6972 recetas de cocina   |   17403 noticias de gastronomia   |   579 autores   |   21 empresas



Los Txakolis Vicaínos Siguen Ganando Puntos



share by WhatsApp

José Luis Lejonagoitia

He leído con gran interés la publicación en “los medios” de las impresiones derivadas de las catas de calificación efectuadas por expertos de la “GUIA PEÑIN”, mejorando las puntuaciones otorgadas a los txakolís destacados en la Edición 2010: 22 bodegas en la reseña, con 48 “marcas” que alcanzaron puntuaciones comprendidas entre los 80 y los 91 puntos, o para que mejor lo entendamos y utilizando los “módulos” de la propia Guía: “Vino muy bueno” (80-89) a “Vino excelente” (90-94).

 

La calificación de la añada 2011 parece que cuenta ya con 25 txakolís que alcanzan los 88 puntos, lo que supone rondar el grado de “Excelente” que se alcanza con 90 puntos. Se podrá discrepar del “modus operandi” de José PEÑIN en lo que se refiere a calificaciones y publicidad en su famosa publicación, pero lo cierto es que se trata de la más antigua y voluminosa de las que existen en el mercado español, y que uno lleva utilizando desde hace más de 30 años, t ato por sus calificaciones, como por la información que contiene sobre el mercado del vino.

 

«El txakoli de Bizkaia ha adquirido el aroma del reconocimiento y se vuelve en el prestigio unánime de la crítica más exigente. La denominación de origen vive días de vino y rosa y prolonga el estado de gracia  con una nueva cosecha que ha conseguido superar a la anterior, tal y como certificó ayer la prestigiosa Guía Peñín».

 

Este párrafo no es mío, aunque lo suscribo plenamente, y para quienes no han vivido de cerca las vicisitudes del txakolí desde los años ochenta, estará bien decirles que tiempos hubo en los que nadie esperaba ver aparecer en guías, revistas especializadas u otros medios similares reseña alguna referida a nuestro vino. Y cómo tras las primeras y reducidas apariciones se mencionaban dos o tres bodegas con otras tantas marcas, parecía que el txakolí estaba ya en el “Almanach del Ghota”. Como también es verdad que siempre se tuvo la esperanza de que el tiempo situaría a cada cual en su lugar, como así ha sido. Y en prueba de ello, después de varios años de trabajo constante, se puede leer esta realidad actual:

 

«El Consejo Regulador interpretó la puntuación como una nueva demostración de la mejora de la producción, que preserva la esencia autóctona bajo la fragancia de la modernidad. "Esto es una nueva prueba de que a cualquier cosa no se puede llamar txakolí. Este es un vino serio y prestigioso".

Hemos alcanzado una gran valoración a base de esfuerzo y exigencia en  la transformación del producto que ha saltado de la elaboración arcaica a las páginas de las guías más reputadas. "Antiguamente se llegaba a producir en una cuadra junto a los animales, pero desde 1994 se siguen parámetros profesionales. Ahora vivimos el mejor momento".»

 

Y así, sin duda alguna. Porque no solo se ha hecho un vino, mejorando y superando todo lo anterior. De la conocida “trilogía” del blanco, ojo de gallo y tinto, se ha pasado a elaborar blancos con aporte de madera, espumosos suaves y ligeros, varietales de diferentes uvas, sistemas de crû o château elaborando vinos con uvas de una parcela exclusiva, y sobre todo, los vinos dulces de vendimia tardía, elaborados con honestidad y notables resultados, precisamente en un producto donde tantos desmanes se cometen en otros lugares, ofreciendo mistelas como vinos dulces “naturales”, vinos de hielo “ultracongelados” y otras “especialidades” de medio pelo.  Lo que unido a la ordenación de las variedades y las normas de aplicación en la materia, han permitido alcanzar prductos de muy elevada calidad. Por lo que no extraña que:

 

«El catador de Peñín avaló la percepción al situar la denominación vizcaína a la altura de los principales blancos estatales. "Estos vinos pueden competir perfectamente con los de Rueda o los de las Rías Baixas", destacó.

 

Y por mi parte añadiré que en la escala ascendente de la calidad, que caracteriza y define al txakolí vizcaíno en la actualidad, me atrevería a colocar a nuestro vino en niveles comparables a los buenos vinos franceses y alemanes que, para mi gusto y conocimiento, son los mejores que se pueden tomar, ahorrándome los razonamientos que bien podría dar, pero que en esta ocasión resultan ajenos al propósito.     

 

«González confirmó la transformación del txakoli vizcaino, que "ha saltado de la barra del bar a la mesa", lo que a su juicio le coloca un escalón superior a los de Getaria. "Se ha alejado del concepto de aperitivo y se ha hecho más complejo, con más capacidad de maridar con la gastronomía", destacó.»

 

Coincido con el señor González en el modo como se ha impuestoel txakolí de Bizkaia en bares, cafeterías y restauración. Verdad es que en gastronomía marida con gran número de platos, muy particularmente pescados en sus diversas preparaciones, mariscos, quesos, carnes blancas, aves, etc., ganando el maridaje por las variantes de caldos que se elaboran. 

 

«Como punto débil señaló a su escasa presencia exterior. "Es un producto desconocido porque la mayor parte de su consumo es local". Por ello, animó a los productores a dar un paso al frente: "Tienen que creérselo porque su promoción merece la pena".»

 

En este último punto será el sector y las administraciones, las que han de jugar la baza de la exportación, pues aunque hoy está “todo vendido”, la globalidad es un hecho bidireccional, y si no se crece y se crean cauces de ventas al exterior, alguien vendrá a colocar su producto en tu mercado más cercano. 



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Albert Adrià

Redes sociales: https://www.instagram.com/enigma_albertadria/ https://www.instagram.com/albertadriaprojects/

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS