6743 recetas de cocina   |   16260 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Helado de Queso Fresco





Redacción Afuegolento.com



El queso es un producto lácteo que además de delicioso trae muy buenos beneficios a la salud, además se trata de un ingrediente muy versátil y perfecto para hacer infinidad de recetas, incluso recetas dulces y refrescantes, tal como la que vamos a hacer juntos en breves: Helado de queso fresco.

La preparación es muy sencilla, la mayoría de ingredientes los solemos tener en casa y lo mejor, es que no necesitaremos de una máquina específica para hacer helados, de hecho, con nuestra estufa y batidora de vaso será suficiente, así que no hay excusas para no preparar esta deliciosa receta.

COMENSALES
2
SE PREPARA EN
min
DIFICULTAD
Fácil
PRECIO
Bajo


Ingredientes para la receta de Helado de Queso Fresco

Las siguientes porciones rinden para preparar 500 ml de helado de queso fresco aproximadamente:

  • 250 gramos de queso fresco
  • 100 ml de leche
  • 300 ml de nata o crema para batir
  • 3 láminas de gelatina sin sabor
  • 2 claras de huevo
  • 50 gramos de azúcar
  • Una pizca de sal
Elaboración de Helado de Queso Fresco

Paso a paso de cómo hacer helado de queso fresco

 

Estos son los pasos a seguir para hacer helado de queso fresco:

 

Paso 1. Hidratar la gelatina

 

En un recipiente sirve una cantidad suficiente de agua bien fría (entre 80 y 100 ml), seguidamente introduce de una en una las láminas de gelatina sin sabor. Debes dejar que cada lámina se empape bien de agua para poder introducir la siguiente, ya que de esta forma aseguras que se hidraten correctamente.

 

Paso 2. Calentar la leche

 

Mientras la gelatina se hidrata, ocúpate de calentar la leche. Para ello, coloca tu estufa a fuego bajo o a 50ºC y deja que la leche se caliente por 3 minutos como máximo. Durante este tiempo es importante que agites constantemente para evitar que la leche se corte.

 

Paso 3. Unir la gelatina con la leche

 

Retira la leche del calor y agrégale la gelatina hidratada. Luego, mezcla hasta que ambos ingredientes se unan y se cree una mezcla más o menos espesa. Para este paso, yo utilicé mi batidora de vaso KitchenAid a velocidad baja durante 10 segundos, aunque si deseas también puedes mezclar manualmente, solo que tendrás que batir por un poco más tiempo y con algo de vigor.

Vierte la mezcla obtenida en un tazón y reserva.

 

Paso 4. Unir el resto de los ingredientes

 

En el vaso de tu batidora coloca el resto de ingredientes: claras de huevo, nata o crema para batir, queso fresco, azúcar y sal. Bate a velocidad baja por máximo 2 minutos o hasta que consigas una mezcla homogénea de textura cremosa y suave.

 

Paso 5. Unir ambas mezclas

 

Toma la mezcla de leche y gelatina sin sabor que tenías reservada y únela con la mezcla que acabas de preparar. Bate en la batidora a velocidad baja por al menos 1 minuto o hasta que consigas que ambas mezclas se integren correctamente.

 

Paso 6. Congelar la mezcla

 

Ya tu helado está listo, ahora solo debes llevar a congelar, preferiblemente en un arcón congelador por entre 3 y 4 horas o hasta que ya la mezcla haya tomado la consistencia esperada.

Trascurrido este tiempo, ya la mezcla quedará lista para ser disfrutada como un cremoso, refrescante y delicioso helado de queso fresco.




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS