6937 recetas de cocina   |   17228 noticias de gastronomia   |   577 autores   |   21 empresas



Amantes Gastronómicos



share by WhatsApp

Karina Pugh Briceño



... "Carmela... ¿quieres más champaña? Preguntó Daniel
con los ojos casi cerrados... "No, gracias... lo que
quiero es dormir" respondió ella sonriendo y
estirándose como una gata... Ambos eran caraqueños,
ambos eran casados, pero no entre sí... eran amantes
gastronómicos...
Se encontraron en Cata, una hermosa playa de la costa
venezolana, mientras Daniel recorría el Caribe
estudiando los crustáceos (y comiéndoselos) y Carmela
disfrutaba de unas vacaciones de su trabajo como
reportera.

Ambos caminaban por la orilla del mar, se miraron y
fue una revelación... Sintieron el resplandor de un
recuerdo milenario, un vínculo ancestral que los
unía... Casi sin mediar palabras, Carmela, (que es
del signo Leo y no le tiene miedo a nada) tomó la
iniciativa... "Te invito a almorzar" dijo, desafiando
al destino... Y fueron a deleitarse con los manjares
provenientes del cálido Caribe... "Consomé de Guacucos
de Cuyagua", "Calamares de Tacarigua al ajillo",
"Filete de mero bañado con salsa de camarones de
Chichiriviche" y como postre "Merengón de Guayaba"...
comieron, hablaron, se rieron, meditaron, conversaron
sobre lo humano y lo divino, hasta que llegó la noche
y ambos, inequívocamente supieron que eran el uno para
el otro... Se fueron como hipnotizados hasta una
casona abandonada y allí se amaron hasta el cansancio.
A la mañana siguiente prometieron hacer lo mismo año
tras año el mismo día, en el mismo lugar.



Cada año, se encontraban en Cata. Carmela llevaba
moras de Mérida, langosta de Los Roques, quesos del
Valle de la Pascua, miel de Valencia, Champaña de
Carora... Daniel llevaba, panes de Caracas, alcachofas
de Timotes, tomates de Margarita, embutidos de la
Colonia Tovar, cazabe del Amazonas... y ?Fosforera?,
una mezcla extraordinaria de mariscos típica de las
costas venezolanas que estimula hasta los ánimos más
bostezados... Eran días de amor y sabores... se amaban
entre las frutas y las rosas, Daniel deslizaba fresas
por los labios de Carmela, se besaban entre sorbos de
miel, se bañaban en jugo de mandarinas... Repitieron
sus encuentros durante 9 años... Se conocieron
profundamente pero jamás insinuaron quedarse juntos,
hasta que un día...
Carmela salía del supermercado, luego de una dura
jornada de trabajo quería cocinar un caldo que la
reconfortara... Metió las bolsas en la maleta del
carro y sintió, de repente, una mirada fija en ella,
una fuerza que la hacía voltear hacia su derecha... Y
allí estaba Daniel... Mirándola desde la acera de
enfrente, con ojos dulces e incrédulos... Caracas es
enorme, es difícil tropezarse con un conocido y ellos
nunca se habían encontrado, pero ahí estaban...
Ambos eran caraqueños, ambos divorciados y estaban
locos de amor... Pero titubearon; se dijeron que la
cotidianidad podría estropear aquello, que su amor
estaba basado en la aventura, que la vida los había
unido en circunstancias muy especiales... Daniel (que
es Cáncer y entiende muy bien las cosas del alma) le
propuso a Carmela que se conocieran en el cada día,
que se arriesgaran a vivir, que no tenían nada que
perder, salvo el miedo...
El temor comenzó a desaparecer cuando hicieron mercado
juntos, cuando conmovidos escucharon a María Callas
cantar ?Aída?, cuando entre los dos repararon la
batería descargada del carro de Carmela, cuando ella
le cocinó a él su postre predilecto ?Cachetes de
mangos de Maracay flameados al ron?, cuando juntos
lloraron al terminar de leer ?La Tregua? de Mario
Benedetti...

Hoy, 10 años después, son una pareja hermosa con 2
hijos y sus cenas de Año Nuevo son las más deliciosas
y divertidas a las que he podido ir.


Cachetes de mangos de Maracay flameados al ron
2 mangos de Maracay firmes y maduros
100 gr de azúcar moreno
100 gr de mantequilla sin sal
Un chorro generoso de ron oscuro
Una pizca de canela.
Hojas de hierbabuena para adornar

Preparación:
Se pelan los mangos y se cortan 2 tajadas de cada uno al ras de la semilla, estos son los cachetes.
Con la mantequilla y el azúcar se hace un caramelo en el cual se cocinarán los cachetes durante 10 minutos. Se salpican con canela y finalmente se
flamea con el ron.
Adornar con hojas frescas de hierbabuena


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Picoteo del Bueno

Buscadora de cosas ricas, ya sean desayunos, comidas o meriendas. Por los Madriles y alrededores. Y productos. Que no todo es salir, a veces cocino en casa.

5 artículos publicados














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS