6775 recetas de cocina   |   16361 noticias de gastronomia   |   563 autores   |   21 empresas



Bajo el Sol Y la Luna, Caprichos de Altura en el Corazón Del Tirol



detalle floral en el tirol ©lali ortega cerón | austria, un destino ideal para esquí de fondo @oficina de turismo de austria
share by WhatsApp

Sal de Viajes

.

 

Quizá sea el coqueteo de las luces y las sombras entre los picos encrespados. O puede que el embrujo tirolés se deba al sol alpino que tanto se agradece durante una jornada deportiva en la nieve, al zambullirse en un lago alpino en medio de una caminata veraniega o durante una comida relajada en un coqueto refugio de montaña. Lo que sin duda no se olvida es que El Tirol, da igual la estación del año, ofrece unos planes increíbles: desde que los tonos malvas y rojizos despiertan al alba, hasta que el cielo azul imperial da cobijo a las estrellas, te esperan pueblos de ensueño, deportes en la noche, planes wellness en una granja del siglo XIV y gastronomía Km0 (incluidos los 607 litros de arándanos recolectados entre los Alpes y la mejor cerveza artesana de la zona, en St. Johann in Tirol). Para explorar las tentaciones de este paraíso de altura, nuestros pasos se dirigen al pueblo medieval que conquistó a Marilyn Monroe y Alain Delon. Se llama Kitzbühel y se fundó hace 750 años. Pero antes de descubrir uno de los destinos alpinos más exclusivos, y sus alrededores, aderezamos estas letras con un pellizco de sinceridad: si descubres El Tirol, inventarás cualquier excusa para volver.

 

Viaje Tirol Lali Ortega Afuegolento 2

un destino para saltar de alegría. ©lali ortega cerón

 

Tras el aterrizaje en Múnich, el aeropuerto de llegada habitual a tan solo 124 km de Kitzbühel, comienza nuestro viaje al corazón del Tirol Austriaco o, lo que es lo mismo, el inicio de un descubrimiento que te acompañará para siempre. Es difícil olvidar la danza de sus cumbres sinuosas, sus valles mullidos, su vida apacible y la simpatía de los tiroleses. También es complicado no relamerse con el recuerdo de los sabores auténticos, gracias a la dedicación de los diversos productores de la zona, y con los paseos tranquilos entre sus pueblos de cuento. Si te gustan los viajes con sabor, anota estos caprichos en tu cuaderno de bitácora.

 

Viaje Tirol Lali Ortega Afuegolento 3

algunos momentos en este refugio tirolés. ©lali ortega cerón | desayuno entre montañas. ©oberhabach

 

Soñar en una Granja Tirolesa del siglo XIV

Decía Leonardo da Vinci que un día bien empleado trae un sueño feliz. A escasos 14 kilómetros de Kitzbühel, en Kirchdorf in Tirol, nos espera una de las experiencias más auténticas y obligadas en este destino: entregarse a los brazos de Morfeo en una granja tirolesa. Las hay con mucho, muchísimo encanto en toda la región, pero el refugio de 15 habitaciones de la familia Marlen&Sepp Seiwald es un lugar muy especial. Su fachada de madera clara, las flores frescas que alborotan sus balcones, las formas redondeadas de sus balaustradas, el rumor del río, un establo con 100 vacas o el decorado de sus cumbres imposibles, son la carta de presentación de Oberhabach, una granja con más de seis siglos de historia. www.oberhabach.at

 

Antes de acurrucarte entre el típico edredón tirolés de cuadros rojos, puedes disfrutar de las delicias culinarias que Mama Marlen elabora con mucho mimo, y solo con productos de proximidad, o disfrutar de una copa de vino en su TennenSauna bajo la luz de la luna. Dormirás como en casa y te despertarás dispuesto a comerte el mundo y, por supuesto, un desayuno copioso: la leche, los huevos, la verdura, el pan y los quesos que elaboran los productores de la zona, son deliciosos. Tampoco olvides saborear su zumo de jengibre, zanahorias, manzana y kiwi. Una forma perfecta de comenzar a disfrutar el siguiente plan: una ruta para explorar establos y granjas, equitación, un paseo por las montañas entre las cabras, recolectar hierbas alpinas y, cómo no, la excursión obligada a dos pueblos de cuento muy cercanos: St. Johann in Tirol y Kitzbühel.

 

Viaje Tirol Lali Ortega Afuegolento 4

las cervezas tradicionales de la familia huber han cosechado diversas medallas de oro. ©huber bräu.

 

Desde 1883, cervezas artesanas con vistas alpinas

St. Johann in Tirol es una de las localidades más bonitas de Austria. Entre sus calles llenas de flores destaca el edificio de la Oficina de Correos, cuyos frescos exteriores nos recuerdan cómo eran los antiguos medios para transportar el correo; o la iglesia barroca dedicada a San Juan, que sorprende por la belleza redondeada de sus torres y la ausencia de artificio en su fachada, ya que las nieves del invierno no son aptas para mucha ornamentación.

 

Este pueblo encantador acoge uno de los templos que hacen honor a la famosa cerveza austriaca. Los paladares exigentes tienen su recompensa en lo alto de los 27 metros de la torre Huber Bräu. Gracias a la dedicación de su maestro cervecero y a la pasión de la familia Huber, que sigue al pie de la letra la Ley de Pureza de 1516 (una excelente cerveza solo necesita lúpulo, cebada malteada y agua de manantial), el sabor de una St. Johanner Original, o una Augustine, no se olvida. Y si se acompaña de un goulash, y las vistas al famoso Cuerno de Kitzbühel desde la mesa elegida, el momento será, de día y de noche, sencillamente perfecto. Tanto como nuestro próximo destino.

 

Viaje Tirol Kitzbühel Lali Ortega Afuegolento 5

panorámica de kitzbühel y esquí de fondo en los alrededores. ©kitzbuehel tourismus.

 

Kitzbühel, deporte y cultura entre 750 años de historia

En cualquier época del año, perderse entre las calles adoquinadas y la atmósfera medieval de uno de los destinos más exclusivos de Centroeuropa es un plan indispensable, al igual que recorrer sus alrededores, bajo las estrellas, con unos esquíes de fondo. En invierno celebra la Copa del Mundo de Esquí alpino y, en los meses de verano, reúne a los forofos del tenis en su Generali Open. Este pueblo de pasado minero celebraba el 6 de junio de 2021 el 750 aniversario de su fundación. No obstante, la leyenda blanca de “Kitz”, diminutivo cariñoso con el que se conoce a este capricho entre las montañas, comenzó en 1892 y se multiplicó en los años 30. Sus responsables fueron Toni Seelos y Hannes Schneider, los creadores de un perfecto ski en paralelo, un mito que se popularizó en Japón y Estados Unidos.

 

Como curiosidad, en aquel entonces los hombres descendían las cumbres con sombrero, chaqueta de paño tirolés y corbata. Las damas, aunque ahora cueste creerlo, se deslizaban con ropa de domingo y grandes tocados. La moda se fue transformando y las faldas de lana, que escondían vendas para calentar las pantorrillas, se sustituyeron, tal y como recomendaba Schneider, por telas lisas para que la nieve no se acumulara en la ropa. Marilyn Monroe, Liz Taylor o Ingrid Bergman anotaron estas sugerencias y, allá por los años 50, desfilaban por las calles de Kitzbühel con unos estudiados modelos que incluían paravientos y pantalones de pierna estrecha, con tira bajo el pie y tejidos lisos. Pocos sabían que esos modernos pantalones se rellenaban con papel de periódico para protegerse del frío.

 

Viaje Tirol Alfons Walde ©MueseumKitzbühel Lali Ortega Afuegolento 6

obra de alfons walde ©mueseumkitzbühel. vista de los tejados de kitzbühel desde el museo.

©lali ortega cerón.

 

Nieva sobre los pinceles del pintor Alfons Walde

Otro de los caprichos obligados que se pueden disfrutar en Kitz, además de saborear un sirope frizante de flor de sauco frente al fuego de una chimenea en alguno de sus locales de moda, es visitar el museo de uno de los artistas más célebres de Austria. Alfons Walde, coetáneo de Klimt y de Schiele, cayó rendido a los colores de los valles y las montañas de esta zona del Tirol austriaco. Son tantas las tonalidades que se suceden a lo largo de las estaciones, que es comprensible que este lugar fuera una inspiración para el pintor y arquitecto Walde. Fue un enamorado de la manera de vivir de los valles, de las cumbres nevadas y de los deportes de invierno, una pasión que transmite en sus obras.

 

Mientras las calles de Kitz, al igual que ocurre en la actualidad, acogían a los amantes de los deportes de nieve y a las celebrities de la época, Walde trabajaba en su estudio y retrataba en sus óleos hombres de rasgos recios y mujeres del campo. Sus cuadros se transformaron en una crónica delicada de la vida en los valles y del magnetismo luminoso del paraíso alpino. Actualmente, la torre suroeste de la ciudad fortificada de Kitzbühel, el edificio secular más antiguo de la ciudad (siglo XIII), expone parte del legado de Alfons Walde. Además de disfrutar de sus 60 pinturas, 100 gráficos y una amplia colección que incluye objetos vinculados al inicio del deporte blanco, es imprescindible apreciar la vista panorámica desde la azotea del edificio. Entre el cielo azul, salpicado del baile imponente de sus nubes malvas y blancas, se divisan las casas pintadas con dos colores, herencia arquitectónica de Alfons Walde.

 

Viaje Tirol Hahnenkammbahn Lali Ortega Cerón. Afuegolento 7

ascenso a la estación de hahnenkammbahn, lugar idílico sobre un lago y bajo el cielo.

©lali ortega cerón.

 

607 litros de arándanos recolectados entre los Alpes

La creatividad de Alfons Walde dio forma a la telecabina de montaña Hahnenkammbahn, un referente para los futuros teleféricos, y a la gamuza roja para el club de esquí local, imagen que aún representa la mítica estación. En la actualidad, acceder desde Kitzbühel a las cumbres de la estación de Hahnenkammbahn es iniciar el ascenso a un paraíso natural que no entiende de estaciones. En invierno, si el tiempo regala una jornada espectacular, aún se puede escuchar aquello ¡Qué cielo de Walde tenemos hoy! No obstante, además de la práctica del esquí, del snowboard, de descensos en trineo o con raquetas de nieve, los planes se suceden a lo largo de las estaciones. Cuando la nieve apenas adorna algún pico imponente, los deportes blancos se sustituyen por parapente, senderismo, golf, inmersiones en lagos alpinos, descensos en bicicleta o parques de tirolinas. Son tan solo algunas propuestas para que los días pasen volando.

 

Viaje Tirol Lali Ortega Cerón. Afuegolento 8

probar una deliciosa lisis moosbeerschmarr en un refugio con vistas, parada obligada.

©lali ortega cerón.

 

Como es lógico, los refugios de montaña ofrecen un descanso merecido entre su cuidada decoración alpina, salpicada de detalles, y permiten degustar algunas delicias gastronómicas de la zona. Para reponer fuerzas, la elección podría ser una Tiroler Gröst, comida típica en este destino de montaña, cuyos ingredientes son huevos, cebolla, patata, bacon y carne de cerdo. Si buscas un recuerdo dulce e inolvidable, camina hacia Hahnenkammstüberl y disfruta de una Lisis Moosbeerschmarrn. Tras más de 40 años agasajando los paladares de esquiadores, senderistas, deportistas y visitantes de decenas de nacionalidades, Lisis incluye en su receta secreta arándanos, seleccionados entre los que cada año se recolectan manualmente en las cumbres de los Alpes (607 litros en 2021). Saborear esta delicia entre el decorado montañoso es una experiencia inolvidable. Tanto que, mientras observas el panorama, te morderás los labios y te preguntarás cómo tanta belleza puede ser real.

 

.

 

 

 

 

 

 


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Cristian Rivera Rodríguez

Nuestra filosofía se basa en el mejor producto, de cercanía y con el trato justo y necesario para darle el valor que el producto merece.

2 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS