5571 recetas de cocina   |   15641 noticias de gastronomia   |   347 autores   |   12 empresas



si no lo sabes ?

Friendo Tomate



share by WhatsApp

Marisa Beato



Hace calor en Madrid. Un calor que sofoca los ánimos y llena las terrazas.
Qué bien que estaría a la orilla del mar. Unos niños vienen todos los días a bañarse en la fuente que tengo frente al estudio. Es tal la envidia que me dan que he terminado por salir a hablar con ellos y me han regalado con carreras ?averquiénsaltaantes?, he incluso escudándome en la compañía de mi sobrina más pequeña, seis preciosos años, he terminado por meter los pies descalzos en el agua fresquita. Hemos sacado los pies muy fríos y muchas dudas de que volvamos a repetirlo. Al menos las fuentes que nuestro alcalde ha sembrado por todo el distrito, y que seguro que son carísimas, tienen alguna utilidad, porque me gustaría que vierais cómo disfrutan los chicos en ella.

Con este calor y yo friendo tomate. Pero el verano siempre me coge así ya que es cuando este producto está en su mejor momento y no me puedo resistir, cada vez que voy al mercado, de traer unos kilitos con los que hacer conserva para todo el año. Los puestos se colman de tomates tersos y coloradotes, de fragantes tomate de mata, tomates de pera tan ideales para todo. Qué ricos simplemente pelados y troceados y aliñados con ajo, sal y buen aceite de oliva. Y qué me decís de ese prodigio de sabor que son los tomates de ?pata negra? con su piel listada y arrugada.



Estos tomates maduros, que yo frío con una cebolla, un par de dientes de ajo y una hoja grande de laurel, recogido en los bosques gallegos y muy aromático, hasta que pierde toda el agua de vegetación y tiene aspecto de mermelada, luego le meto la batidora y después el chino ya listo y con destino al congelador en porciones que formo en tarteras y que esperarán a ser utilizadas durante todo el invierno. Las tarteras las retiro una vez congelado el tomate y las vuelvo a utilizar en la tanda siguiente, menudo trajín que las meto, pobrecitas.

Bueno pues este tomatito irá de perlas con atún o bonito, tan de temporada, escaldado en agua en el que cuecen unas pimientas, una hoja de laurel y un casco de cebolla. Lo pongo en el agua hirviente y lo saco justo cuando vuelve a hervir, después dos chup-chup junto con el tomate antes de servirlo y...qué buen matrimonio hacen. Como igualmente lo haría con pollo rehogado, conejo, o ?

La pena es el calor que hace para estar friendo. Hace un par de veranos y metida en la misma faena, era tal el bochorno que andaba yo cocinando en paños menores, con la mala fortuna de arrimar demasiado mi exagerada voluptuosidad a la cazuela en la que al lado cocinaba no sé qué, y quemándome una de estas ?voluptuosidades. La alegría de la casa, que dice mi marido, se me quedó churruscada, tan alegremente. Ahora soy la reina de los mandiles y no he vuelto a cocinar tan ligerita de ropa por mucho calor que haga y tampoco descalza que esa es otra y bien peligrosa aventura.

Bueno pues este mismo tomate acabó la semana pasada en unos clásicos y sencillos macarrones con chorizo, de ciervo regalo de una amiga, y jamón ibérico, con mucha cebolla pochada y gratinados con queso Parmesano, que no se los saltaba un gitano (dicha esta expresión sin ánimo de ofender a ningún caló).

También acompañará a unos cangrejos de río, esta vez enriquecido con un sofrito de pimiento y más cebolla, y que compraré mañana y también ?todo lo que se os ocurra ahora que es tiempo de freír tomate.
 



  1 COMENTARIO




15/03/2016  |  15:19
Tomateeeeee
100% de 1


AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

267 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS