6727 recetas de cocina   |   16245 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Las Primeras Fresas


share by WhatsApp

Tatiana Suarez Losada
La cocina me apasiona desde pequeña y desde entonces no he dejado de aprender



Ya empiezan a asomar a los escaparates de las fruterías. Al verlas, olvidamos el crudo invierno y sentimos el renacer de la primavera, las promesas que se renuevan...
La primera fresa que mordemos es una experiencia única, todo en ella es perfecto, equilibrado e intenso. A nuestra mente acuden recuerdos de infancia, las primeras escapadas al campo y la emoción de descubrir entre la hierba las pequeñas fresas silvestres, llenas de aroma y sabor.
Tenemos ante nosotros varios meses de placer y sensaciones para saborearlas de todas las formas. A continuación ofrezco algunas alternativas deliciosas y originales para sacarles el máximo partido.


Copa de yogur y fresas maceradas en vinagre de Módena
Ingredientes para 1 persona:
150-200 g. de fresas, azúcar al gusto, 11/2 cucharadita de vinagre de Módena, 1 yogur natural.
1) Lavar brevemente las fresas y escurrirlas a fondo. Quitarles el rabillo, cortarlas en dados pequeños o en láminas y ponerlas en una bonita copa de cristal. Espolvorearlas con azúcar y añadir el vinagre de Módena. Revolver con una cuchara de madera, cubrir con film transparente y meter al frigorífico durante 2 horas como mínimo. De vez en cuando, remover para mezclar los sabores.
2) Batir el yogur con un poco de azúcar y verterlo sobre las fresas maceradas, sin mezclar. Servir.
NOTA: Si se desea un postre de régimen, se puede sustituir el azúcar por sacarina y utilizar yogur desnatado, lo cual no afectará en absoluto al delicioso sabor del postre.
Como variación, con estos ingredientes se puede hacer una mousse, añadiendo únicamente 1 hoja de gelatina remojada en agua y 1 clara de huevo montada a punto de nieve.
Para ello, una vez maceradas las fresas en el vinagre, triturarlas junto con el yogur, añadir la gelatina escurrida y disuelta en un poco de yogur caliente y la clara montada a punto de nieve.
Poner la mousse en un cuenco y meter al frigorífico hasta que cuaje (2 horas aproximadamente).


Granizado de fresa
(Receta extraída del libro "Delia Smiths Summer Collection)
He aquí una alternativa al sorbete o al helado de fresa. Resulta mucho más ligera y mucho menos calórica. A diferencia del sorbete o del helado no precisa de heladera y dura más tiempo en el congelador (hasta 1 mes o más), sin perder sabor ni textura.
450 g. de fresas maduras, 175 g. de azúcar, 570 ml. de agua, 3 cucharadas soperas de zumo de limón.
1) Lavar brevemente las fresas, escurrirlas sobre papel absorbente y quitarles el rabillo. Triturarlas hasta conseguir un puré liso. Añadir el azúcar y triturar brevemente. Seguidamente añadir el agua y el zumo de limón y triturar de nuevo.
2) Colar la mezcla sobre un cuenco y seguidamente ponerla en un recipiente rígido con tapa y meter al congelador durante 2 horas.
3) Al cabo de este tiempo, la mezcla habrá empezado a congelarse por los bordes del recipiente. Con ayuda de un tenedor grande, remover para mezclar la parte congelada con el resto. Tapar de nuevo y meter al congelador durante otra hora. Repetir la operación, removiendo con fuerza con el tenedor. Tapar y meter al congelador durante una hora más. En este punto, la mezcla deberá estar totalmente congelada y granizada y estará lista para servir. Puede permanecer en el congelador durante otras 3-4 horas con la misma consistencia, pero, pasado este tiempo, quedará excesivamente sólida y será preciso sacarla del congelador y ponerla en el frigorífico durante 30-40 minutos para que se ablande ligeramente.
4) Para servir, raspar la superficie del granizado con un tenedor, con lo que se obtendrán pequeños cristales. Poner en copas de cristal trasparente, bajas o altas, que dejen ver su bonito color rojo. Decorar, si se desea, con una hojita de menta.


Vinagre de fresa
Este vinagre resulta impactante por muchos motivos. Por su color, su aroma y su delicioso e intenso sabor. Por otro lado, su elaboración es una experiencia muy gratificante. Ello me llevó, hace ahora dos años, a escribir un poema que dedico a mi buena amiga Lourdes March, magnífica cocinera y autora de innumerables libros de cocina.
Para 1/2 litro de vinagre:
1/2 litro de vinagre de vino blanco, 250-300 g. de fresas, maduras y aromáticas.
1) Lavar las fresas, escurrirlas a fondo, quitarles el rabillo y cortarlas en 4 (si son grandes, cortarlas en más pedazos). Ponerlas en un frasco de cristal de boca ancha y seguidamente incorporar el vinagre, debiendo cubrirlas. Cerrar el frasco herméticamente.
2) Guardar en un lugar fresco, seco y oscuro durante 2-3 días, observando cada día cómo se tiñe el vinagre progresivamente.
3) Al cabo de este tiempo, el vinagre se habrá teñido de rojo. Colar el vinagre a través de una gasa y ponerlo en otro frasco o vinagrera. Tirar las fresas.
NOTA: El intenso sabor de este vinagre es bastante efímero, por lo que recomiendo consumirlo enseguida y hacerlo en pequeñas cantidades cada vez.
Variación: he hecho la prueba de aromatizar con fresas el vinagre de Módena y el resultado ha sido altamente satisfactorio. Para ello, se puede utilizar un vinagre de Módena que no sea muy caro (se puede encontrar en grandes superficies a buen precio y con un buen sabor y aroma).


El sacrificio de las fresas
(Dedicado a Lourdes March)
Era primavera y todo en la naturaleza era prometedor. El aire, limpio y cálido, acariciaba con ráfagas de aromas de flores, de frutas, de vida nueva. Todo renacía. Los árboles, desnudos y pobres hasta entonces, se vestían con mil hojas de todos los tonos de verde, tiernas, temblorosas y tímidas. Las flores mostraban sus brotes apretados y turgentes y algunas desplegaban ya su belleza y su perfume, aprovechando los primeros calores con que les regalaba el sol. Las frutas y las verduras se colgaban de las ramas y surgían de la tierra, resucitando tras largos meses de silencio.
Entre éstas se encontraban las fresas, aromáticas y jugosas, repletas de sabor, de aroma y color; eran las reinas de la primavera. Allá donde iban, brillaban en todo su esplendor, eran deseadas y degustadas con devoción, regalando siempre intensidad, brillo y sabor profundos.
Un buen día, una cocinera apasionada por esta maravilla de la primavera, tan intensa como fugaz, decidió perpetuar su aroma, su sabor y su color sumergiéndolas en un vinagre claro y transparente; era una nueva experiencia, un nuevo reto a su imaginación. Eligió las más rojas y sabrosas y las puso en un frasco de cristal. Después lo llenó de vinagre, lo cerró, lo guardó en un armario oscuro y esperó.
Al cabo de dos días, abrió el armario, expectante, y comprobó que el vinagre había empezado a teñirse de rojo, que las fresas palidecían...
Esperó dos días más, contemplando emocionada aquella transformación milagrosa y espectacular. Cuando consideró que había transcurrido el tiempo necesario, sacó el frasco del armario y lo abrió. Hasta su nariz llegó una oleada de aroma de fresa mezclado con el intenso olor del vinagre; era una sutil combinación de agresividad y de dulzura que recorrió su cuerpo con un escalofrío de placer y de satisfacción.
Ellas, las fresas, mostraban una palidez cadavérica y su carne estaba blanda y sin vida. Habían entregado hasta la última gota de su esencia, de su aroma y de su color para colaborar en la creación de aquella cocinera amante de las emociones fuertes y de las experiencias nuevas. Ésta puso una pequeña cantidad de vinagre de fresa en una cucharita y se la llevó a los labios, aspirando su aroma penetrante y paladenado su sabor intenso, y agradeció a las fresas desde el fondo de su corazón por su sacrificio.


Recomendación
Quiero recomendar una página web sobre fresas, en donde se puede encontrar toda clase de información sobre las fresas, así como curiosidades y abundantes recetas, además de un concurso. ¿Alquien sabe cuántas pepitas tiene fresa? En esta página hallará la respuesta:
http://www.calstrawberry.com



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS