LA ELABORACION DEL ACEITE DE OLIVA

La aceituna alcanza su madurez al empezar el otoño, comenzando la recolección a finales de noviembre hasta el mes de marzo. Un dicho popular enseña que "por Santa Catalina (25 de noviembre) todo su aceite tiene la oliva". Los métodos para cosecharlas han variado poco desde la antigüedad hasta hoy. La forma mas corriente es extender en torno al árbol amplias telas en las que luego caerán las aceitunas cuando se varea (varear es agitar las ramas del olivo mediante varas largas). Las aceitunas son trasladadas a la almazara o molino para su trituración y prensado. En el molino las aceitunas son lavadas con el fin de separar las hojas y ramillas, a continuación se trituran y prensan, obteniéndose una parte líquida de aceite y agua. Posteriormente se procede a la decantación y centrifugación que consiste en hacer girar a alta velocidad los recipientes que contienen la sustancia obtenida del prensado. Con la decantación y centrifugación se separan el aceite y el agua al ser de distinta densidad. De esta forma obtenemos el aceite de oliva virgen, de manera natural.