5545 recetas de cocina   |   15649 noticias de gastronomia   |   341 autores   |   11 empresas


hoy es el día de recuperar viejas historias de afuegolento

Lo Que Le Pasó a un Espaguetti Que Se Sintió Solo



share by WhatsApp

este bello cuento se publico el  2008 -10-22 aqui lo teneis sacado de nuestra memoria hasta el dia de hoy a sido leido por mas de 217849 no esta mal jajaja



A un espaguetti que se sintió solo, le pasó lo mismo que nos pasa a muchos: Que nos sentimos perdidos cuando no tenemos lo que necesitamos, aquellos ingredientes necesarios para nuestra felicidad que nos hacen sentir como personas completas.
Pero nos espabilamos para encontrarlos porque nos gusta estar bien.


Todo empezó un día que alguien le usó como gancho para ver si estaban listos los espaguetis después de hervir en agua.  Lo cogió y lo tiró contra la pared dejándole ahí pegado un buen rato hasta que se cayó al suelo. Tras pasar un rato fuera de la olla, empezó a sentirse extraño, ¡Qué fuera de lugar, de repente!, ¿y sus amigos?, ¿el agua?, ¿la sal?? El pobre...

- ¿Dónde estaban sus compañeros?- Se preguntaba.

Estaba acostumbrado a estar rodeado por otros espaguetis y como estaba, en el suelo de una cocina, se sentía sólo. ¿Y la salsa de tomate que le habían prometido? ¿Y el queso rallado que decían que le pondrían por encima después de ebullir? Leñes. Empezaba a perder la ilusión y ninguna promesa parecía ir a verse cumplida  ¿Cuál, entonces era la razón que tenía para vivir? Se preguntaba estirado en una baldosa. Al concluir que ninguno, decidió arrastrarse por la cocina como buenamente pudo, trepar y meterse en la nevera. Una vez allí, al ver una jarra, la escaló hasta caer dentro y zambullirse en una sangría. Empezó a notarse confundido con los efluvios del alcohol pero le hizo gracia lo de flotar. Empezó a notar que llevaba una borrachera de miedo, pero no tenía nada que perder. Había perdido a sus compañeros de cazuela y como no iba a encontrarse nunca ni con el tomate ni con el queso rallado, nadar por ahí resultó ser su mejor opción y además empezó a notarse contento. Tanto era así que incluso le llegó a salir un cántico en italiano: 

"O sole mío, o sole mío" (no o sole mío, o sole tuyo, curiosamente). Alguien cogió entonces la jarra por la que andaba buceando y sirvió la sangría en unos vasos. Él iba tan contento que no sabía adónde iba ni le importaba, cuando se vio deslizándose como por un tobogán.

Una voz, ajena a él, exclamó: ¡Hay un espaguetti en el vaso! ¿Qué hace aquí? Tíralo a la basura... Y él pensó: menos mal que no me han reconocido. ¡Soy el que estaba pegado a la pared! Jejeje. Salió del cubo cuando no había nadie y se deslizó hasta la nevera de nuevo, ¡Qué se pensaban! Ahora le había encontrado el gusto a su nueva vida aventurera. Se encontró con un plato de calamares y decidió que serían sus nuevos amigos. Iba tan animado que les invitó a bailar a coro con él y con las anchoas de al lado. Rodeado de amigos, qué bien, volvía a ser el espaguetti de antes, esperanzado y con ganas de vivir. Sólo fue el comienzo de grandes retos.

Volando voy, ¿al dente vengo?
 



  1 COMENTARIO




15/03/2016  |  14:20
jajajajaja
100% de 1


AUTOR DESTACADO

   

TONI BOTELLA

SIEMPRE HAY QUE CREER EN UNO MISMO

4 recetas publicadas

Ver blog del autor




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS