6727 recetas de cocina   |   16245 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Los Vinos Italianos Se Han Dado Cita en Turín



share by WhatsApp

Matteo Gaffoglio
Comunicador y experto en gastronomía



La 5ª edición del Salón del Vino, organizado por Promotor International en el ámbito del Lingotto Fiere de Turín, ha cerrado con éxito sus puertas en un clima de nuevo optimismo entre los operadores. Ciertamente no bajo el signo de la opulencia, sino bajo el signo de la esperanza. Desde el punto de vista comercial (200 bodegas, 45 buyers de 17 Países, 11 enotecas regionales, degustación de 596 vinos) el elevado número de visitantes (más de 45.000) ha marcado un récord que indica que el mercado de las botellas de calidad siente el viento de la reactivación de la economía en Italia.

En esta edición, para subrayar la excelencia del made in Italy, los protagonistas absolutos han sido los vinos de los viñedos autóctonos, como respuesta a la concurrencia global. Los relevos de mercado parecen dar la razón a quien piensa en positivo: llegan señales favorables desde la exportación con significativos incrementos de cuotas en Estados Unidos, Japón... En China el incremento ha sido del 69% en el primer semestre de 2005. En efecto, el vino italiano tiene una fuerte tradición, bien conocida entre los chinos con alto nivel de renta. Los operadores de la gran distribución, así como de la tradicional, sostienen que el 2005 habrá cerrado con un incremento de consumos, en progresiva consolidación en el 2006.



Según el Observatorio económico del Salón hay que dar más valor al mercado interno porque está cambiando: están emergiendo los jóvenes y las mujeres como nuevos consumidores. Los jóvenes se están acostumbrando a frecuentar los Wine-bar de las ciudades, deleitándose en degustar ligeros blancos y tintos, como aperitivos o acompañando un bocadillo.

Entre las mujeres es importante subrayar que no son sólo consumidoras de vinos, sino que hay también entre ellas algunas que son dueñas de haciendas con inmensos viñedos y son cualificadas productoras de vinos excelentes. En esta edición, un pabellón entero ha sido reservado a la revista de las mujeres del vino "Donna Sommelier Europa" que ha organizado varios encuentros y presentado ?Giochi Divini? 2006, el zodíaco de los vinos; el ?Wine Sceptre? una novedad exclusiva de los objetos de la bebida, productos de pastelería, el chocolate en sus infinitas formas, etc.



Por su parte, la revista Gambero Rosso-Slow Food ha presentado la Guída dei Vini d?Italia 2006, tras haber evaluado a 15.376 etiquetas. El resultado es que ha clasificado con los ?Tre Bicchieri? (como las 3 estrellas de los restaurantes) a 57 vinos del Piamonte, que venció a la Toscana con 42. Son las dos regiones más destacadas, rivales entre si, ambas con un puesto de absoluto relieve en el Olimpo de la enología mundial. El más premiado ha sido el Barolo que ha totalizado 37 ?Tre Bicchieri?, 5 más que el año pasado, como prueba de la excepcionalidad de la añada 2001.

Entre los premios sobretodo resalta la proclamación de la Cantina del Año, la de la hacienda Caprai de Montefalco, que ha lanzado el autóctono Sagrantino en el mundo, y ahora es la primera en Italia en adoptar el "Smart Corq". Este invento es un tapón mediante el cual es posible ?dialogar? con la botella también vía teléfono móvil... y obtener información sobre el vino contenido. Gracias a este tapón ingenioso, por medio de un transponder, una porción de silicio de la dimensión de un cábete de alfiler englobado en el interior del tapón de material sintético.


Cacao vino y agua
En un pabellón apartado pero siempre en el ámbito del Salón, en contemporánea tuvo lugar el ?Dolc?è? (dulce hay...), el Salón de la industria confitera. Turín es alabada por ser la capital del gusto, una reseña de pastelería, donde los elaborados de chocolate hicieron su agosto, haciendo caer en tentaciones inequívocas a muchos "enoapasionados", bajo el pretexto de combinar el cacao de los Aztecas con el néctar de Baco.
Los "enoapasionados", palabra ligada al Salón del vino, que según una estimación superan los seis millones en Italia, es la punta más adelantada del mercado. El vino, se sabe, no es sólo bebida, es cultura, es historia del campo, de las colinas y del territorio; es el prestigio del gran patrimonio de viñedos y bodegas, testigo del gusto y del sabor; que cada vez atrae a más apasionados, uno de los cimientos del sector. ?El vino es una producción irrenunciable para Italia, sirven testimonios y empeños para sostener también entre los jóvenes el consumo equilibrado del vino?, así afirmó el Vicepresidente del Consiglio e Ministro degli Esteri, Gianfranco Fini, durante su visita al Salón.

A los aficionados del vino la organización del Salón ha reservado los últimos dos días de los cuatro que ha durado la exposición, ya que los primeros dos eran reservados a los técnicos y operadores. Pagando un ticket de 10 ?, los visitantes podían disfrutar de un vale de 5 ? para comprar botellas y degustar vinos. Ha sido una solución elegida por los organizadores en la convicción de que el contacto del público sirva de estímulo indispensable del marketing para las haciendas de calidad. En efecto, los "enoapasionados" tuvieron muchas oportunidades de participar en citas y degustaciones gratuitas como los tintos piamonteses Nebbiolo, Barolo, Barbera, Freisa, Dolcetto, los blancos de Gavi, Arneis de Roero; los tintos del Sur, en particular de Sicilia y Puglia; los blancos de Campania, los de Collio de Fríuli, los de Toscana desde el Brunello al Chianti, etc.

El Salón ha presentado por primera vez un evento expositivo de gran impacto, un entero pabellón reservado al agua, sí, una treintena de aguas minerales con degustaciones verticales muy agradecidas por los visitantes, que se deleitaron mucho pudiendo conocer los "gustos" de cada agua.


Para los agropiratas sirve la cárcel
La "enogastropiratería", otra palabra ligada al Salón, preocupa mucho, hasta crear problemas económicos. Con lo de la piratería que, para los productos alimenticios y para los vinos, está causando graves daños a Países europeos como Italia (pierde 2.500 millones de euro por año por culpa de la falsificación alimenticia), España, Francia, Portugal, que son los que producen vinos de calidad y tienen una muy rica gastronomía.

Se ha calculado que en las exportaciones nacionales la enopiratería supone el 50% en el volumen de venta de las empresas. Las cepas de los mejores vinos europeos han sido trasplantadas en esos países que desde hace algunos años nos devuelven el vino en botellas con precios muy competitivos debido al bajo coste de la mano de obra. En ese sentido es preciso intervenir con solicitud en Bruselas (si es que se está todavía a tiempo...), ya que está claro que las batallas para la defensa de la denominación de origen y para la tutela mundial en seno al Wto no son choques sobre la forma y las etiquetas, sino guerras para la supervivencia del sector.

Y sobre el sector vale más empezar a preocuparse. La invasión pacífica e incesante de los vinos extranjeros está siempre aumentando, y por si esto no bastara, como refuerzo, pronto llegarán también los vinos chinos (hay que darle tiempo). Frente a la avanzada incesante en los mercados europeos de los vinos australianos, chilenos, sudafricanos, californianos, no hay duda que es preciso tomar medidas, pero ¿cuáles? Italia ha identificado como mejor defensa la exaltación de la conexión de los vinos con el territorio, que son los autóctonos. Pero si caen las barreras territoriales entre región y región, muchos autóctonos podrían enseguida devenir cepas internacionales y ser trasplantadas en todas las latitudes. Para evitar este riesgo los asesores para la agricultura de los más importantes territorios vitivinícolas italianos, habían firmado ya en la precedente edición un pacto de no-proliferación de las expropiaciones de cepas. Ahora la Legambiente y la Confederazione Italiana Agricoltori van más adelante presentando a Bruselas una propuesta de resolución que apunta a modificar la actual normativa europea introduciendo sanciones penales para los agropiratas.

El análisis del Observatorio del Salón ha puesto bajo observación a Nueva Zelanda y Australia para comprender cómo estos dos países, señalados por todos como los más temibles concursantes para el viejo mundo del vino, están moviéndose. Pues bien, tres son las novedades que emergen: la primera que los dos países han descubierto los autóctonos italianos, y se van haciendo una producción de segmento para enfrentar la faja alta del mercado; la segunda que han abandonado la barrique a toda costa, y la tercera que están revolucionando el packaging del vino para rendirlo más utilizable y a costes más competitivos.


Los Chinos prefieren el Tinto
Desde el 2004 también la China con sus 1.300 millones de habitantes, décima en la clasificación de los productores vitivinícolas en el mundo con una docena de importantes empresas, se está asomando al mercado enológico europeo demostrando interés por la cultura del vino y por los negocios que se consiguen. Hace una decena de años que produce vino, aunque de escasa calidad (por el momento), y ha descubierto el placer de Baco en degustar vinos excelentes. China intenta convertir millones de chinos al vino de mesa, en detrimento de las bebidas nacionales como la cerveza, o el terrible ?Bai Jiu?, el popular aguardiente que alcanza los 52º, demasiado fuerte para ser consumida a menudo. El gobierno está planeando incrementar el consumo del vino, criando de la nada un mercado interno, con la perspectiva de entrar también en el extranjero. La tecnología de las instalaciones en su mayoría son italianas, mientras las cepas, equipos, destiladores, toneles de robles son franceses. Lo de criar el vino made in China es el reto de este país que, por no quedarse atrás en el mercado vinícola mundial, tiene la necesidad urgente de trasplantar viñedos como también de preparar buenos viticultores y enólogos. Es un país dispuesto en aceptar todos los retos, una potencia económica que en este campo aprende rápidamente, y que no se contentará con el mercado interno, sino que hará como con todos sus otros productos que ya han invadido el mundo...

En China el vino es un lujo, el actual consumo media per capita es poco más que un vaso al año contra los 40 litros de los italianos, frente a una producción anual de 4 millones de hectolitros (más de 50 millones en Italia). Aunque haya ya cumplido una decena de años, se evidencia que la producción del vino chino todavía no es competitiva, por no decir que sea al año cero o casi, cuya demanda interna está limitada a los restaurantes más caros y a las cadenas hoteleras de gran nivel. Está claro que el gobierno se preocupa de resolver ante todo el problema de consumir más vino, y ha lanzado una gran campaña publicitaria martilleante exaltando la calidad del vino y sus benéficos efectos sobre la salud, invitando a todos a beberlo. A lo largo de las carreteras hay grandes vallas publicitarias con parejas de jóvenes chinos muy glamourosos que sonríen con copas de vino tinto levantados. Es muy curioso que los chinos desdeñen los blancos, casi sin tenerlos en cuenta, mientras dan preferencia a los tintos, en el sentido que el tinto refleja el rojo: el color nacional, es el color preferido de todos, que es sinónimo de alegría y fiesta... (es cierto que todavía tienen mucho que aprender). Los primeros resultados ya se ven, sobretodo en esos bulliciosos brindis en reuniones convívales entre chinos, por supuesto para los que pueden permitírselo; pero ya es una confirmación del creciente agrado del vino y sus negocios. Y es más, con los setenta tipos de vinos (los precios varían de 1 a 90 ?) producidos por una quincena de calidades de cepas, cuya producción alcanza los 110 millones de botellas, las autoridades ya han puesto en marcha el procedimiento para obtener la Denominación de Origen para la producción destinada al mercado interno.







  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS