6975 recetas de cocina   |   17465 noticias de gastronomia   |   580 autores   |   21 empresas



Elisenda Y el Mal Fario


share by WhatsApp

Manuel Julbe
LA MESA COMO MEDIO DE UNION LA RADIO PARA SU DIFUSION (nuestro colaborador falleció en marzo del 2024 gracias por tu amor a la gastronomia )



Dicen que a Palmerano lo mató un toro por su culpa; ya se lo advirtió su tío Ramón el Cojo: Mira Juan, esa mujer tiene mal fario y te va a costar un disgusto. ¡Y menudo disgusto!

Un novillo, cárdeno y bien bragado con el nombre de Madroñito II, de la ganadería de los Aleas, le metió el pitón por la entrepierna sacándoselo por el ombligo y causándole la muerte apenas traspasar la puerta de la enfermería.

Elisenda y Juan, apodado el Palmerano por ser el chico del barrio que más rápidamente trepaba a las palmeras para coger los dátiles, se criaron juntos en el barrio de Triana. De muy críos se juraron amor eterno y Juan le regalaba los dátiles más maduros. Ella no recordaba cuándo había decidido el muchacho ser torero; decía que desde que nació.

Juan era valiente y, como muchos maletillas, arriesgaba su vida toreando a la luz de la luna el ganado que pastaba en los descampados a la orilla del Guadalquivir. Cuando volvía, con algún que otro arañazo, Elisenda le curaba las heridas y le daba buñuelos con pasas y arroz con leche que le aliviaban el dolor de los revolcones; él se embriagaba con sus besos y le hablaba de un mañana en un inmenso cortijo con su ganado y sus caballos. Ella le escuchaba incrédula y en sus ojos se atisbaba un futuro doloroso.

Las tardes de Feria, Juan se calaba su mejor sombrero y la llevaba a la Maestranza; Pepe el de la Cigarrerra, mozo de toriles, les sentaba al lado de la puerta de arrastre y la pareja de críos se quedaba extasiada viendo las faenas de Paula o de Curro Romero. Juan llevaba tanto la fiesta en la sangre que hasta lloraba cuando veía pasar el cadáver del morlaco y su mirada se perdía detrás del reguero de sangre del animal. Era el momento en el que Elisenda sacaba de un floreado y colorido pañuelo que Juan le había regalado por su cumpleaños, unos bizcochos de puré de garbanzos endulzados con mucho azúcar y perfumados con canela; la muchacha los rebozaba en huevo batido, los freía en aceite y los espolvoreaba con azúcar molido. El aceite dulzón rezumaba de los labios de Juan y Elisenda lo sorbía con cálidos y tiernos besos.

Como su madre era granadina, Elisenda aprendió a cocinar la olla de San Antón que, con la pringá, era uno de los platos que más le gustaban al muchacho. La víspera del fatídico día, Juan no quiso ir a comer a casa de la muchacha. Se le veía raro, ausente; ella había tenido un mal sueño en el que un toro entraba en su casa y se ensañaba con el puchero que contenía el plato nacional granadino. La plaza se llenó hasta la bandera y los críticos auguraban una buena tarde; veían en Juan el Palmerano el renacer de la fiesta. Las gargantas de la plaza se quebraron al unísono.

Madroñito II levantó al novillero como si fuera una pluma y lo volteó en el aire como un muñeco de trapo. A Elisenda se le partió el corazón y el pañuelo floreado y colorido lloró bizcochos de puré dulce de garbanzos. Nunca más volvería la muchacha a sorber el aceite dulzón de los labios del torero.



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Pedro Manuel Collado Cruz

La cocina para mi es producto bien tratado sin enmascarar sus sabores, cocina de verdad de antaño con un toque diferente

2 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS