6801 recetas de cocina   |   16448 noticias de gastronomia   |   564 autores   |   21 empresas



¡echa Vino, Montañés!



share by WhatsApp

Miguel Ángel Almodóvar
Investigador y divulgador en ciencia nutricional y gastronomía

Gratificante, alentador, seductor y placentero, encontrar en Madrid (desde hace tiempo y en lo referido a todo el amplio espectro de lo “gastro” chusco parque temático para guiris desavisados e ingenuos), un lugar con una identidad referencial a lo que antaño fueron los fundamentos y esencias del yantar, libar y socializar hispano.

El lugar se llama La abacería del Príncipe, apelativo que en su primera exposición remite, según la RAE, a: “Puesto o tienda donde se vende al por menor aceite, vinagre, legumbres secas, bacalao, etc.”, y en su segunda, a la proximidad (unos cincuenta metros o un minuto caminando a paso gentil), al Corral del Príncipe, hoy Teatro Español, que otrora regentó la Cofradía de cómicos de la Pasión, justo en el cogollo de lo que la municipalidad competente ha venido en llamar “Barrio de las Letras”.

El local, decorado con gusto y sin alharacas, es un compendio de ofertas honestas y sin el menor problema de entendimiento perceptivo: un bar donde jarrear como a cada uno le pluga; una sección de quesos y fiambres de calidad contrastada; otra de variantes y encurtidos, que supone una nostálgica recuperación del espacio más popular durante décadas en los mercados municipales; y una siguiente de frutas y verduras, que llegan desde Murcia y desde la oscense Barbastro. Pisándole los talones, un apartado de legumbres secas que se venden a granel en sus blancos sacos y que allega la marca El paleto de Toledo; otra de carnes bien curadas de la empresa Discarlux que se brindan en cuatro fórmulas o cortes: t-bone, chuletón, tataki o tomahawk; y un tercero de conservas de pescado.

Todo ello se puede comprar para llevar o consumir in situ en una gran mesa corrida y otras varias para pequeños grupos de parroquianos, tras pasar o no por la cocina abierta a la curiosidad del público. Completando la oferta en los dos sentidos, una amplia sección de “caprichos”, donde hay aceites, chocolates, café, que puede portarse en grano o moler/consumir allí mismo, galletas, espárragos, piparras, aliños o mostazas, en opción de añadido al festín, y un interesante apartado de vinos con más de doscientas referencias, que ofrece la disyuntiva de porteo al hogar o el consumo sobre el terreno abonando el correspondiente descorche a 4 €, para trasegar en mesa. También hay un área de comida para llevar.

El conjunto evoca una síntesis de las antiguas tiendas de coloniales y ultramarinos madrileñas, de los colmados catalano-aragoneses, y de los comercios que establecieron por toda Andalucía los montañeses que, a requerimiento de Fernando III el Santo, se trasladaron al sur para poner en pie una flota que acabaría con el dominio marítimo de los “infieles” y, gracias a ello, poder completar la “Reconquista”.

El equipo y “alma pater” que ha levantado este curioso y atractivo negocio, asumiendo la responsabilidad de abrir sus puertas a principios de febrero de 2021, cerca del epicentro del dédalo pandémico, viene de una larga tradición hostelera y lo forman Juan Carlos Henche, Julián Oliva y Juan Castillo, una tripleta con vitola de éxito porque cada propuesta tiene tras de sí una larga y concienzuda reflexión.

Un sueño en el centro de Madrid que recuerda aquellas ventas y ventorros que recorría la diligencia de Carmona en los versos de Fernando Villalón, cuando hasta ellas se arrimaban, remolino en el camino y desde los alcores del Viso, siete bandoleros con sus hembras a las ancas: “¡Echa vino, montañés, que lo paga Luis de Vargas, el que a los pobres socorre y a los ricos avasalla!”

 

 

 

 

 

 

 

 


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Cristian Rivera Rodríguez

Nuestra filosofía se basa en el mejor producto, de cercanía y con el trato justo y necesario para darle el valor que el producto merece.

2 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS