El agua, fuente de vida


03-12-2010    |   


ARTÍCULOS



 Fuente de vida. Foto: Miguel J. Jordá

 

Por Miguel J. Jordá

Después de la energía solar, el agua es el elemento vital para cualquier tipo de vida, es por esa razón que el ser humano puede resistir tres veces más sin comer que sin beber, no en vano para los antiguos griegos, el “Agua” era uno de los 4 elementos vitales en la constitución del universo junto con, “la Tierra, el Fuego y el Aire”. Tales de Mileto, uno de los tres padres de la filosofía griega afirmaba que, “El agua es el principio, causa y sustancia primitiva de todas las cosas” y Plinio el Viejo gran escritor romano y autor de la conocida “Naturalis Historia” en la primera mitad del siglo I de nuestra era, ya dividía el agua mineral en “sulfurosas, purgantes y digestivas”.

 

En la gran mayoría de religiones aparece el “Agua Sagrada o Bendita o Purificadora” como símbolo de la Energía Vital y muchos de los ríos han sido y siguen siendo sagrados, como por ejemplo el Tigris, el Eufrates, el Nilo, el Ganges, o el Jordán. Es la famosa fórmula “H2O”, y es el soporte de todo vestigio de vida conocido, también es el elemento básico en la formación del paisaje, por la facilidad del oxigeno en oxidar la mayor parte de los minerales y células vivas que existen, incluidos nosotros, de hecho se puede decir químicamente que el agua es simplemente “hidrógeno oxidado u óxido de hidrógeno”.

 

El agua destilada, a nivel de mal, con una presión atmosférica de 1.112 hPc. (Hectopascales,… anteriormente Milibares, pues por su alto grado de toxicidad se está eliminando el mercurio de los aparatos de medición meteorológica o febril, aunque con diferente valor de presión) y una temperatura de 15º C., tiene una densidad de 1’0000000... 

 

El agua de grifo suele ser potable, aunque con grandes cantidades de cloruros y fluoruros, amén de otros productos químicos ajenos a nuestra buena salud, pero si no puedes darte el lujo de beber agua mineral de buena fuente, pon el agua de grifo en una jarra abierta y a pleno sol durante unas horas, la luz solar y el oxígeno hará evaporar la mayoría de los elementos químicos añadidos, en especial el cloro, evidentemente después deberemos enfriarla en la nevera, (o no, si lo que deseamos es hacer un buen caldo o guiso).

 

Se dice que el agua debe ser incolora, inodora e insípida, aunque actualmente y por desgracia, el agua que solemos consumir tiene sabor y olor, e incluso, a veces color, lo que en ciertas ocasiones nos puede echar a perder un guiso, un caldo o una ensalada o un simple café o infusión, en especial el cloro y la sal.

 

El agua de procedencia natural, mares, ríos, lagos, manantiales suelen tener diluidas cantidades variables de sales minerales, gases y elementos orgánicos, bacterias y microorganismos, en su mayoría innocuos para la salud, aunque deberemos tener en cuenta su composición, el nivel de las diversas sales minerales, por sí hubiera alguna no adecuada para algún problema de salud, como por ejemplo el sodio que deberemos evitar en casos de hipertensión. También según el nivel de cal y/o magnesio se dividen en blandas y duras, las blandas, sin exceso de cal son mejores para cocinar o asearse, aunque las duras son menos corrosivas en las tuberías, por lo que ingerimos menos metales no deseados. El agua destilada, o procedente de la nieve, o hervida carece de oxígeno, por lo cual si la usásemos en nuestro acuario, nuestros peces se morirían por asfixia.

 

En estudios británicos se ha demostrado que las personas que viven y beben aguas blandas, o sea las pobres en calcio, son mucho más ricas en sodio, por lo que las convierte en un 10% más vulnerables al infarto o problemas cardiovasculares, que los que beben agua “dura” rica en calcio y magnesio.

PROPORCIÓN DE AGUA EN ALGUNOS ALIMENTOS BÁSICOS

 

Pepino

+/-  96%

Cítricos, Ensaladas, Melón, Sandía o Espárragos, etc.

+/-  94%

Leche de Vaca.

+/-  88%

Zanahorias, Nabos, Remolacha, Peras, Manzanas, etc.

+/-  85%

Hombres, Mujeres, y Mamíferos en General.

+/-  80%

Patata, Yuca, Boniatos, Aguaturmas, etc.

+/-  79%

Queso Fresco de Burgos.

+/-  78%

Hígado de Ternera y Vísceras en General.

+/-  74%

Carne y Pescado en General.

+/-  70%

Huevos (Ambos).

+/-  66%

Carne en General

+/-  40%

Pan en General.

+/-  35%

Queso Curado en General.

+/-  30%

Mantequilla, o Margarina.

+/-  16%

Legumbres Secas.

+/-  16%

Arroz, y la mayoría de Cereales.

+/-  15%

Pasta Italiana.

+/-  12%

Se calcula que el ser humano necesita un aporte diario de unos 30 gr. de agua por kilo de peso, o sea diariamente unos 5 litros de agua para el buen funcionamiento de su metabolismo, de 1’5 a 2’5 litros que debería beber directamente. El resto de agua, viene con la mayoría de alimentos pues, por ejemplo, las frutas contienen hasta un 80% de su peso en agua, las verduras hasta un 90% y las carnes y pescados un 70 %, aunque también es cierto que constantemente perdemos agua y sales minerales con el sudor, la respiración, las heces y la orina, se dice que a lo largo de una vida, se habrán bebido unos 40.000 litros de agua. El mismo hombre o mujer contiene hasta un 65% de su propio peso en agua, aunque en un recién nacido ese % puede alcanzar el 80%, mientras que en un anciano puede verse reducido al 50%, además el organismo usa mucha agua en su hidratación y la pierde con el sudor, la orina y las heces. El agua contenida en las proteínas e hidratos de carbono va directamente al mantenimiento de las constantes vitales, se metabolizan.

 

No se debe beber mucha agua o líquidos con las comidas pues puede provocar indigestión, lo ideal es tomarla media hora antes de la comida o una hora después, en especial durante las curas de adelgazamiento, y tener en cuenta que el agua al diluir los jugos gástricos hacen más lenta la digestión. También conviene saber que un exceso de ácido carbónico (gas) puede ser dañino para nuestra salud, aunque al favorecer la producción de bilis, ayuda en la digestión y asimilación de oligoelementos, tales como, el magnesio, el fluor, calcio y silicio.

 

Los 10 motivos para beber como mínimo 2 litros de agua al día

 

1º El desequilibrio de agua en el cuerpo, concentra más sodio en sangre, esto además de retener líquidos, es lo que nos provoca la SED.

 

2º La temperatura corporal, ya no solo en estados febriles, sino con el esfuerzo físico, ejercicio fuerte, o calor medioambiental, provocan una pérdida extra de agua, y sales minerales, a través del sudor, que es necesario reponer, aunque sin arriesgar un corte de digestión, como le pasó a Felipe I, más conocido por “el Hermoso”.

 

3º Para prevenir dolencias renales, pues nada mejor para evitar cálculos, u otros problemas urinarios, es “lavar” frecuentemente todo el sistema, eliminando a través de la orina, las sales sobrantes de nuestra sangre, y aparato digestivo.

 

4º Para el buen cuidado, y humedad natural de nuestra piel, tan expuesta a reacciones nocivas, ya sea por exceso, o falta de sol, o la contaminación medioambiental, que nos ha tocado sufrir.

 

5º Para eliminar toxinas, ya que el agua participa en todas las reacciones bioquímicas de las células, además de ayudar a eliminar grasas a través de la orina. Se sabe que una dieta rica en proteínas animales, necesita un mayor aporte de agua.

 

6º Por el efecto de diuresis, efecto ya comentado en el punto 3.

 

7º Por la edad, se sabe que las personas mayores, no sienten tan agudamente la sensación de sed de antaño, por lo que su nivel de líquidos puede decaer, aumentando la concentración de sales en la sangre, entrando en el sinfín espiral de “poca sed, menos agua, menos orina, más retención de líquidos, por las sales”. Deberían beber un buen vaso de agua cada 2 horas.

 

8º Por posible deshidratación a través de vómitos, fiebre, sudor, y diarreas, es vital en tales casos reponer de forma inmediata el nivel de sales y líquidos, en especial con soluciones alcalinas, o bebidas isotónicas.

 

9º Para paliar la diabetes, pues es bien sabido que uno de los primeros síntomas de esa enfermedad, provocada por un deficiente funcionamiento del páncreas, es una sed excesiva y unas ganas intermitentes y frecuentes de orinar, pues ha habido pacientes que han llegado a ingerir hasta 40 litros de agua, motivado por el exceso de orina.

 

10º Por simple placer,... pues nadie nos podrá negar, la satisfacción que uno siente al beber un buen vaso de agua fresca, en plena canícula, o después de un prolongado ejercicio.

 

Se dice que se debería tomar un buen vaso de agua en ayunas para ayudar a una correcta evacuación y a la función renal, y los que saben dicen que el agua con gas, ayuda a captar y reducir las radicales libres, lo que la convierte en un excelente aliado contra el envejecimiento celular, aunque el agua con gas, por su alto contenido en sales minerales, debería ser evitado por las personas hipertensas.

 

La proporción de agua en el ser humano sano varía con la edad, al menos en la parte del mundo desarrollado, por ejemplo, un bebé al nacer puede superar el 75% de su peso en agua, un adulto, suele contener alrededor de un 60%, mientras que un anciano, en casos extremos, puede solo superar ligeramente el 40%. También se sabe que cuando el cuerpo humano pierde un 5% de su contenido en agua, por cualquier motivo, le viene la sed, sí ese % supera el 20% llega la muerte por deshidratación.

 

El agua se solidifica a 0º convirtiéndose en hielo, si queremos hielo transparente debemos usar agua destilada, y hierve a 100º C, convirtiéndose en vapor.

 

Cocinando con agua

 

Para conseguir cocer algún alimento al vapor, deberemos colocarlo sobre algún tipo de “colador o rejilla” que no esté dentro del agua en ebullición sino solo dentro del entorno del vapor, y para evitar salpicaduras de agua en el alimento, el agua debe hervir pero no a borbotones, sino de una manera seguida pero suave.

 

Dice una estadística de la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) que cada 4 segundos muere una persona, o sea unos 10 millones de individuos por beber agua en condiciones insalubres, a falta de algo mejor.

 

Propiedades de algunas Aguas Minerales

 

Con Bicarbonato Sódico

Ayudan a mejorar la Digestión

Con Cloruro Magnésico

Son Antiinflamatoriasy Laxantes

Ricas en Calcio

Combaten la Osteoporosis

Ricas en Fósforo

Previene problemas Cardiacos

Ricas en Potasio

Protege la Musculatura

Ricas en Azufre

Mantiene a raya las Alergias

Ricas en Silicio

Fortalece la Piel, Uñas y Cabello

Las ricas en Sulfatos

Son Laxantes y favorecen el Hígado

Ricas en Fluor

Previenen la Cáries

Las bajas en Sales

Tienen efecto Diurético

Las “aguas duras”

Evitan la Hipertensión

Las “aguas blandas”

Son malas para la Circulación

Las “aguas con gas”

Eliminan las Radicales Libres

 

(Importante: Las aguas minerales envasadas en botellas de plástico (2005), deben ser consumidas antes de 3 días después de abrirlas, y no USARLAS para rellenar, ya que los citados plásticos en esa fecha, pueden empezar a desprender sustancias nocivas).

 

Aparte del agua de Seltz, que tiene una “entrada” propia, podríamos hablar del “sifón” o agua gasificada. Fue inventada en 1741 por William Browning a quién se le ocurrió inyectar CO2 (Ácido Carbónico) a un agua mineral, aunque no fue hasta 1832 cuando un tal John Mathew, logró un aparato que saturaba en agua con el citado gas,... se tardó muy poco en añadir azúcar y conseguir la gaseosa, y otros sabores que “industrialización aparte”, suelen ser los múltiples refrescos de los que hoy podemos disfrutar en una tarde de verano.

 

Y todavía hay quien se pregunte: ¿que tendrá el agua, que incluso la bendicen?

 

Aunque también el beber agua en exceso es considerado una enfermedad, llamada “Potomanía”, ya que un exceso de agua durante un tiempo relativamente largo, puede desequilibrar la relación de sales minerales en nuestro organismo, en especial la cantidad de sodio, hecho que puede alterar la funcionalidad neuronal y renal.

 

Como curiosidad “preocupante” decir que sólo un 1’8 % de los 1.410 trillones de litros de agua existente, en sus tres estados físicos, de nuestro planeta es apta para el consumo humano, aunque una cuarta parte de la actual población mundial, debe beber agua sin depurar, a pesar de que el 75% de la superficie del planeta Tierra está cubierta, por agua, repartida en un 95’2% en Mares y Océanos, o sea salada, un 2% en los casquetes polares, o sea dulce, y el resto en acuíferos, ríos, lagos, y aguas subterráneas, o sea en su mayor parte contaminadas. Aunque según unos estudios de la Universidad de Colorado (USA) afirman que a unos 400/700 Km. de profundidad en el manto terrestre existe un mineral llamado Wadsleyita, muy rico en agua solidificada, y que sí se pudiera extraer, la cantidad de agua recuperada superaría en dos o tres veces toda la cantidad de agua que hay en la superficie terrestre, incluidos mares y océanos,... sólo hay que bajar a buscarla.

 

Mi primo, el Godofredo, me acaba de informar que si el planeta Tierra no tuviera ninguna montaña, toda la superficie planetaria estaría cubierta por una capa de agua de 2’5 kilómetros de profundidad,  y además en cualquier momento, en la atmósfera hay 12 millones de litros de agua y sin embotellar, y claro... sí lo dice él.

 

El agua de mar es salada (no porque haya muchas anchoas, o bacalaos curados), unos 35 gr. por litro en los océanos, sino por las sales minerales que durante millones de años los diversos ríos han arrastrado hasta sus desembocaduras.

En contra de lo que muchos creen, el camello no es el animal que resista más tiempo sin beber, le supera la rata común.

 

También dice mi vecino, “el Secundino”, que una buena nube tormentosa puede contener más de 2 millones de toneladas de agua destilada,... y sí él lo dice..., También cuenta que si los hielos de todo el mundo se derritieran o se usaran para las bebidas “on the rocks”, el nivel del mar subiría unos 70 metros por encima del actual,… aunque yo me pregunto,… ¿Cómo y cuando lo midió?

 

RECOMENDACIÓN: Conviene cambiar con cierta frecuencia de marca de agua mineral para aumentar la gama de sales minerales que contiene, en lugar de acumular sólo aquellas que hay en una determinada marca.

 

Otras entradas relacionadas con este tema:

Dieta Equilibrada, Salud, Sales Minerales, Agua Potable, Sodio, Hipertensión, Plinio el Viejo, etc.

--

(Información extraída del Diccionario práctico de gastronomía y salud, Editorial Díaz de Santos – Madrid, de Miguel Juan Jordá, donde puedes encontrar amplia bibliografía y otras fuentes de información.
Este Diccionario se puede encontrar o encargar en las mejores librerías de España y “El Corte Inglés”, y Latinoamérica especialmente en Argentina, México y Colombia)

Para contactar con el autor: emejota13@gmail.com

TAGS    QUESO ARROZ PATATA PESCADO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services