Las piñas también contribuirán a crear una mágica atmósfera. Si las cogemos cerradas y tenemos chimenea de leña en casa, podremos ponerlas al calor para que se abran y nos ofrezcan sus deliciosos piñones, de incomparable sabor.


* Ver mi artículo ?Vuelve la Navidad?

https://www.afuegolento.com/noticias/28/firmas/tatiana/1071/


Manualidades con los niños
Desde primeros de diciembre, no puede faltar un calendario de Adviento, bien de cartulina con chocolatinas en su interior o de tela con pequeños bolsillos, en cuyo interior dispondremos regalitos de escaso valor. La ilusión de descubrir una ventanita cada día hará más corta la espera a los niños, y a algunos adultos también.
Los crackers son otro motivo de diversión que despierta la creatividad en familia. Sólo hace falta un tubo de cartón (puede aprovecharse el del papel de aluminio o de cocina), una cartulina gruesa, papeles de colores, cromos, pegamento, cintas y mucha ilusión.
Y, por supuesto, no pueden faltar las ?manualidades de comer?, como figuritas de mazapán, bombones y trufas para regalar a amigos, primos, padres, tíos y abuelos *.

* Ver mi artículo ?Vuelve la Navidad?


Decoración de la mesa
En Navidad, la mesa cobra un aspecto deslumbrante. Los impecables manteles, la vajilla y la reluciente cristalería y cubertería, unidos al fulgor de las velas, a los aromas de los platos y a la suave música, constituyen una puesta en escena inolvidable. Una vez más, no hace falta recargar el conjunto, sino utilizar pequeños toques que aportarán a nuestra mesa toda la magia que necesita. Por ejemplo:

Un sencillo centro de mesa hecho con frutas y velas aportará calidez e iluminará el entorno. Es importante que no ocupe demasiado espacio, para que pueda permanecer en la mesa durante toda la cena, sería una pena tener que retirarlo para hacer sitio a los langostinos...

La mesa resultará mucho más mullida y acogedora si se cubre con un grueso muletón antes de poner el mantel. Éste deberá estar bien planchado, preferentemente sin marcas de pliegues (podemos plancharlo en la misma mesa). Las servilletas se pueden doblar de diferentes maneras, pero sin grandes ostentaciones. Una de las maneras más sencillas es enrollarlas formando un cilindro y seguidamente atarlas con una cinta navideña, añadiendo una piña pequeña o cualquier otro motivo navideño, también se puede incluir un regalito.


Disposición de la vajilla, la cubertería y la cristalería
· Bajo-plato, plato llano, plato hondo o taza de consomé. Los platos deben quedar a 3-4 cm. del borde de la mesa.
· A la derecha del plato, y de fuera hacia dentro, cuchara, pala de pescado, cuchillo de carne.
· A la izquierda del plato, tenedor de pescado y tenedor de carne.
· Si hay entremeses o marisco, los tenedores y otros cubiertos se sitúan junto a la cuchara.
· Los cubiertos de postre pueden colocarse entre las copas y el plato, perpendicularmente al plato, o colocarse a ambos lados del plato al servir el postre. Esta última opción me parece más adecuada, ya que el espacio entre las copas y el plato queda más despejado y la disposición de los cubiertos no se altera y desordena durante la comida o cena.
· A la izquierda del plato, enfrente de los tenedores, plato para el pan
· Junto al plato del pan, copa de agua, copa de vino tinto y copa de vino blanco
· Detrás de las copas, a la derecha, copa de licor y copa de cava
· La servilleta puede colocarse sobre el plato o a la derecha de éste.

Si se sirve mantequilla, pueden hacerse unos rizos con un aparato especial o servirla moldeada. Para ello, existen moldes de plástico flexible, aunque también pueden utilizarse moldes para plastilina (sobre todo si hay niños). Bastará con dejar ablandar la mantequilla hasta que tenga el punto de pomada y seguidamente disponerla en los moldes, con ayuda de un cuchillo pequeño de punta redonda. Éstos se meterán al congelador hasta que se endurezca la mantequilla. Después las figuras se desmoldarán fácilmente y se dispondrán en platos pequeños, preferentemente de cristal. Para hacer rizos, es preciso que la mantequilla esté muy fría. Una vez hechos y colocados en platos, deben guardarse en el frigorífico hasta el momento de servir.

Además, se pueden colocar unas tarjetas con los nombres de los comensales, sobre el plato o apoyadas en una copa. Esto agradará a nuestros invitados y dará un toque de distinción a nuestra mesa. Si las tarjetas son artesanas, el efecto será aún más original. Podemos realizarlas con ayuda de nuestros hijos, que estarán encantados de colaborar y participar de la fiesta. Para ello, únicamente hace falta cartulina de varios colores, tijeras y rotulador negro, dorado o plateado. Se pueden recortar en forma de figuras navideñas, como abetos, campanas, estrellas, coronas, etc.

Otra idea original y que nuestros invitados agradecerán es escribir el menú en una cartulina pequeña que colocaremos en el centro de la mesa o en el plato de cada uno. Es imprescindible escribir con buena letra, con ayuda de un rotulador fino. Podemos personalizar el conjunto con algún dibujo navideño.

También podemos decorar los respaldos de las sillas con telas de colores navideños (el rojo, el verde y el dorado son los más adecuados) unas tiras de guirnalda, lazos anchos, bolas y piñas.

Si ponemos música durante la comida o la cena, deberá ser suave y tener un volumen muy moderado, para que nos haga compañía a lo lejos, sin interferir en nuestra conversación.

La luz no debe ser excesiva, es preferible utilizar luces bajas, que, unidas a la de las velas, serán suficientes para iluminar la estancia. La luz del techo se reservará para recibir y despedir a nuestros invitados, luego se apagará.

Asimismo, deberemos vigilar la temperatura de la calefacción, ventilando la casa previamente para que la velada no resulte agobiante.


Besos bajo el muérdago
Ésta es una costumbre que me encanta. Desde que era pequeña, me fascinaba conseguir esos maravillosos ramos de muérdago, unas veces cogidos con mis manos de los árboles y otras comprados en el mercado a las aldeanas que los ofrecían, junto con el acebo, entre turgentes verduras y frutas de invierno. Una vez en casa, los rodeaba de un gran lazo y los colocaba en lugares estratégicos de la casa, bajo las puertas, para besar a mis seres queridos al pasar. Era divertido y, con el paso de los años, me ha ido gustando cada vez más. Al llegar a la adolescencia, era emocionante coincidir con el chico que te gustaba bajo la puerta en la fiesta de Nochevieja. En la juventud, con tu novio, más tarde con tu marido, luego con tus hijos y muy pronto con tus nietos, además de todos los amigos y gente entrañable que nos visita en estas fiestas. Lo que aparentemente puede ser una tontería, un gesto sin importancia, se convierte en una bonita excusa para detener por unos momentos el ritmo frenético de nuestras vidas y demostrar nuestro amor y cariño hacia quienes nos rodean, y ¿qué mejor que con un beso? O dos... Si en esos momentos nos acompaña el fulgor de las velas, los villancicos en el aire, el parpadeo de las luces del árbol, el olor a pino, se crea una atmósfera mágica que querremos repetir el año que viene.


¿Y los niños?
les daremos el protagonismo que merecen. Casi siempre preparamos platos que gustan sobre todo a los adultos, como foie, marisco y otras delicias que dejan indiferentes a la mayoría de los niños y olvidamos sus tiernos paladares y su ilusión por sentarse a la mesa con nosotros. He dicho que no voy a incluir recetas, pero sí quisiera sugerir alguna idea para ellos, para que se sientan importantes y disfruten igual que nosotros. Por otra parte, no hay que olvidar que en muchos hogares lo que se celebra en estos días es precisamente el nacimiento de un niño, así que les daremos el protagonismo que merecen.


Las croquetas de la abuela
Cuando mis hijos eran pequeños, no podían faltar en la mesa de Navidad ?las croquetas de la abuela?, deliciosas y llenas de sabor. Ahora que son adultos, y a pesar de tener un paladar muy refinado, siguen reclamándolas, son todo un clásico en casa. Mi sugerencia es darles un toque de distinción y para ello nada mejor que hacer lo siguiente: una vez hecha la masa de croquetas, ponerla en una manga pastelera con boquilla lisa y grande (o sin boquilla) y dejar enfriar en el frigorífico. Ya fría, depositarla sobre una bandeja amplia, cubierta con un poco de pan rallado, en forma de cilindros largos. Seguidamente cortar los cilindros y formar con ellos unas ?rosquillas? de tamaño mediano, presionando ligeramente los extremos uno contra otro. Pasar por huevo batido y por pan rallado y freír de la manera acostumbrada. Si las rosquillas se hacen un poco más grandes, obtendremos unos bonitos ?donuts? que deslumbrarán a nuestros niños y la abuela se convertirá en la mejor de las hadas.


Regalos gastronómicos
He aquí una relación de regalos que podemos hacer a nuestros amigos y seres queridos que compartan con nosotros el amor por la cocina y la gastronomía.

· Gemelos en forma de corcho de botella o de botella (Los Caprichos de Goya, Madrid).
· Pajarita y tirantes de seda con estampado de etiquetas de vino (también existen ?boxers?) (Los Caprichos de Goya, Madrid).
· Delantales y paños de cocina, con iniciales en punto de cruz, preferentemente hechas por nosotros mismos.
· Atril para libros de cocina.
· Molinillo de pimienta en forma de botella de vino.
· Cestas con conservas, aceites y licores caseros.
· Termómetro de vino.
· Libros y diccionarios de cocina.
· Cuadernos para anotar recetas.
· Drop-Stop. Este curioso artilugio impide que caiga una sola gota de vino al mantel. Consiste en una delgada lámina metálica circular que se doble y se introduce en la botella (de venta en http://www.lakelandlimited.com)
· Jabón quita-olores. Se trata de una pastilla metálica de efectos milagrosos para eliminar los olores de ajo, cebolla y pescado de las manos. Basta con frotarse las manos con ella bajo el grifo de agua fría para hacer desaparecer los olores como por arte de magia (de venta en tiendas especializadas y en http://www.lakelandlimited.com con el nombre ?Nonion?).



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS