Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6603 recetas de cocina   |   16134 noticias de gastronomia   |   552 autores   |   21 empresas



resucitando asados pasados de rosca

Tallarines con Pato Asado Y Berenjenas sin Gluten



@leblancphotographer @afuegolentocom


Mercedes
Me Gusta (Mucho) Comer (¡Y Que Me Siente Bien!)



Si se nos arruina un asado por exceso de tiempo, no desesperemos, todavía podemos realizarle maniobras de reanimación que pueden convertir un pato reseco en un jugoso plato. La condición es que no hayamos llegado a carbonizarlo

.

 

Nos ha pasado, nos pasa y nos pasará, porque lo de destrozar algún plato por tener la cabeza en otra parte es una experiencia de la que no se libra nadie que alguna vez haya pisado una cocina

 

En mi caso, ha sido un pato

¡Con lo que me gusta! Y lo destrocé, yo solita, sin ayuda de nadie

 

En mi descargo, indico que:

 

No tenía ni idea de que ese día tendría que estar asando algo

No tenía ninguna hortaliza, vino o destilado a la vista

Yo ese día tenía que trabajar en muchas cosas excepto en la cocina

La cocina iba a estar ocupada por varios cocineros y un fotógrafo (gracias querido @leblancphotographer) que están preparando un libro

No podía interrumpir cada dos por tres la sesión de fotos entrando en la cocina

Ni siquiera sabía si podría utilizar el horno

Y, sobre todo, no tenía tiempo para dedicar a un asado

 

Con todo eso en contra, en la nevera del taller de cocina apareció un pato

 

Tras exclamar “¡Ostras! ¡Un pato!”, me vino como una inspiración de I+D+I, en la que yo estaba como ingeniera de desarrollo en alguna gran empresa de frigoríficos, e inventaba una nevera que no sólo se autorrellenaba sola a partir de una lista de la compra, sino que, de vez en cuando, y por la cosa de tener siempre motivado al usuario, amanecía en la nevera algún ingrediente no incluido en la compra de ese día (pero respetuoso con la lista personalizada de ingredientes y productos indeseables que jamás debían aparecer por ahí), algo en plan “¡sorpresa!, aquí me tienes listo para ser cocinado (y sé que te gusto)”

 

Volví en mí, porque era viernes, eran las tres de la tarde, en breve la cocina iba a estar ocupada, y yo tenía varias vídeo reuniones

Me agobié y fui corriendo por el pasillo con el pato en la mano para deshacerme de él lo más rápido posible

Vi el horno desocupado, puse el pato en la fuente del horno, y hala, ¡p’adentro!

Sin patatas, sin hortalizas. Sin vino, sin aceite, sin sal

Sin depilar (de eso no me percaté hasta que me puse las gafas al cabo de bastante rato)

 

Al cabo de un rato caí en lo de la sal, y para solucionarlo, abrí la puerta del horno, y le arrojé (no hay otro modo de describir el gesto) por encima un puñado de sal

Pensaba tenerlo 2 horas asando, girándolo cada media hora

Y eso, por lo menos, sí cumplí

 

Sólo que, cuando iba a sacarlo del horno, llamó mi sobrina, y ya lo que sigue es historia (la historia que a todos nos suena: nos pusimos a hablar sin freno, y el pato se sobreasó durante casi una hora más de lo debido)

 

Para cuando caí en que tenía algo en el horno, el hermoso pato ya no era el que fue

Lo envolví entre paños como pude y me lo llevé a casa como quien lo lleva a rehabilitar a un spa

 

Allí me esperaban 4 berenjenas y 3 (sólo esos, ni uno más) tallos de apio

Y empecé a pensar que regenerar todo aquello era posible

 

Lo fue

Unos tallarines de arroz con pato y berenjenas sorprendentemente jugosos

 

notas

Con respecto al caldo de pato: si tenemos tiempo, lo ideal es dejarlo reposando, tapado, hasta que llegue a temperatura ambiente. Luego, lo colamos por un chino, apretando bien para extraer todos los jugos y lo dejamos enfriar en la nevera para poder eliminar el exceso de grasa, que quedará formando una capa semisólida que podremos retirar fácilmente con una cuchara, y utilizar o dejar sólo la cantidad de grasa que nos parezca adecuada (es conveniente, porque aporta mucho sabor)

 

En este caso lo he hecho con pato, pero por supuesto, sirve para pollo o cualquier asado

Siempre estará bien que sea asado con hueso, porque así podremos preparar un caldo bien sabroso y armonizado con el sabor principal

 

.

.

COMENSALES
4
SE PREPARA EN
min
DIFICULTAD
Medio
PRECIO
Medio


Ingredientes para la receta de Tallarines con Pato Asado Y Berenjenas sin Gluten

.

 

500 g tallarines de arroz

400 g carne de pato asada, desmigada (reservaremos los huesos y la grasa del asado)

1 cebolla pelada, en dados

4 berenjenas grandes, en dados

4 tallos de apio verde, en dados

brandy

250 g caldo de pato (ver más abajo), de pollo o de verduras

judías verdes en trozos cocidas

vinagre balsámico

harina de arroz

grasa del asado de pato (o aceite de oliva)

 

para el caldo de pato

los huesos del pato

grasa del asado de pato (o aceite de oliva)

agua

 

otros

aceite

sal

 

.

Elaboración de Tallarines con Pato Asado Y Berenjenas sin Gluten

.

Receta Tallarines Arroz Pato Berenjenas Sin Gluten Afuegolento

para el caldo

Troceamos los huesos del pato asado

 

En una cazuela ponemos un poco de la grasa de asar el pato (o aceite de oliva) y doramos un poco los huesos del pato. Cubrimos con agua y dejamos que cueza a fuego muy suave hasta que el agua reduzca hasta la mitad. Rectificamos de sal, colamos y reservamos (ver nota en la intro)

 

para el pato con berenjenas

Rehogar la cebolla en una sartén a fuego medio con un poco de la grasa de asar el pato

Cuando dore, añadir el apio, dar unas vueltas y añadir las berenjenas hasta que estén tiernas

 

Agregar la carne de pato desmigada y dar unas vueltas

Humedecer todo con una cucharada de vinagre balsámico, dar unas vueltas y probar (el punto de acidez irá a gusto, a mí me gusta un punto suave)

 

Desglasar con un poquito de brandy, y dejar que evapore

Mojar con el caldo, sin que cubra del todo

Dejar que infusione todo a fuego muy suave y que reduzca un poco el caldo

Cuando todo esté jugoso, si el caldo está un poco demasiado líquido, podemos espolvorear de media a una cucharada rasa de harina de arroz, remover y dejar que cueza un minuto

Rectificar sazón, añadir las judías verdes, remover, apartar del fuego, tapar y dejar reposar

 

Aparte, cocer los tallarines de arroz siguiendo las instrucciones del fabricante. Sacarlos del agua de cocción y añadir a la sartén donde tenemos el pato con las berenjenas

 

Remover y servir

 

.





SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Jose Luque Torres

La gastronomía es una gran forma de disfrutar de la vida y la cocina mi pasión un hobbie

5 recetas publicadas

Ver blog del autor
















Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS