Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6075 recetas de cocina   |   15874 noticias de gastronomia   |   444 autores   |   21 empresas



Los Mejores Roscones


share by WhatsApp

Ya vienen los de Oriente, y con ellos, una de las tradiciones culinarias españolas más típicas y esperadas: el Roscón.

 

Natalia Llopis Benito
 
Harina, levadura, leche entera, azúcar, mantequilla, huevos, agua de azahar y una pizquita de sal. Estos son los ingredientes que hacen uno de los dulces más típicos de estas fechas. Forma parte de nuestra merienda del día 5, y desayuno del 6, cuando los Reyes Magos vienen a visitarnos cargados de regalos.
 
Relleno de nata, crema, chocolate o simplemente tal cual, éste no es un bollo más, es una institución de las navidades españolas que tiene una larga tradición. El orígen del Roscón de Reyes parece venir de las saturnales romanas, fiestas que se hacían para celebrar el comienzo de los días más largos con la llegada del solsticio de invierno. Para ello, se preparaba un bollo muy parecido denominado “corona de adviento”, que estaba hecho a base de dátiles, miel y frutos secos, y ésta se repartía igual entre plebeyos y esclavos. Pero es en el siglo III cuando la cosa se empieza a parecer más a lo que comemos hoy en día. Empezaron a introducir un haba seca en el roscón, de manera que quien lo encontrara, era nombrado “rey de reyes” durante un corto período de tiempo.
 
Esta historia ha ido teniendo cambios a lo largo de los años, llegando a ser lo que conocemos ahora como Roscón de Reyes, cuya primera denominación tal cual, es del siglo XII y se localiza en lo que antes era conocido como el Reino de Navarra. Para ellos, este bollo trataba de imitar la corona del rey, y es por eso que tiene esa forma redonda con un agujero en medio. Como buena corona, debería estar llena de piedras preciosas, por lo que lo cubrían de frutas escarchadas para, de esa manera, imitar las joyas que la rodeaban. 
 
Aunque la tradición se ha trasladado a otros países como Portugal o México, para nosotros el Roscón es algo muy nuestro, que forma parte de nuestra infancia, en la que estas fechas estaban llenas de magia e ilusión; nuestra juventud, y nuestra madurez. Por eso muchos recuerdan con emoción cuando iban con sus padres a encargar el preciado dulce como un momento de tradición y unión, como aquel que va a la cabalgata el día cinco, o el que se toma las uvas el 31 por la noche. Por eso vamos a proponer rápidamente unos de los mejores sitios de la capital para degustar este manjar sencillo, exquisito y lleno de recuerdos.
 
Sólo pasar por las puertas del Horno de San Onofre su olor te embauca, y es que es todo un lugar de culto en Madrid en cuanto a dulces y pastelería se refiere. El Horno es tradición, y por supuesto sus roscones son de los mejores de todo Madrid (y de Japón, pues aunque no lo creáis, hay uno). Por 29 euros el kilo, puedes llevarte a casa un estupendo roscón casero que asegurará las delicias de tu familia y amigos. 
 
Otro lugar emblemático es la pastelería Formentor. De él es posible que conozcas sus ensaimadas (las mejores de la capital sin duda alguna), pero con los roscones no se quedan atrás. Lo que más sienten sus propietarios es no poder dar abasto con su fabricación, puesto que son tan demandados que lamentan que no haya para todos los que se acercan. Su temporada de venta de roscones es de noviembre a febrero (no está nada mal).
 
Pero si lo que buscas es modernidad y sofisticación, tienes que visitar la patisserie Mama Framboise. Situada en la calle Fernando VI, parece estar en el mismísimo barrio de los pintores en París. Su estética francesa no solo se ve en sus sillas o en sus paredes, si no que se puede encontrar en sus sabores y olores. En cuanto a los roscones, puedes encontrarlos en varias versiones: clásicos, de chocolate, de albaricoque, y con diferentes rellenos. Además de un excelente y fino sabor, la presentación es espectacular.
 
Limpia bien los zapatos y déjalos en el salón, prepara algunos dulces y algo de leche para los Reyes y un poco de agua y fruta para que los camellos cojan fuerza; y mete el roscón en la nevera, que los Reyes están al caer.

  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS