Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6129 recetas de cocina   |   15916 noticias de gastronomia   |   451 autores   |   21 empresas



Kate Y el Culto Al Pulpo



share by WhatsApp

Manuel Julbe
LA MESA COMO MEDIO DE UNION LA RADIO PARA SU DIFUSION


Si el pulpo tiene alguien que le ensalce, gastronómicamente hablando, esa persona es Kate; inglesa, regordeta y sonrosada, hija de buena familia, siente hacia el octópodo tal amor cocineril que ha recorrido medio mundo en busca de las recetas en las que el animalito es el protagonista.

 

 Dice la chica que tal preferencia por el cefalópodo le viene de sus veraneos en la costa inglesa, en Plymouth, en donde un marino gallego medio loco la invitaba a comerlo con cachelos y una encarnada ajada.



Poseía Kate un buen número de recetas de pulpo que iban desde el que se ofrecía en el barcelonés restaurante ?Los caracoles?, con cierta semejanza al que elaboran los gallegos, hasta el que se hace en Niza, flameado con coñá, vino blanco y tomate y que comí con ella en el restaurante ?La Trappa?, en el casco antiguo de la coqueta ciudad provenzal. En este elenco de fórmulas magistrales destacaban las de los pulpitos ?alla luciana?que le suministró la señora Carola, autora de ?La Cucina Napoletana?; la del ?Ochtapódi krassáto? o pulpo al vino tinto, que pudo probar en la isla de Milos con su buen amigo Alan Davidson, responsable de un interesante libro sobre la cocina del Mediterráneo y la del pulpo asado que elaboran los pescadores de Sant Carles de la Ràpita tras una soberana paliza de treinta y tres golpes que recibe el animal con tal de ablandarlo.



A pesar de tan suculentos platos, a Kate no le quedaba más remedio que reconocer que los que mejor trataban a tan curioso animal eran los gallegos; se pasó casi un año recorriendo Galicia con tal de recopilar los modos y maneras de este ancestral pueblo para condimentar el pulpo. Pasó por Carballiño, en donde aprendió los secretos que las familias de los Barandas, Pereiras, y otras muchas, tienen para preparar el ?polbo a feira?-fundamental en la cocción, el caldero de cobre, según ellas-; en la localidad lucense de Mondoñedo aprendió el pulpo a la sochantre, de claras connotaciones cunquerianas, y en la Illa de Arousa el pulpo estilo ?Illa?, amén de otros al ajo y una variante de éste, con una mezcla de pimentón picante y dulce.
Recuerdo una cena en la Casa Gallega de Frankfurt en la que, tras un excelente pulpo ?á feira? elaborado por Novoa, un tasquero afincado en la calle Arenal de Vigo, y un pantagruélico cocido, Kate y yo, entre hipos y llorando a moco tendido, entonábamos con otros compadres rebosantes de nostalgia, ?¡Lonxe da terriña,/ Lonxe do meu lar;/ Que morriña teño,/ Que angustias me dan!?
Afortunadamente, los acaparadores brazos de Kate, el orensano ribeiro y el orujo de la Rua de Petín sosegaron nuestra melancolía.
 

 



  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS