6740 recetas de cocina   |   16259 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Avec Plaisir



share by WhatsApp

Pablote

Ostras de Daniel Sorlut

Con la Revolución Francesa la burguesía asumió un papel dirigente, ocupando el poder político e implantando poco a poco la democracia parlamentaria. Estos días he asistido a dos eventos gastronómicos relacionados con Francia y con el buen gusto burgués por el buen yantar, uno en el que el protagonista fue el queso Boffard y el otro en el que la palma se la llevaron las ostras de Daniel Sorlut. Ambos han sido noticia recientemente. El primero por haber sido adquirido por el Grupo Arias y el segundo por la inauguración en Madrid de un punto de venta, nada más y nada menos que en el Mercado de San Miguel.



Al día siguiente de la presentación de las ostras de Daniel Sorlut en la Residencia del Embajador francés en Madrid, me pasé por el puesto del citado M.S.M. y tenía dos o tres filas de clientes que miraban casi con lujuria a los moluscos. Empecemos por el principio.



Daniel Sorlut es una empresa familiar francesa proveedora de establecimientos como el restaurante Sacha, el Hotel Ritz o la tienda delicatessen Gold Gourmet. Desde el pasado 13 de mayo, el Mercado de San Miguel acoge en el punto de venta nº 67 este proyecto ostrícola. La mezcla de aguas marinas de Normandía y de Marennes hacen de esta ostra un producto excepcional: la ostra clásica tiene entre el 12 y el 15% de carne en su peso total mientras que la ?Especial Daniel Sorlut? tendrá un porcentaje próximo al 20%. Pueden pasar hasta tres años antes de que la ?Especial Daniel Sorlut? llegue a su grado óptimo de maduración. Estas ostras combinan lo salado del mar y leves tonos azucarados, pero su característica más apreciada es su amplia longitud en boca. Estoy seguro de que los Sorlut se afanarán todo lo posible por dar un empujoncito al consumo de ostras, mitad afrodisíacas mitad sublimes, gastronómicamente hablando. El acompañamiento con caviar o pimienta es exquisito.



Este mismo evento contaba con el patrocinio de otros productos franceses, entre los que destacaban la Truffe Façon Caviar (en el que la trufa ?se convierte? en caviar, tras varios meses de investigaciones), los vinos Gilles Huss, de la región de Gaillac, con sus respectivas uvas exclusivas de la región. Han lanzado una gama de vinos según el signo astrológico y las cuatro familias de elementos. Lo que no esté por inventar... También estuvo presente la marca de champagne Lalier, que junto con los vinos blancos, fueron el mejor acompañamiento para la degustación de ostras.



Cambiando de día y de sarao, vámonos ahora hasta la presentación-cata-maridaje de queso Boffard.

Queso de la casa Boffard

La historia de la Casa Boffard es la historia de la primera industria quesera de España. Al final del s. XIX, Claude N. Boffard, perito agrícola francés, instaló en Reinosa, Santander, la primera fábrica de quesos de España. Hasta entonces la producción se limitaba a una fabricación artesanal, en el ámbito familiar propio del ganadero. En tan solo dos años, en 1882, Boffard alcanzó el triunfo más preciado y selecto: el rey Alfonso XII le concedió por Orden Real el título de ?Proveedor de la Casa Real?. Y hasta hoy produciendo un queso de una calidad excelente. O mejor dicho, tres variedades de queso: el Boffard Reserva (viejo), el Boffard Artesano (curado) y el Boffard Gran Reserva (añejo, con 100% leche cruda de oveja y una maduración de 18 meses en bodega).

Con un queso así la cata sólo podía salir de una forma. Su aspecto externo es aceitoso y su aroma es suave y rico en matices, propio del animal. La fase gustativa exquisita, de textura granulosa pero firme, equilibrado, con tonos picantes y salados y un retrogusto ligeramente láctico. Los maridajes con el queso fueron muy variados. Empleamos zumo de piña, champagne, cerveza, vino blanco y licor de membrillo. ¿Mi elección? Con cerveza, vino blanco o champagne. El zumo de piña no combinaba nada bien y el licor de membrillo era excesivamente alcohólico, mataba el queso. Y a este queso no hay mejor manera de ?matarlo? que pasándolo por el gaznate, despacito, eso sí, para disfrutarlo por completo.

Como podéis leer, de Francia nos llegan ostras, caviar, queso, vinos, champagne... ¿A quién le puede extrañar que la palabra gourmet tenga origen francés? Es indudable que nuestro vecino goza de gran prestigio entre los paladares más exquisitos, y acomodados, aunque ninguno de los productos que os cito en el artículo son desorbitadamente caros. De vez en cuando es muy saludable entregarse a lo mejor de la gastronomía francesa. Capricho & caprice.

Pablote
dGusto.es



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro



  1 COMENTARIO




15/03/2016  |  15:20
Gracias por el post Pablote, nos vemos en el Mercado de San Miguel para seguir celebrando nuestro amor hacia la buena comida y las Ostras Daniel Sorlut.
100% de 1

SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS