6727 recetas de cocina   |   16245 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



En Pascua, Huevos. para Comer, para Decorar Y para Iluminar


share by WhatsApp

Tatiana Suarez Losada
La cocina me apasiona desde pequeña y desde entonces no he dejado de aprender



Se acerca la Semana Santa y la Pascua, una época excelente para sacar el máximo partido a los huevos, símbolo de vida y renovación. Nos muestran todas sus facetas y no dejan de sorprendernos, tan pronto nos seducen en el plato como decoran o iluminan un rincón de nuestro hogar. Además, sirven de entretenimiento para quienes no hemos olvidado nuestra infancia y esto nos ayuda a alegrar la de nuestros hijos y demás niños de nuestro entorno y a poner a prueba nuestra creatividad.
Dado que los niños estarán de vacaciones, podemos aprovechar los días lluviosos para enseñarles algunas manualidades en torno a los huevos, que les divertirán y les mantendrán entretenidos, además de proporcionarles la íntima satisfacción de ver surgir cosas bonitas de sus manos y la posibilidad de dejar volar su imaginación.

Empezaremos por la decoración de unos huevos que habremos vaciado y lavado minuciosamente. En estos días previos a las vacaciones y según vayamos utilizándolos en la cocina para tortillas, postres o rebozados, podemos ir guardándolos para más adelante. Para vaciarlos, basta con practicar dos pequeños agujeros en ambos extremos de los huevos, agitarlos ligeramente para romper la yema y seguidamente soplar con fuerza por uno de los extremos, dejando caer su contenido sobre un cuenco. Después se limpian bajo el grifo y se secan.

¿Qué podemos hacer con estos huevos vaciados? Veamos algunas sugerencias:


Huevos de Pascua decorados
Podemos pintarlos con rotuladores, pinturas y acuarelas. Aquí es donde los niños más disfrutan, ya que descubren sus cualidades creativas y dan rienda suelta a su imaginación. También se pueden recortar pequeños motivos en plástico autoadhesivo (estrellas, lunas, etc.) o utilizar pegatinas que encontraremos en el mercado. Asimismo, resultan muy útiles e impactantes los sprays de colores con los que se pueden pulverizar los huevos. Como toque final, colocaremos los huevos ya decorados en una bonita cesta con paja y, si queremos convertirlos en un regalo, envolveremos el conjunto en papel de celofán transparente, rematando con un gran lazo.


También podemos rellenarlos con chocolate negro, con leche o blanco (o mitad y mitad), dejar endurecer y más tarde pelarlos como si fueran huevos cocidos. Para rellenarlos utilizaremos una manga pastelera desechable con boquilla muy fina (o sin ella) o una manga hecha con papel antigrasa.Ya tenemos unos deliciosos huevos de chocolate. Si ponemos chocolate negro y blanco y removemos con un palillo mientras esté todavía líquido, obtendremos unos bellos huevos amarmolados.

Huevos de Pascua de chocolate



Los típicos huevos de Pascua de chocolate constituyen una de las ilusiones de los niños en esta época del año. En diferentes ciudades de España es costumbre que las madrinas regalen huevos de Pascua a sus ahijados, cosa que ellos esperan ansiosamente. Todavía recuerdo la emoción que sentí cuando, a la edad de siete años, recibí de mi madrina un enorme huevo con bombones en su interior, algunos de ellos recubiertos con papeles de colores...
Para mantener vivo este recuerdo y seguir la tradición, todos los años regalo a mi ahijado un cesto con huevos de diferentes tamaños, así como una gallinita y otras figuras de chocolate. Él lo espera emocionado, incluso ahora, que está a punto de cumplir los 18. Hace unos años logré hacerme con unos moldes especiales para hacer huevos de Pascua y preparé para él esta cesta que muestra la fotografía, de la que me siento muy orgullosa, por ser la primera vez que lo intentaba.


Huevos de Pascua rellenos de helado
Los huevos de Pascua también nos pueden servir para preparar un delicioso y original postre, que hará les delicias de niños y mayores. Únicamente se necesita un huevo de Pascua grande y helado del sabor que más nos guste (hecho en casa o comprado). Se abre el huevo por la mitad, con cuidado de no romperlo (puede ser útil un cuchillo pequeño muy afilado), y se rellena con el helado de nuestra elección. Se alisa la superficie con una espátula o un cuchillo de punta redonda, se decora con unas frutas confitadas y se sirve inmediatamente.


Huevos de cera
¿Qué mejor elemento decorativo para la casa que unos huevos de cera, salidos de nuestras manos y de las de nuestros hijos?
Para ello, necesitaremos huevos vaciados, un cazo pequeño que no nos sirva, velas de colores (o restos de velas), plastilina, cerillas largas o palillos y una caja de huevos vacía.

En primer lugar, cortaremos o romperemos las velas por la mitad y extraeremos las mechas, con cuidado de que no se rompan. Después trocearemos las velas y las pondremos en el cazo al baño María hasta que la cera se derrita. Esta operación puede hacerse en varias tandas, dependiendo de los colores utilzados.
Mientras tanto, cortaremos las mechas en fragmentos de 10 cm. aproximadamente. Ataremos cada fragmento en el centro de una cerilla o palillo, introduciremos la mecha en el huevo, dejando que salga por el otro extremo y sujetando con un poco de plastilina. Por último, colocaremos la cerilla o palillo atravesando la abertura superior del huevo (que habremos ampliado 2,5 cm. aproximadamente, para verter la cera), como muestra la fotografía, y los dispondremos en la caja.
Una vez derretida la cera, rellenaremos con ella los huevos hasta el borde y dejaremos endurecer.
Cuando se haya endurecido por completo, sólo queda retirar la cerilla o palillo y la plastilina, dejando sobresalir la mecha en la parte superior. Después, pelaremos los huevos, obteniendo unas bellísimas velas en forma de huevo que dispondremos en un soporte sólido y estable, que pueda recoger la cera que que caerá arder las velas.


Otros elementos decorativos
En otros países de Europa, se decora la casa cuando llega la Pascua con huevos de todas clases y otros motivos alusivos, como conejitos que se bordan en tiras de tela para decorar puertas, ventanas y lámparas. No estaría mal adoptar esta bonita costumbre, con lo que lograríamos alegrar nuestro hogar y nuestro espíritu.

Para finalizar, no podía faltar una receta de huevos. La que propongo a continuación fue fruto de mi mente allá por el año 1993, un día que quería hacer un plato de huevos escalfados que se saliera de lo corriente y que me permitiera escapar de la monotonía. Creo que lo logré, porque me salió un plato diferente y original, que el mismo Karlos Argiñano elaboró más tarde en su programa televisivo.
La fotografía que ilustra la receta fue realizada por Mikel Alonso en el transcurso de una exhibición de platos en el restaurante Andra Mari de Galdácano (Vizcaya).

Huevos escondidos



6 huevos muy frescos, 6 lonchas de jamón cocido algo gruesas, 6 lonchas de queso que funda bien, puré de patata espeso. Para decorar, pimientos del piquillo cortados en tiras y guisantes.

1) Preparar un puré de patata espeso (que pueda introducirse en una manga pastelera) y condimentarlo con pimienta negra y una pizca de nuez moscada. Reservar caliente.

2) Cortar el jamón cocido en redondeles del mismo diámetro que unas cazuelitas individuales de barro o porcelana y pasarlas por la sartén con un poco de aceite de oliva hasta que estén ligeramente doradas. Disponerlas en el fondo de las cazuelitas.

3) Escalfar los huevos de la manera acostumbrada y depositarlos sobre un paño o sobre papel absorbente. Seguidamente colocarlos en las cazuelitas, sobre los redondeles de jamón. Cubrir los huevos con una loncha de queso, quedando cubiertos por ésta, es decir, escondidos.

4) Poner el puré de patata en una manga pastelera con boquilla rizada y disponerlo en el borde de las cazuelitas, alrededor de los huevos, formando rosetones. Por último, decorar con las tiras de piquillo y los guisantes, formando rombos, cuadros o lo que se quiera. Mantener calientes, al baño María preferentemente.

5) Un momento antes de servir, encender el horno a 200º C e introducir las cazuelitas hasta que el queso se derrita, con cuidado de que no se cuaje la yema. Servir inmediatamente.



  1 COMENTARIO




15/03/2016  |  15:19
ayudar a mantener a los niños ocupados en estas vacacione, algunas buenas ideas para decorar las encontré en este articulo http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/top-15-huevos-de-pascua, son muy buenas ideas para explotar la imaginación, además de ser un bue detalle para estas fiestas.
100% de 1

SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS