Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6062 recetas de cocina   |   15866 noticias de gastronomia   |   442 autores   |   21 empresas



Un Paseo Que Se Nos Hizo Muy Corto


share by WhatsApp



Se me nublan los ojos al escribir estas líneas, seguramente serán de las más tristes que escribo en mi vida. ¿Cuántas veces he pensado en lo duro que debería ser cerrar un negocio? Todas las que he visto un restaurante o un bar cerrado. Mil y una historias se me pasaban por la mente y luego las que escuchaba de él. Si era un lugar veterano, muchísimas, y si era de alguien conocido todavía más. Cosas buenas y malas. A mí, fuera por lo que fuera, me daba pena y me dolía escuchar ciertas críticas, pues sabía lo que costaba mantener un restaurante y las ilusiones que conllevaba. Casi no lo creo ni yo pero ahora cierro el mío.

Con mi socia, que fue mi mujer durante años, he luchado por tener este restaurante abierto pasando por momentos muy felices y otros duros de verdad. (¡Veinte años dan para muchas más cosas de las que me podía imaginar!). Tuve la suerte de empezar el negocio en un momento muy bonito de mi vida, a los treinta años. Ahora tengo cincuenta, y en este tiempo han pasado por mi casa equipos magníficos. Como esas chicas que empezaron saliendo de Can Tapara, un centro de enseñanza muy especial, sin experiencia pero muchas ganas? ¡Uf!, qué lejos queda aquello, si estoy llorando al recorrer mi vida? Sí, sí, por esta sala ha pasado gente maravillosa, también ha habido algún petardo (por qué no decirlo), y en la cocina también he disfrutado de tener a esos chicos y chicas de los cuales hoy algunos son padres y madres, tienen sus negocios, son jefes o grandes cocineros, maitres o camareros. ¡Qué orgulloso estoy de todos! Podría dar nombres pero entonces me dejaría alguno y eso no estaría bien. Por no hablar de mis proveedores sin los cuales no habría sido lo que soy, gente que creyó en lo que hacía y me aguantaron. Gracias Mallorca, y gracias una vez más a mi socia, Mercedes Palmer, que como buena mallorquina administró estupendamente este negocio sin dejar nunca de pagar al casero ni a ningún proveedor y cuando digo esto lo hago con el orgullo de manifestar que hemos cumplido siempre.

También gracias a todos vosotros, nuestros clientes y amigos, que sin vosotros no podríamos haber llegado hasta donde lo hemos hecho. A todos, gracias. Seguro que no habremos gustado siempre a todo el mundo, pero sí hemos intentado trataros a todos por igual. Gracias por la confianza que pusisteis en nosotros durante estos años, gracias por arroparnos y darnos cariño, gracias por perdonarnos nuestros fallos?

Hoy podría hablar de muchas cosas, quejarme de la crisis, de los fundamentalistas islámicos o del frío que hace, pero no lo voy hacer, no voy a echar culpas ni a poner excusas. Sólo la verdad: ha llegado la hora de cerrar el Koldo Royo. Es el momento de empezar una nueva etapa en mi vida y volver a mirar las cosas. Si siempre vas conduciendo no puedes recrearte en el paisaje que te rodea y yo llevo 20 años conduciendo, por lo que creo que ahora me toca parar y dedicar un tiempo a observar. Necesito un pequeño cambio en mi vida y creo que es el momento de decir adiós al restaurante para andar un nuevo camino. Gracias a todos los que en este tiempo hicisteis posible que éste fuera el mejor paseo de nuestras vidas. Esperamos poder volver un día y pasear otra vez juntos de la mano.

Koldo Royo y Mercedes Palmer



  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS