Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
5572 recetas de cocina   |   15648 noticias de gastronomia   |   342 autores   |   12 empresas



Cata Vertical de Nueve Añadas Del Vino Gran Coronas Reserva



share by WhatsApp

Miguel Guzman Peredo

Las botellas ocultas por bolsas

En ocasión de haber publicado un reportaje acerca de la cata ?vertical? de diez añadas de un vino tinto mexicano, elaborado en el Valle de Guadalupe, en Baja California, -degustación analítica, organizada por el Grupo Enológico Mexicano, que tuvo lugar en noviembre de 2005- escribí acerca de lo que significan las catas llamadas horizontales y verticales. Allí mencioné que las primeras, que generalmente son ?ciegas?, comprenden el análisis organoléptico de vinos de la misma añada (cosecha), elaborados con la misma cepa o con el mismo coupage, procedentes de diferentes bodegas vinícolas. Las segundas, las verticales, son aquellas degustaciones sensoriales (no ?ciegas?, generalmente) en las cuales son analizados vinos de diferentes añadas, pero todos los vinos -elaborados con la misma variedad de uva o con el mismo coupage- proceden, generalmente, de una misma bodega. Existe una variante de las catas horizontales, en la cual los catadores evalúan (usualmente en una cata que no es ?ciega?) vinos de diferentes cosechas, generalmente de años consecutivos, elaborados por diversas bodegas con la misma variedad de uva, o con la misma mezcla de cepas.

El creador de esas denominaciones (vertical and horizontal wine tastings, en el original idioma inglés) fue un distinguido literato inglés, George Saintsbury (1845-1993), quien publicó, en 1931, su libro Notes on a Cellar Book y en esa obra, fruto de su pasión por los vinos, dejó asentados esos términos, describiendo los fundamentos de esas valoraciones sensoriales. Cabe agregar que en honor de ese hombre de letras fue fundado en Londres lo que es considerado el más famoso de los ?dining clubs? del Reino Unido, el Saintsbury Club, integrado por 50 asociados, que se reúnen dos veces al año, para conmemorar el natalicio y la fecha de la muerte de ese afamado intelectual.



Clive Coates, autor del voluminoso libro (de 816 páginas, consagradas a describir los vinos más afamados de la región francesa de Burdeos) Grands Vins, cuyo subtítulo es The finest chateaux of Bordeaux and their wines, señala que ?la cata de vinos es un procedimiento sensual, y nada es más subjetivo que el gusto personal?. Por esta razón, válida e indiscutible, se mostró proclive a no calificar con una puntuación determinada las numerosísimas catas verticales que llevó a cabo cuando redactaba esta documentada obra de consulta. Pero afirmó que si no efectuaba una puntuación numérica sí realizaba un comentario, ?adulatorio o desaprobatorio? -en sus propias palabras- acerca de la calidad de los vinos que degustaba, lo que, a su parecer, equivalía a concederles una calificación a esos vinos.

Cabe agregar, a este particular, que es innegable que a muchos enófilos les parecen mejores (o por lo menos aquellos se muestran más inclinados a preferirlos, lo que es una clara señal de que les agradan más) aquellos vinos que ponen de manifiesto -por su color y su aroma? la evolución alcanzada por su paso en botella. El color atejado y el bouquet de un vino en el cual se perciben olores de barrica y de vainilla, gustan a muchos catadores, mientras que otros consideran que la tonalidad cromática más acentuada, con francos ribetes violáceos, y los aromas a frutos rojos que no han alcanzado la madurez, son preferibles por sobre las características sensoriales propias de los vinos que han sido guardados por algunos años en su envase vítreo.

El color de los vinos

Con el objeto de evaluar sensorialmente la evolución mostrada, al paso de los años, por el vino Gran Coronas Reserva, de la bodega catalana Miguel Torres, S.A. se llevó a cabo una cata vertical de nueve añadas (casi consecutivas) de ese delicioso caldo báquico. Esta degustación evaluativa fue la cata ?ciega? mensual numero 165 del Grupo Enológico Mexicano, correspondiente al mes de septiembre de 2008.

Antes de ocuparme en los pormenores de esa cata diré que en España existían, en materia de vinos (al día 6 de julio de 2007), sesenta y cinco Denominaciones de Origen, de acuerdo a la información del Centro de Enología y Viticultura de España. Ocho de ellas están en Cataluña. Ellas son las siguientes: Alella, Ampurdán-Costa Brava, Conca de Barberá, Costers del Segre, Penedés, Priorato, Tarragona y Terra Alta. La Denominación de Origen Cava (que comprende a los vinos espumosos de Cataluña, Navarra y La Rioja) está considerada aparte.

De todas esas ocho Denominaciones de Origen la más importante, tanto por el volumen de vino elaborado como por la calidad que caracteriza a esos caldos vínicos, es la Denominación de Origen Penedés (cuyo viñedo se remonta al siglo IV A.C. fecha de la llegada de los marinos procedentes de Focia. El viñedo en Cataluña tiene sus orígenes en las viñas sembradas hace veinticinco centurias (en el siglo V, o quizá en el siglo IV, antes de Cristo), por los primeros colonizadores que sentaron sus reales en esta parte de Iberia, los fenicios y los griegos. Transcurridas los siglos, ya en el XVII de nuestra era, el apellido Torres comenzó a ser conocido en el mundillo de la vinicultura en Vilafranca del Penedés.

En esta hermosa ciudad, de seculares raíces, se halla la sede de la empresa Torres, que tuvo sus orígenes en el año 1800, y posteriormente, al regresar de Cuba Jaime Torres Vendrell, en el año 1870, fue formada la empresa Torres y Compañía, de la cual formaron parte Jaime Torres, su hermano Miguel y el padre de ambos. Fue entonces edificaron la primera bodega de vinos en esa ciudad de Cataluña. Al paso de los años Miguel Torres Carbó se convirtió en el patriarca de esa firma vinícola, la cual dirigió durante cincuenta y nueve años. Pero es el talento, la visión, la experiencia y el conocimiento de su hijo, Miguel Agustín Torres, miembro de la familia, quien desde 1962 se incorpora a la actividad comercial de la bodega, lo que ha hecho de esta compañía vitivinícola una de las más prósperas y afamadas en España. Cabe decir que cuando Miguel Agustín Torres ingresó a la firma familiar eran producidas dieciséis millones de cajas de vino cada año. Hoy en día la producción anual es superior, con creces, a los dos millones de cajas.

La bodega vitivinícola ?Torres? posee en propiedad poco más de mil trescientas cuarenta hectáreas de viñedos propios en España, y exporta sus vinos y brandies a más de ciento treinta países en todo el mundo. Cada año comercializa más de veintisiete millones y medio de litros de vino. El 60% de ese volumen (dieciséis punto cinco millones de litros) en España, y el restante 40% (once millones de litros) en el exterior. Además de las varias bodega de la Casa ?Torres? en Cataluña, existen otras empresas filiales: En Chile, en el Valle de Curicó (dentro del Valle Central), fue establecida otra empresa, en el año 1979.

Posteriormente, en California, en el Valle de Sonoma, comenzó a funcionar la bodega vitivinícola denominada Marimar Torres, dirigida por la hermana de Miguel Agustín Torres, cuyo espíritu emprendedor se puso de manifiesto al establecer una filial en China, en la ciudad de Shangai. Miguel A. Torres es el creador en España del concepto ?vinos de finca? (equivalentes a ?vinos de pago? y ?vinos de autor?. Se trata de pequeños viñedos ubicados en sitios de microclimas muy apropiados para el desarrollo de óptimas variedades de uvas, con las cuales elaboran los vinos de mayor calidad y finura de esta marca. Tales son los vinos ?Grans Muralles?, ?Mas la Plana?, ?Reserva Real?, ?Mas Borras?, ?Milmanda? y ?Fransola?. Otros vinos son de la categoría Reservas, como ?Gran Sangre de Toro?, ?Nerolo?, ?Atrium?, ?Gran Coronas?, y recientemente el primer tinto de la Casa Torres elaborado en la zona de Ribera del Duero, el vino ?Celeste?, presentado en México, en su momento, por Miguel A. Torres.

Es conveniente enfatizar en el hecho siguiente: la Bodega Torres, de Cataluña, forma parte de una selecta organización internacional que lleva por nombre Primum Familiae Vini (?Primeras Familias del Vino?), integrada por once empresas vitivinícolas de reconocido prestigio e importancia comercial en el ámbito del vino: Antinori, de Italia; Tenuta San Guido- Sassicaia, de Italia; Maison Joseph Drouhin, de Francia; Champagne Pol Roger, de Francia; Hugel & Fils, de Francia); Château Mouton Rothschild, de Francia; Vega Sicilia, de España; The Symington Family Port Companies de Portugal; Egon Müller-Scharzhof, de Alemania; Château de Beaucastel, de Francia; y Bodega Torres, ya mencionada.

Las botellas descubiertas

Esta cata ?vertical? (del vino Gran Coronas Reserva, resultado de un coupage de las variedades de uvas Cabernet Sauvignon -85%- y Tempranillo -15%-) se llevó a cabo a sugerencia de Roberto Quaas Weppen (Miembro de Número del Grupo Enológico Mexicano, quien aportó (de su cava privada) los vinos de las añadas 1997, 1998, 1999, 2000, 2001 y 2002). El vino de la cosecha 1992 fue llevado por Miguel Guzmán Peredo, en tanto que los de las añadas 2003 y 2004 fueron obsequiados por Pilar R. De Manzaneque, de la empresa Bodegas La Negrita, S.A.

Cabe agregar las distinciones obtenidas por el vino Gran Coronas Reserva, de las añadas degustadas en dicha cata ?vertical?:

Gran Coronas Reserva, cosecha 1997. Medalla de Plata. Hong Kong International Wine Challenge, 2001.
Gran Coronas Reserva, cosecha 1997. Medalla de Bronce. Japan Wine Challenge. 2000
Gran Coronas Reserva, cosecha 1997. Medalla de Plata. International Wine & Spirit Competition. 2001. (Gran Bretaña)
Gran Coronas Reserva, cosecha 1997. Medalla de Bronce. Expovina. 2001. (Suiza)
Gran Coronas Reserva, cosecha 1998. Medalla de Bronce. International Wine & Spirit Competition. 2002.
Gran Coronas Reserva, cosecha 1999. Medalla de Bronce Challenge International du Vin. 2003. (Francia)
Gran Coronas Reserva, cosecha 1999. Medalla de Oro. Concours Mondial de Bruxelles. 2003. (Bélgica)
Gran Coronas Reserva, cosecha 1999. Medalla de Plata. Mundus Vini. 2003.(Alemania)
Gran Coronas Reserva, cosecha 2000. Medalla de Bronce. International Wine Challenge. 2004. (Gran Bretaña).
Gran Coronas Reserva, cosecha 2001. Medalla de Plata. International Wine & Spirit Competition. 2005. (Gran Bretaña)

Además de esas distinciones al vino arriba mencionado quiero recordar que la Bodega Miguel Torres, S.A. (y su Presidente y Director General) han sido distinguidos con los siguientes Reconocimientos:

Premio Wine Spectator a la bodega más importante del año. 2000
Premio Bodega del Año, de la Guía de Vinos Gourmet. 2000
Man of the Year, otorgado por la revista británica Decanter a Miguel A. Torres. 2002.
Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial. 2004
Wine Personality of the Year, concedido a Miguel A. Torres por la revista británica Wine International. 2006.
Mejor Bodega Europea del Año, otorgado por la revista estadounidense Wine Enthusiast, en 2006.

La Mesa de Catadores estuvo integrada esa tarde por los siguientes enófilos: Patricia Amtmann, Alejandra Vergara de Del Valle, Areli Curiel. Rodolfo Fonseca Larios, Alejandro Guzmán Galán, Joaquín López Negrete, Roberto Quaas Weppen, José del Valle Rivas, Darío Negrelos y Miguel Guzmán Peredo.

Las calificaciones están basadas en los parámetros que maneja el Grupo Enológico Mexicano. Aquellos vinos cuya calificación oscila entre los 50 y los 59 puntos son considerados ?no recomendables?. Si la puntuación se halla comprendida entre los 60 y los 74 puntos, son juzgados ?bebibles?. Una calificación entre los 75 y los 84 puntos permite evaluarlos como ?buenos?. Si el puntaje oscila entre los 85 y los 94 puntos, son juzgados ?muy buenos?. En el caso de que la calificación esté comprendida entre los 95 y los 100 puntos, entonces alcanzan la categoría de ?extraordinarios?.

Los resultados fueron los siguientes:

Primer lugar: cosecha 2004
Crianza durante 12 meses en barricas de roble francés y americano. Embotellado en noviembre de 2006. Calificación. 86.26 puntos

Segundo lugar: cosecha 2001
Crianza durante 12 meses en barricas de roble francés (Nevers) y del Este de Europa, el 30% nuevas. Embotellado en diciembre de 2003. Calificación: 85.29 puntos.

Tercer lugar: cosecha 2003
Crianza durante 12 meses en barricas de roble francés, el 30% nuevas. Embotellado en febrero de 2006.Calificación: 84.71 puntos

Cuarto lugar: cosecha 2002
Crianza durante 12 meses en barricas de roble francés (Nevers), el 30% nuevas. Embotellado en julio de 2005. Calificación: 84.43 puntos

Quinto lugar: empate entre los vinos de las cosechas 1999 y 2000

Cosecha 1999
Crianza en barricas americanas y francesas durante 12 meses. el 25% barricas nuevas. Embotellado en marzo de 2002. Calificación: 83.86 puntos.

Cosecha 2000
Crianza durante 12 meses en barricas de roble francés (Nevers), el 25% nuevas. Embotellado en enero de 2003. Calificación: 83.86 puntos.

(Un vino de esta cosecha fue calificado con 86.40 puntos en la cata ?ciega? número 122, del 31 de julio de 2005)

Sexto lugar: cosecha 1998
Crianza de 15 meses en barricas de roble americano nuevo (70%) y francés (30%), 5 meses en barricas americanas nuevas y 10 meses en segundo y tercer año. Embotellado en octubre de 2000. Calificación: 83.14 puntos.

(Un vino de esta cosecha fue calificado con 86.96 puntos en la cata ?ciega? numero 88, del 23 octubre 2002).

Séptimo lugar: cosecha 1997
Crianza de 18 meses en barricas de roble americano nuevo (70%) y francés (30%), 5 meses en barricas nuevas y 13 meses en segundo y tercer año. Embotellado en noviembre de 1999. Calificación: 82.29 puntos.

Octavo lugar: cosecha 1992
(No se dispone de la ficha técnica) Calificación: 81.43 puntos.

De acuerdo a los parámetros del Grupo Enológico Mexicano dos de los nueve vinos evaluados quedaron dentro de la categoría de ?muy buenos, por haber alcanzado una calificación de más de 85 puntos. Los otros siete quedaron dentro del nivel de ?buenos? vinos.

Los integrantes de la Mesa de Catadores eligieron la etiqueta del vino Gran Coronas Reserva, cosecha 1992, como la ?más bella? de todas.

*Fotos: Miguel Guzmán Peredo y Roberto Quaas Weppen

www.enologicomexicano.com

guzmanperedo@hotmail.com



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

271 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS