5564 recetas de cocina   |   15642 noticias de gastronomia   |   345 autores   |   12 empresas



≪¡No te hagas conocer como cocinero, sino por cómo cocinas!≫

Entrevista Al Cocinero Maurizio Di Munno Del Restaurante Saratoga



Maurizio Di Munno: Una de las bases de mi cocina es que modernizo la cocina clásica y trabajo con muchas especias. Traigo al presente el pasado. Photo by Alejo Costa.
share by WhatsApp

Tati Fructuoso Notario

1971, Milán. Maurizio Di Munno es un ser humano excepcional, que conquista tanto con su cocina como con sus ojos. Vivaracho, entusiasta y cosechador de triunfos a lo largo del mundo. Le gusta sorprender con sus platos, creando una obra de arte en cada uno.

Estudió en la Universidad Vespucci de Milano, y tomó clases de alta cocina francesa y pastelería moderna en el Institut Paul Bocouse de Lion. Del 1993 al 2000, trabajó montando brigadas especializadas en cocina Italiana con el chef Marco Borbandino, una experiencia de la cadena hotelera Hilton, creando el restaurante gourmet Porto fino, desde Miami a Perú. Después regresó a Europa, al Château de Belfort restaurant D'Ange de Francia, en el que consiguieron tres estrellas Michelin.

Se empapó hasta la médula de la Nouvelle Cuisine. Y en el 2005 decidió venir a España, en pleno boom de la cocina española moderna, con la Federación de Cocineros Italiana. En Mallorca aterrizó primero en el Ritzi de Portals para después pasar al restaurante del Hotel Don León de la Colonia de Sant Jordi, donde cosechó varios premios de restauración.

En 2014 volvió a Sudamérica con Swissôtel, a trabajar en el La Locanda de Quito, donde llegaron a ser el Mejor Restaurante de América Latina, con su gran fusión de cocina peruana y mediterránea. Fusión que presenta ahora en la nueva carta del restaurante del Hotel Saratoga: magia para alimentar el cuerpo y el alma en uno de las terrazas más emblemáticas de la ciudad.  

 

Tati Fructuoso

 

¿Por qué cocinero?

La pasión me viene de pequeño. De toda la vida. Mi tío tenía un restaurante y cuando yo salía de la escuela me iba a la cocina a estar con él. Con ocho años, me encantaba ver cómo trabajaba, las cosas que tocaba, me llamaba la atención ver a los cocineros corriendo, la adrenalina… eso me llenaba mucho, creo que si no lo llevas en la sangre es muy difícil que una pasión pueda revelarse así de fuerte a tan corta edad. Es un arte, igual que naces pintor, naces músico o naces escultor, también naces cocinero. No es fácil dar vida a un plato blanco, pero lo intentamos. Usamos platos de distintos colores y formas, de vidrio de barro, cada uno tiene su magia y tú lo pintas, como un niño al que le dieron un papel en la escuela para colorear.

 

Rissoto de plactón con langostino. Fhoto by Alejo Costa. 

¿Entonces qué papel juega la formación en la cocina, o basta con nacer cocinero para triunfar en esta profesión?

La pasión es la materia prima, pero no basta. Tienes que formarte para avanzar. Hay que estar en constante aprendizaje y absorber la técnica para buscar tu camino. He tenido mucha suerte en eso, mi primer stage  lo hice en el Hilton de Milano con el chef Marco Borbandino. Gracias a él tuve la oportunidad en 1993 de viajar por el mundo con él, montando brigadas de cocina italiana. Creamos el Porto Fino, el primer restaurante internacional de cocina italiana en la cadena hotelera: Miami, Isla Margarita, Bogotá,  Quito y Lima. Me sentí muy realizado al dejar esas brigadas de cocineros bien preparados y con el mejor nivel.

¿Y ya has encontrado tu camino en la gastronomía?

Una de las bases de mi cocina es que modernizo la cocina clásica y trabajo con muchas especias. Traigo al presente el pasado. Por ejemplo, un típico plato francés como el magret de pato, que se preparaba muy graso, y lo transformamos en algo muy fino y delicado al paladar que te recuerda a un plato que tiene mucha historia. Una historia de caza, de cómo lo alimentan, de cómo lo cocinaban las familias…y lo actualizamos con nuevas técnicas, baja temperatura, bolsa al vacío para concentrar el sabor, y añadimos otras especias para mejorar los aromas, pero hay que saber equilibrar. Todos los sabores circulan alrededor de las especias, hay que encontrar el punto justo en cada plato.

Una palabra que defina tu cocina.

¡Maurizio‼!

Ja, ja, ja… ¿Y traducida?

¡Pasión, amor, sentimiento!

¿Qué valoras más, el producto o la técnica?

Primero el producto, para poder dar a mis clientes lo mejor. Si quieres buena comida es esencial el producto. Y después mi técnica.

Pulpo a la brasa con salsa de aceitunas negras, cherry confitado al aceite de ciliantro y reducción de remolacha. Fhoto by Alejo Costa. 

Tu ingrediente fetiche.

Las especias.

Tu plato favorito.

La pasta para comer y el arroz para cocinar.

Tu primera receta.

Pasta con atún de lata, que en vez de meterle tomate le puse mantequilla y parmesano rallado. ¡Clásico y práctico! Pero mi primera gran creación fue una Vieira con brócoli y pasta lumaconi.

Tu restaurante favorito.

Alain Chapel, 1987, ¡donde vi el primer carro de quesos franceses! Me quedé fascinado, con aquellos manteles largos, esas copas grandes, entrabas allí y te decías ‘estoy en la Ópera de Milano’.

Tu gran maestro.

Mi chef Marco Bombardino y el desaparecido Daniel Brun, sous chef de Alain Chapel.

¿Cómo eres con tu equipo, es decir, cómo manejas el poder?

Me hago querer, soy buena persona. No me gusta ser mala persona, ni que me lo enseñen. Les doy todas las herramientas y las instrucciones para que puedan hacer lo que yo quiero sin tener que estar encima de ellos. Saben lo que me gusta y me respetan.

¿Cuál es el sitio de tu recreo?

La música, la playa. Me encanta la playa en invierno. Ahí es donde más construyo: tranquilidad, el sonido del mar, soy un acuario. Aunque a veces necesito caos, porque un plato es un caos.

Un deseo para esta nueva etapa en el Saratoga.

Una estrella Michelin.



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Lourdes Verger

*Manteles y Sábanas* y *Ella come sola*

28 artículos publicados

1 receta publicada

Ver blog del autor




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS