Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6013 recetas de cocina   |   15795 noticias de gastronomia   |   433 autores   |   19 empresas



Si existe un sexto sabor es el sabor de las historias

€Mugaritz Puntos de Fuga’ un Libro Que Reivindica Agitar la Gastronomía desde de la Creatividad



share by WhatsApp

A través de 294 páginas la nueva publicación de Mugaritz invita a romper moldes y trazar sus líneas de futuro

page1image7122128page1image3708288page1image3700384page1image3693312page1image3697472page1image3694352page1image7122352page1image3700800page1image7122688
page2image7144528
page3image7103200
page4image7145312
page5image7130752
page6image3855072page6image3854624page6image3728256page6image3728048page6image7131984page6image7131872page6image7134224page6image7132544
page7image3832448page7image1809440page7image3728256page7image3729504page7image7091440page7image2932080page7image7085840page7image7194368
page8image3830656page8image3734496page8image3697264page8image3836704page8image3734912page8image3735744page8image7089536page8image5081648page8image5072688page8image7105888
page9image3863584

UNCOATED paper

UNCOATED paper

page9image3689776page9image3744480page9image3744688

práctica, nos reunimos todos en la cocina de Mugaritz y nos llevamos a la boca una pequeña cinta impregnada con feniltiocarbamida. Resultó que tres de nuestros chicos no percibían el amargo. Entonces fuimos conscientes de la razón por la cual había compañeros que no soportaban el café concentrado y que, por tanto, valoraban los sabores de forma distinta al resto del equipo. Lo mismo pasa si nos ponen delante una muestra de la hormona androstenona: según los receptores de cada cual, habrá quienes identifiquen notas animales y quienes perciban, más bien, olores a flores blancas.

En un plano quebradizo como el de los hábitos culturales, no sorprenderá tampoco que haya quien se deleite ante un bol de hormigas chicanas, pero al mismo tiempo haya quien sienta náuseas, condicionado por aversiones aprendi- das. Yendo más allá, ¿qué determina, por ejemplo, que algo nos parezca salado? ¿Por qué el queso azul, el bacalao o el jamón ibérico pueden tener una nota subida de sal y ser apreciados, pero un plato que probamos al azar, con ese mismo matiz, nos parece “pasado de sal”? Frente a los espejos de la memoria, pocas cosas serán tan placenteras como los bocados que recuerdan a los pucheros de la abuela.

Si todas estas variables son válidas (aunque no por ello totémicas), ¿cómo construir algo que funcione y desde qué perspectiva se supone que debe funcio- nar? ¿Se puede levantar algo firme sobre una base tan inestable e impredecible?

En Mugaritz echamos leña a este fuego. Proponemos convertir la palabramenú en una secuencia modelada y elástica de episodios en la que vamos concatenando elementos que emergen de un trabajo colectivo, con el que nos entretenemos más descosiendo ataduras que abotonando expectativas, invitando a nuestro público a emprender “un viaje” cuyo hilo conductor (si es que lo hay) quizá no sea otro que el de las ausencias.

Todo se inicia con una mesa en blanco, con una superficie desnuda, detrás de la cual permanecerá invisible la complejidad de nuestros procesos, de modo que el comensal cuente con el espacio (y el silencio) que necesita para decodifi- car lo que recibe y participar de un relato frente al que habrá de elegir constantemente si comer o beber (someterse) o aprovechar para proyectar sobre el mantel posibilidades que rebasan la lengua (liberarse).

Prescindimos cada vez que podemos de los cubiertos. Invitamos a comer con las manos (receptoras privilegiadas de temperatura y textura), así como con con el cuerpo. Delante de eso que cuesta coger de forma aprendida, de eso que se desbarata u obliga a improvisar comportamientos, es fascinante ver a las personas implicando intuitivamente sus gestos: chupando, lamiendo, sorbiendo o incluso persiguiendo un bocado como lo haría un niño si decidiera comer la cereza que cuelga de un árbol.

En 2017 dejamos de hablar de postres (entendiendo por postres aquellos dulces o frutas que normalmente se sirven al final de una comida). No nos peleamos con ellos, pero sí con el mandamiento. Para dar este paso, tal vez solo nos faltaba considerar el dulce como un sabor más dentro de la paleta de recursos con los que punteamos lo que ocurre alrededor de nuestros manteles, considerando innecesarias las etiquetas o los apartados que en otro tiempo creíamos que debíamos respetar. Ahora nos anima más repensar paradigmas y disfrutar de situaciones independientemente de dónde aparezca lo dulce o lo salado, lo caliente o lo frío, un pescado o un helado.

Como hemos dicho, nuestra comida aspira a tener, sobre todo, sentido. Y muchas veces ese sentido lo sugerimos desde atributos que nos obsesionan tanto

page9image3865376page9image3863808page9image3744896page9image3745104page9image7137360page9image7135568page9image7139264page9image7134784

176

Capitulo 1

XXX

177 Capitulo 1 XXX

page10image3864928page10image3747600page10image3741360page10image3743856page10image3747808


  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Koldo Royo Coloma

LA COCINA ES AMOR

369 artículos publicados

246 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS