Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
5745 recetas de cocina   |   15735 noticias de gastronomia   |   377 autores   |   13 empresas



MI ABUELITA ME HACIA

Cuando Era Niña...Majarete Que Rico



share by WhatsApp

Karina Pugh Briceño

nunca dejare de sabrear esta sabrosa receta que me trae tantos recuerdos

Kary y abuelita

Cuando era niña miraba a mi abuela cocinar, ella hacía arepas, empanadas, sopas, y muchas de las delicias típicas de la cordillera andina venezolana.
Cocinaba todos los días frente a mí, mientras yo metía
las manos en agua enjabonada y hacía bombas con mis
manos de 4 años.
Después me dejó hacer ensaladas, eso quería decir que
me daba un tomate para que yo lo destripara con las
manos y jugara mientras ella seguía cocinando y
contándome cómo era su infancia en Boconó, su pueblo
natal; me contaba cómo su abuela, que era muy coqueta,
se perfumaba con albahacas y con pétalos de rosas que
frotaba en sus sienes.


Pasó el tiempo y un día le pedí que me hiciera
?majarete?, un postre celestial hecho de leche de coco
y harina de maíz, espolvoreado con canela en polvo,
es, verdaderamente, una reconciliación con la vida. Mi
abuela me respondió ? muy bien, yo te hago el
majarete, pero sólo lo haré una vez, te enseñaré a
hacerlo y cuando yo me antoje tú me lo haces- yo
acepté de inmediato con la impaciencia de mis 10 años
y la boca hecha agua.
Vi todo el proceso, la ayudé a exprimir el coco y me
llené de su aroma, cerní el azúcar, batí la pasta
caliente de coco y maíz, descubrí (con ojos
desorbitados) cómo mi abuela le ponía a su dulce un
punto de sal, cuando le pregunté el motivo me
respondió, sabia, que todo en la vida tiene su
contrario adentro, lo salado tiene dulce y lo dulce
salado... "si esto no es así, tu majarete no quedará
como a ti te gusta", vi cómo sus manos grandes y
amorosas volteaban la pasta sobre un molde de corazón
porque ese era un postre de ?amor? y miré a mi abuela,
a mi dulce y bella abuela regalarme el más maravilloso
de los dones de los que disfruto, el amor por la
cocina...

Fue allí, en la cocina de mi casa, viendo a mi abuela
cocinarme majarete cuando supe que estaría
irremediablemente embrujada por el calor afectivo y
protector de la cocina...
Pero ahora, aunque haga el majarete idéntico, con su
receta, no me queda igual, la nostalgia por sus manos,
por su risa discreta y por sus historias me hace
pensar que son estos ingredientes y no el coco ni la
canela los que hacían de aquel postre un verdadero
prodigio.
Y es una gran paradoja porque a mi abuela, que
cocinaba con buen gusto y elegancia, no le gustaba
cocinar, ella era una jardinera de vocación, la cocina
era para ella un deber, pero lo hacía tan bien que
todos creímos siempre que era afición y no entrega.
Así que recibí de ella un legado que me dejó sin
intención pero con mucha fuerza... Seguiré haciendo
Majarete y le contaré a mis nietos cómo mi abuela me
dejaba destripar tomates y hacer bombas de jabón.


Majarete
ingredientes

1 coco maduro
1 taza de harina de maíz precocida (se conoce en el mundo como harina pan)
2 tazas de leche de vaca
2 tazas de agua tibia
1/2 Kl de azúcar
1 astilla de canela
canela en polvo al gusto
una pizca de sal

Elaboración:

1 Se separa la pulpa del coco de la concha marrón,
se trocea y se licúa con una de las 2 tazas de agua
tibia. Se cuela.
2 Se licúa de nuevo el resto de coco que quedó de la
primera colada (mi abuela le decía a ésto "Bagazo")
con la otra taza de agua tibia, se cuela nuevamente.
3 En la úlima taza de leche de coco se disuelve la
harina de maíz junto con las dos tazas de leche de
vaca y se lleva a fuego lento hasta que hierva.
4 Al hervir se le agrega el azúcar, la pizca de sal,
la astilla de canela y la otra taza de leche de coco.
Se deja cocinar por 15 minutos más sin dejar de mover
la mezcla, se coloca en un molde y se deja enfriar. No
es necesario refrigerar.
5 Se desmolda fácilmente volteando el molde y se
salpica con la canela molida.
6 Se disfruta con todos los sentidos a más no poder
 



  1 COMENTARIO




15/03/2016  |  15:20
se me saltaron las lagrimas...
100% de 1


AUTOR DESTACADO

   

Mercedes

13 artículos publicados

5 recetas publicadas

Ver blog del autor




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS