Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6062 recetas de cocina   |   15866 noticias de gastronomia   |   442 autores   |   21 empresas



La Tradición de las Doce Uvas


share by WhatsApp

Una tradición que nos acompaña desde el siglo XIX. Las doce uvas volverán a ser imprescindibles en nuestro menú de Noche Vieja pero: ¿Por qué lo hacemos? ¿De dónde viene la tradición?

Aunque extendida a otros países hispanoamericanos su origen es español. Desde finales del siglo XIX nos acompaña la tradición de la noche del 31 de diciembre comer las doce uvas al compás de las campanadas. Aunque siempre acompañada antes de una buena cena con tus seres queridos.

Muchos piensan que su origen está en Elche (Alicante) en el año 1909. Unos vitivinicultores de esta comarca alicantina del Bajo Vinalopó empezaron esta tradición para dar salida a una sobrante cosecha. Pero no es así, según la prensa del siglo XIX fue por el año 1882 cuando José Abascal, entonces alcalde de Madrid, impuso a todos los que salieran a la calle la noche de reyes pagar un duro por salir de fiesta esa noche.

Según se aprecia en la prensa, algunos adelantaron la celebración a la noche del 31 y como burla a la tradición burguesa de comer uvas, estos hicieron lo mismo además de acompañar la cena con champán. Se popularizó de tal forma que en 1897 los comerciantes ya las comercializaban como “las uvas de la suerte”

En nuestro país tomamos uvas frescas, ya que es la variedad más consumida. En Argentina por ejemplo prefieren las doce uvas pasas. Pero de lo que  no tenemos constancia es de por qué tomamos doce uvas. Hay gente que cree que es por los doce meses del año y otros por las doce campanadas que anuncian la entrada del año nuevo.

Pero lo que sí se sabe de la tradición es que las doce uvas, para tener un año próspero, hay que tomarlas siempre al compás de las campanadas. Intentar no atragantarnos y tomarnos las doce si no queremos tener mala suerte el próximo año. Muchas empresas encontraron en esta tradición un lado comercial que potenciar más aún. A principios del siglo XXI, en el año 2000, se empezaron a vender botes con las doce uvas exactas peladas y sin pepitas.

Desde 1962 Televisión Española empezó a retransmitir las 12 campanadas desde la Puerta de Sol de Madrid. Y más tarde el resto de televisiones se sumaron a retransmitir esta costumbre de despedir el año. Muchos son los recuerdos en nuestra cabeza de las diferentes emisiones como la capa de Ramón García. Y todavía se recuerda, cada vez que se explica el procedimiento de los cuartos y las campanadas del fallo de Marisa Naranjo en 1990 cuando confundió los cuartos con las campanadas y no dio las uvas.

Es cierto que dependiendo en la ciudad de España que decidas celebrar la Noche Vieja tiene un lugar donde recibir el Año Nuevo y una tradición. Pero lo que esa noche tendremos todos en común es que esperaremos escuchar el tintineo de las campanas e intentaremos no atragantarnos comiéndonos las doce uvas. Tras brindar con champán y felicitarnos el año con todos los de nuestro alrededor, correremos a por nuestros teléfonos para llamar a todos aquellos que no tenemos cerca. Así, un año más se volverán a colapsar las líneas por unos minutos.


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS