Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6245 recetas de cocina   |   15981 noticias de gastronomia   |   482 autores   |   21 empresas



Ortiguillas de Mar Cuando No las Hay



share by WhatsApp

Alfonso Díaz
El jardinero azul ¡Permiso para subir a bordo!

Después de un paréntesis veraniego, volvemos con una sorprendente propuesta con auténtico sabor a mar.

En el Sur de España, en ciudades como Cádiz o Málaga, es típico rebozar las anémonas de mar y freírlas. Un bocado de lo más exquisito.

Mientras, en otras partes del país, como en Galicia, ni al que pasa más hambre se le podría ocurrir comer eso. ¡Cuán diferentes somos los españoles gastronomicamente hablando y qué rica es España en la cocina!

Vamos a hacer con esta receta una mezcla de productos que gustan tanto a los gallegos como a los andaluces, a base de mejillón, atún o bonito.

Batimos en un vaso de batidora, (valga la redundancia) 1 lata de mejillones en escabeche escurridos con 1 lata de atún al natural. Y, si queremos reforzar aún más el sabor, podemos añadir unos palitos de surimi de Pescanova.  Reservamos esa mezcla batida en un bol.

Cogemos dos puñados de acelgas cocidas sin pencas y las rehogamos en una sartén con un poco de cebolla picadita, 1 cucharada grande de harina de repostería, 6 de aceite de oliva virgen extra "Aires de Jaén" y dos vasos de leche

Rehogamos todo con la harina y le añadimos 1 vaso de leche y seguimos removiendo hasta conseguir una pasta tipo bechamel de color verde, que nos recuerda en cierta forma al verde de la anémona, pero nos falta el sabor intenso a mar.

¿Cómo lo conseguimos?

¡Lo tenemos ya reservado en el bol!

Volcamos el contenido del bol sobre esta mezcla melosa de acelgas hasta que que enfríe toda la mezcla por completo.

Con un tenedor cogemos porciones y las rebozamos en harina de fuerza con un poco de pan rallado y con forma irregular.


Freímos inmediatamente en un cazo con abundante aceite de oliva virgen extra "Aires de Jaén" a temperatura alta, 170ºC.

Retiramos y escurrimos.

Seguro que si ponemos este resultado en un espejo delante de la anémona auténtica, el reflejo sería el mismo. y, habremos conseguido que el gallego pierda el miedo o el reparo a comer una anémona. ¡Qué cremosidad y sabor intenso a mar en la boca!

¡Un verdadero descubrimiento!




  0 COMENTARIOS











AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Diego SOTO GALLARDO.

Cocina basada en la calidad del producto, tratado con mimo, una cuidada elaboración y una ejecución con una estética delicada, sencilla y elegante.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS