Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
5569 recetas de cocina   |   15646 noticias de gastronomia   |   347 autores   |   12 empresas



El Arroz



share by WhatsApp

Luis Hens

 


?En el principio fue el arroz?, o, ?la verdad está en el grano?, podrían ser máximas, mandamientos del convencido y fervoroso macrobiótico, y éstas, al principio y de lejos, quiero decir, si nos vienen de nuevas, nos pueden sonar muy duro y difíciles de digerir, como un buen cereal poco cocido y mal masticado.
De los regímenes sanos, digamos, es sin duda, el macrobiótico, uno de los más curiosos, más interesantes, pero también, reconozcámoslo, más exigente, puesto que nos va a pedir algo más que la simple atención a la hora de elegir y cocinar los alimentos, pero también, sin duda, sus beneficios, como diría un banquero, son mucho más rentables a corto, medio y largo plazo, y es que la macrobiótica es mucho más que un régimen alimenticio. Aspira a ser una forma de vida, una filosofía?. ?¿una secta??. No. no!, que nadie se asuste. Lo que quiero decir es que lo interesante, lo que aporta la macrobiótica sobre otros regímenes alimenticios es una relación directa entre nuestra alimentación y las demás facetas de nuestra vida, con el maravilloso fin al que todos aspiramos: el de conseguir un equilibrio. Y aquí tendríamos que empezar a hablar de lo del yin y el yang, tan de moda en los últimos tres mil años, y la clasificación de fuerzas contrarias y, a su vez, complementarias que mueven todo el universo. Pero lo importante es lo de antes, el equilibrio. Por tanto, no acudamos a la macrobiótica en busca de la salvación, ni pensemos que solucionará nuestros problemas con la facilidad prometida por los políticos. Y acabo ya de daros sermón teórico de lo macrobiótico, que tanto criticar el fanatismo, y me estoy convirtiendo en un ciberpredicador del grano. Pero no me resisto a marcharme, queridos ciberespectadores, sin deciros un breve principio muy muy importante, un pilar diríamos de este tipo de alimentación: la masticación.
La macrobiótica ha insistido siempre en algo que hoy todos los nutricionistas y especialistas en aparato digestivo exponen: la digestión comienza en la boca, y allí ha de cumplirse un proceso que no puede realizarse en el estómago o en los intestinos. ¿Os imagináis cuánto, en qué medida podría cambiar vuestra vida con el pequeño gesto de masticar 40 veces cada bocado? No os digo más. Es un reto.


Croquetas de arroz y patata
Os propongo una receta más propia de recetario vegetariano que de uno macrobiótico. La razón está en que la dieta macrobiótica no usa mucho la patata. Bueno, no entraremos en la discusión. En realidad podemos considerar más sanas unas croquetas puras de cereal, que estas con patata, pero, también es verdad, la diferencia no es tanta, sobre todo al principio, cuando estamos en el momento de adaptarnos poco a poco nuestro paladar y nuestra vida a otro régimen alimenticio. Anotemos los ingredientes:


-450 gr. patata cocida

-225gr (1/4 taza) arroz cocido

-un buen puñado perejil picado

-condimentos (tamari, finas hierbas al gusto)

-1 huevo batido

-sésamo tostado para rebozar

Seguro que esta receta os va a seducir por su simplicidad y su sabroso resultado.
Las croquetas vegetales tienen sobre las tradicionales de bechamel, las ventajas de su simplicidad en la elaboración, y su digestión más sana.
La elaboración es tan fácil como mezclar los cinco primeros ingredientes, dejar reposar una hora, moldear en croquetas de unos tres centímetros de diámetro, rebozar en sésamo tostado, y freír en la sartén, con un centímetro de aceite, hasta que doren.
 

 



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

269 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS