6975 recetas de cocina   |   17445 noticias de gastronomia   |   580 autores   |   21 empresas



Apuntes de la Cocina Criolla


share by WhatsApp

Susy Yacar



La cocina autóctona ha mezclado, necesariamente, los productos que llegan de Europa con la conquista española. Y hasta las fórmulas básicas de preparar la alimentación más tradicional mutaron con otras recetas y costumbrismos. A tal punto que la empanada, antesala de los asados criollos, tiene precedentes anteriores a Colón y, para colmo, lleva una aceituna, que según Mort Rosemblum, periodista norteamericano que vive en Francia y es un obsesivo de ese fruto que ensalzaron los griegos, "no es el descubrimiento que se hace en el fondo de una copa de Martini".
Pero es posible establecer un inventario rápido de la comida criolla, tal cual se la considera. Se podría enumerar el asado en todas sus fórmulas, el locro, la carbonara, la humita y los tamales. Lugones se caracterizò por su discreto apetito y castizo gusto-no ajeno a la cocina universal-que quedó documentado por Félix Lima en Con los "nueve"(Bs. AS.1908):"Almuerzo criollo...Adora el maestro las empanadas caldosas, los locros, las carbonadas con choclos de Calamuchita, la humita y el navarín de cordero a la cordobesa, pero sin que ésto sea obstáculo para que haga los debidos honores a un faisán trufado".



Hay quienes incluyen en este inventario la salsa criolla, y varias comidas a la criolla, bifes, bagres. Las tunas norteñas permitieron la preparaciòn de un postre: el arrope, sobrio pero más autóctono que los pastelitos criollos, pero menos consumidos que la torta frita, infaltable en el universo gastronómico de nuestro campo y que puede marchar en las alforjas de las cabalgaduras, tanto como aún lo hace el charque o charqui. También es muy autóctona la aloja, bebida que proviene de la fermentaciòn de la chaucha de algarrobo.



No sucede lo mismo con el puchero, que es español, al que Santiago Calzadilla, gran cronista de comidas, en su libro "Las beldades de mi tiempo"(Bs. As. 1891)lo alababa: "Muy suculento, compuesto de excelente carne de pecho, una ó dos gallinas, arroz, garbanzos, zapallo, tocino, y morcilla. "Pero el criollo agregó choclo y el extranjero estofado, es esta parte de América, le sumó tomate.
Lo más genuino y criollo no es la carne, que provino del ganado traído por don Pedro de Mendoza; no màs de quince reses que se escaparon al trote por el territorio, para luego ser millones. Ni siquiera el asado con cuero es una exclusividad de la pampa húmeda, ya que se estilaba asarlo sin más en los valles fértiles del Viejo Oeste norteamericano según el novelista Fenimore Cooper (1789-1851), un estudioso de las costumbres indígenas. No obstante, Luis Pascarella, en "Divagaciones de sobremesa"(Bs.AS 1935), incluye un desopilante duelo de preferencias itálicas y nativas titulado Match de tuco y ravioles contra asado, para exaltar las churrasquerías con sus "tiras rizadas, mollejas, ubre, tripa gorda y esas trenzas de chinchulines que se deslizan canturreando por el afortunado esófago". Lo genuino de América es el maíz, de producción anual y que contribuyó para que los italianos crearan la polenta y los españoles de Las Canarias, el gofio.



El maíz blanco interviene en el locro, que es una voz de origen quechua y que designa un plato fundamental de la cocina criolla. El maíz blanco o amarillo, y hasta con trigo, que se muele, se lo deja en remojo, se cuece con carne, tripa y chorizo y se le agrega-al servirse-pimentón con ají fritado en grasa.



El maíz blanco también es protagonista para obtener la humita de chala (que es la envoltura del maíz). Se prepara con choclo, que no es otra cosa que maíz tierno aún, rallado y con el agregado de tomate, cebollas y ají picado; todo frito y envuelto en hojas de chala.
En definitiva, legados de otras tierras y productos autóctonos llevaron a que hombres y mujeres del país pudieran dar aroma y sabor a nuestra propia identidad. Así, la cocina criolla se ha ubicado en un lugar de privilegio dentro del marco cultural mundial. Ella nos repesenta y es valorada no sólo por sus características, sino por su sello peculiar. Ese se ha vuelto inconfundible ya que fué creada por aquellos habitantes de nuestra tierra, entre la inmensidad del paisaje de nuestras pampas y la cordillera como horizonte. Y eso, es mucho.



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Pedro Manuel Collado Cruz

La cocina para mi es producto bien tratado sin enmascarar sus sabores, cocina de verdad de antaño con un toque diferente

2 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS