Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
5572 recetas de cocina   |   15648 noticias de gastronomia   |   342 autores   |   12 empresas



El Vino en las Sagradas Escrituras (Ii)


share by WhatsApp

Miguel Guzman Peredo



En el Nuevo Testamento, escrito en griego, que es aceptado por los cristianos y rechazado por el judaísmo, leemos lo que Juan el evangelista escribió acerca del primer milagro de Jesús, ocurrido durante unos esponsales celebrados en la población de Caná. Así queda descrito ese hecho portentoso, en la Sagrada Biblia (edición preparada por Eloíno Nácar y Alberto Colunga, que cuenta con los debidos Nihil Obstat e Imprimatur): ?Al tercer día hubo una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también Jesús con sus discípulos. .No tenían vino porque el vino de la boda se había acabado. En esto dijo la madre de Jesús a éste: No tienen vino. Díjole Jesús: Mujer ¿qué nos va a mí y a ti? No es aún llegada mi hora. Dijo la madre a los servidores: Haced lo que él os diga. Había allí seis tinajas de piedra para las purificaciones de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres metretas. Díjoles Jesús: Llenad las tinajas de agua. Las llenaron hasta el borde, y Él les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestresala. Se lo llevaron, y luego que el maestresala probó el agua convertida en vino ---él no sabía de dónde venía, pero lo sabían los servidores, que habían sacado el agua--- llamó al novio y el dijo: Todos sirven primero el vino bueno, y cuando ya están bebidos, el peor, pero tú has guardado hasta ahora el vino mejor?. Hasta aquí la cita a ese episodio del Evangelio de San Juan.

Las tinajas utilizadas por los judíos para sus abluciones rituales, por medio del agua,. tenían una capacidad de dos a tres metretas. La palabra metreta era el nombre de una vasija, generalmente de piedra, en la cual los griegos y los romanos guardaban vino o aceite. (Este vocablo tuvo su origen en el término helénico metretés, que designaba una antigua medida de capacidad para líquidos, equivalente a unos treinta y seis litros). Existen diversas opiniones al respecto, pero se acepta que la metreta equivalía a un volumen de treinta y seis a cuarenta litros. Por lo tanto, cada tinaja contenía entre setenta y dos y ochenta litros (si cada metreta fuese de 36 litros) y ciento ocho y ciento veinte litros (si la metreta tuviese una capacidad de 40 litros) tuviesen . Las seis tinajas de piedra llenas de agua habrán contenido entre cuatrocientos ochenta y setecientos veinte litros. Con estas cantidades podríamos llenar entre 640 y 960 botellas de 750 centímetros cúbicos (tres cuartos de litro, el contenido usual de una botella de vino de nuestros días). Fue, sin duda alguna, además de un hecho milagroso un espléndido regalo para los contrayentes, tanto por la cantidad como por la calidad del vino que Jesús les obsequió

En algún portal de internet encontré lo siguiente: ?quedarse sin vino en una fiesta de bodas es una calamidad tremenda en la mentalidad hebrea, y en la de muchas personas. Sería tomado como un reflejo de la familia. Esto pasó, probablemente, porque la cantidad de personas era mayor a la esperada y duró más largo de lo planeado. El milagro podría haber sido realizado durante el segundo o tercer día, en una fiesta que duraba siete días. El día tres podría aplicarse al tercer día después del último acontecimiento, habiéndose gastado todo durante la fiesta, y ésta es la intención probable de Juan 2:1. Como esto era en Caná de Galilea, en el camino de Nazaret a Tiberias, el Mesías, su familia y sus amigos estuvieron allí. Probablemente esta fiesta incluyó a la mayor parte de Caná y Nazaret. Tal vez, muchos cientos estuvieron relacionados con ella. Cualquier proveedor de festejos testificaría el hecho que 72 a 180 galones apenas alcanzarían cuatro días para un grupo semejante y sobre la base de esto, la porción sería aproximadamente de 18 a 45 galones (68 a 170 litros) de vino por día?.

Por otro lado, conviene tener en cuenta que, entre los judíos, ?No se concebía ningún casamiento sin vino, porque el Talmud dice: ?donde no hay vino no hay alegría?, y en el Salmo 104:15 leemos que ?El vino alegra el corazón del hombre?. Por eso, cuando faltó el vino, María se alarmó, porque era algo vergonzoso para el novio, y para toda la familia anfitriona?

En el Nuevo Testamento ocupa primordial lugar la Cena Pascual, llamada la ?Última Cena?. Los evangelistas Lucas, Marcos y Mateo, quienes no hacen referencia a la transmutación del agua en vino, en las bodas de Caná, como lo hizo Juan en su Evangelio (quien no menciona la institución de la Eucaristía, en la postrera cena de Jesús con sus discípulos), relatan las palabras de Jesús al darles el pan y el vino a los apóstoles: ?Tomad y comed de este pan, que es mi cuerpo?, y a continuación los invitó a degustar del vino servido en el cáliz, diciéndoles ?Tomad y bebed, que es sangre de mi sangre, que será derramada por vosotros?.
Los vinos elegidos por el Grupo Enológico Mexicano para la vigésima cena de la serie ?Gastrónomos y Epicúreos? (que tuvo lugar en el salón ?Marqués?, del hotel Marquis Reforma) fueron Mouton Cadet Blanco y Tinto ---ambos de la cosecha 2004---, elaborados por la sociedad vitivinícola francesa Barón.Philippe de Rothschild), que tiene su sede en Burdeos, Francia, en el área de Pauillac, en la región denominada Médoc. En un boletín formativo de esta renombrada compañía leo que ??Desde 1933 esta empresa tiene por principal actividad la de elaborar los mejores vinos del mundo, cada uno de ellos en su propia categoría. Buen ejemplo de ello es el afamado vino Château Mouton Rothschild, un Premier Grand Cru Classé, al lado del cual figuran en excelente posición los vinos Château Clerc Milon y Château dArmailhac, sin olvidar el renombrado vino Mouton Cadet. La excelencia de los vinos de la empresa Baron Philippe de Rothschild, en Burdeos, se ha propagado a la zona del Pay d?Oc, donde esta bodega elabora una amplia gama de vinos varietales. También está presente en California (Estados Unidos de América), con el vino Opus One, y en Chile, con el vino Almaviva.
?Cabe agregar que la baronesa Philippine de Rothschild, hija de Philippe de Rothschild, a la muerte de su padre, en 1988, tomó la dirección de la sociedad. Al presente es una personalidad indiscutible en Francia, ya que ha sido distinguida por el gobierno galo como Caballero de la Legión de Honor y Oficial de las Artes y Letras. Ella es Presidente del Consejo de Vigilancia y accionista mayoritaria de la sociedad familiar, que constituye hoy en día la principal sociedad francesa de exportación de vinos de Bordeaux. .
?Presente en ciento cincuenta mercados, la sociedad se encuentra sólidamente establecida en Europa, Estados Unidos y Asia. A pesar de esta proyección, la Baronesa mantiene firmemente las riendas y conserva la presencia familiar. Ella y sus hijos son propietarios de tres grands crus classés: el ilustre Chateau Mouton Rothschild y sus brillantes vecinos, el Cháteau d?Armailhac y Cháteau Clerc Milon. .
?El vino Chateau Mouton Rothschild es elaborado en el municipio de Pauillac. Su cepaje es típico del Médoc: 80% Cabernet-Sauvignon, 10% Cabernet Franc, 8% Merlot, 2% Petit Verdot. Su producción es de 400 mil botellas, de las cuales 14,400 son de vino blanco (Aile d?Argent). En esta propiedad se encuentran los originales que ilustran las etiquetas de Mouton Rothschild, una tradición iniciada en 1945, año de la Liberación de Francia; cuando el Barón Philippe coronó la etiqueta con una V de la victoria y la hizo ilustrar por el joven pintor Philippe Jullian. Desde entonces, cada año un artista contemporáneo crea una obra original para la etiqueta. La lista es larga y prestigiosa: Jean Cocteau, Braque, Dal Miró, Chagall, Picasso, Warhol, Soulages, Delvaux, Baselitz, Bacon, Balthus,Tápies, Tamayo, entre muchos otros famosos artistas.
?El vino Mouton Cadet inicialmente era la segunda marca, después del vino Cháteau Mouton Rothschild, En poco tiempo el vino Mouton Cadet se convirtió en una marca autónoma, y hoy es la primera marca de Burdeos AOC en el mundo. Nació en los años treintas y constituye una alternativa de calidad para los amantes de los grandes Bourdeaux tintos. Además de su calidad, su fuerza reposa en la comercialización. Un 80% de las 1.3 millones de botellas que se producen cada año se destinan a la exportación. Este vino tinto es resultado de un assamblage de tres cepas: Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, y usualmente tiene un tiempo de crianza en barrica de 18 meses. Por lo que respecta al vino blanco Mouton Cadet, dié que es un coupage de las variedades Sauvignon Blanc, Semillon y Muscadelle??. Hasta aquí esa cita.
Los Miembros de Número del Grupo Enológico Mexicano allí reunidos describieron las características organolépticas de ambos vinos. Los comentarios del Mouton Cadet Blanco fueron los siguientes: hermoso color ambarino, sugestivo escurrimiento de glicerol, aroma de cítricos --especialmente toronja--, guayaba, membrillo, piña, durazno y un leve dejo floral a azahar. A la boca era muy grata su deliciosa acidez y magnifico cuerpo, u un discreto amargor final que permitía potencializar su exquisito sabor. El Mouton Cadet Tinto presentaba un bello color rojo rubí con halo violáceo. Buenas ?piernas?. Sus aromas eran de ciruela, cereza negra, cassis, grato aroma de barrica y tabaco. Al ataque se mostró como un vino en su punto exacto de desarrollo. Tanicidad buen estructurada y retrogusto prolongado. Ambos vinos merecieron los elogios de todos los comensales.
La cena preparada por la brigada de cocina del hotel Marquis Reforma, integrada por los chefs Ignacio Gutiérrez, Margarito Vargas y Ángel Mejía, fue apetitosa en extremo. El primer tiempo fue una Sopa de hongos Clavitos al estilo Nico?s, con flor de calabaza y nopales. El platillo principal fue Lomo de robálo sobre una cama de setas a la bordalesa y papas diente de ajo al vapor. El postre fue doble: helado de guayaba y melón y pastel de chocolate ?Ópera?. Con estos manjares la armonización fue excelente con ambos vinos, resultando mas suculenta con el Mouton Cadet Tinto para el primer guiso y el Mouton Cadet Blanco para el pescado.

www.enologicomexicano.com
guzmanperedo@hotmail.com



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

271 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS