HISTORIA DEL OLIVO Y EL ACEITE

No se sabe con exactitud quienes comenzaron a utilizar el aceite de oliva. Algunos tratadistas indican que fueron los comerciantes fenicios y otros se inclinan por los griegos a través de las colonias creadas a lo largo del Mediterraneo. Con la llegada de las legiones de Escipión (siglo II a de C.) los olivos conocen su expansión en las fértiles tierras de la bética. Los árabes difunden nuevas maneras de usar el aceite. De ellos descienden sus usos culinarios y terapéuticos. Con la reconquista y en siglos sucesivos, el comercio del aceite junto con el de la lana, constituyen las mayores fuentes de ingresos de la corona española. En la actualidad, España es el primer pais productor, con más del 30% del total de aceite de oliva producido en el mundo. El cultivo y elaboración de aceite supone en nuestro pais un total de 500 millones de horas de trabajo anuales y da lugar a millones de jornales al año.

UN ARBOL SAGRADO:

La creación del primer olivo se atribuye a Aristeo, hijo de la ninfa Cyrene y de apolo, quien además confió los secretos del árbol y sus frutos a Acropos fundador de Atenas. Arbol vinculado a todas las civilizaciones antiguas de la cuenca del Mediterraneo, quienes atribuyeron al olivo propiedades sagradas, eternas, de paz, victoria y fecundidad.