6729 recetas de cocina   |   16248 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



1Er Rallye Del Vino Doc de Saint Joseph ( I I )



share by WhatsApp

Matteo Gaffoglio
Comunicador y experto en gastronomía



El vino de St. Joseph tiene una larga historia, ha necesitado siglos para ganarse la ?Appellation? en el 1956, es decir la Doc, cuya denominación se extiende a lo largo de unos cincuenta kilómetros entre Chavanay en la Loire al norte, y Guilherand en el sur. Pero fue reivindicada ya por primera vez en 1916 por dos vinateros de Mauves, y también en 1923. El 24 de diciembre 1938, la existencia del Sindacato de Protección de la Appellation Saint Joseph fue oficialmente aprobada por la Sous-Préfecture de Tournon (Ardèche).



Las viñas se extienden a lo largo de las cuestas (algunas son escalofriantes por ser muy empinadas) del lado derecho ?occidental- del río Rhône. El río es el verdadero ?trait-d?union? de todo el viñedo.

Geográficamente, climáticamente, e históricamente, ya que ha servido de medio de transporte a varios reyes (uno ha sido Saint Louis que, durante su viaje, descansó reconfortándose sobre la ?Table du Roi?, una gran piedra en forma de mesa en medio del río), el Rhône subraya las huellas de este gran viñedo. Geológicamente, la Appellation d?Origine Contrôlée reagrupa tres tipos de suelo a lo largo de su área. Los terrenos de erupción y metamórficos primero: granito, gneis y mica. Estos terrenos representan casi el 80% del área de denominación. Siguen los terrenos secundarios o mezóicos, que son los calcáreos. Y los terrenos cuaternarios. Veintiséis comunes componen la denomicación, 23 en Ardèche y 3 en el Loire.

Merienda en las viñas durante el rallye

El viñedo en su totalidad está situado hacia el Sur y Sureste, lo que le garantiza una óptima aportación de sol. Las cepas de la Appellation Saint Joseph son, para el tinto, sólo una: la Syrah, mientras que para el blanco es la Marsanne y la Roussanne. La syrah (o shiraz, serine, marsanne noire, etc.) es la cepa de los grandes ?Crus des Côte du Rhône? septentrionales, que requieren situaciones climáticas templadas y brotan de maravilla en los terrenos de St.Joseph y cuya producción alcanza alrededor del 90% de la cosecha, mientras que para los blancos es del 9-10%. En 1995 la producción Doc ha sido: del tinto 25.575 hl, y del blanco 2.106 hl sobre un terreno de 721 ha. En 2001 la superficie aumentó a 928 ha, el tinto alcanzanzó los 36.993 hl, y el blanco los 3.289 hl.

Hasta el año 1668 las viñas eran designadas por su territorio, o con el nombre de los propietarios. En esa fecha se encuentra, por primera vez, bajo proceso verbal del intendente de hacienda provincial, la designación de una viña Saint Joseph perteneciente a los Padres Jesuitas. Como es fácilmente presumible, fueron los jesuitas los primeros en nombrar este vino Saint Joseph.

Un anfiteatro entre las viñas

Desde hace ya muchos años, un esfuerzo colosal ha sido llevado a cabo por los valientes vinateros para lograr reconquistar los mejores terrenos, que son los en ?coteaux? ? cuestas- que se encuentran a lo largo de toda la orilla del Rhône. Pero estos terrenos llenos de cuestas, aunque sean de los mejores en el sentido del sol, a menudo dan problemas de desprendimiento, porque, como si no bastara el trabajo que la vid necesita, se deben constantemente tener bajo control las ?terrazas?, y si acaso, reforzar con piedras y hormigón las paredes de sostén del terreno. Un trabajo duro hecho todo con las manos de los hombres, los cuales son, junto con la expresión del territorio y de las cepas, parte de los elementos que construyen el alma del vino. Durante el verano, cuando la uva está madurando, en el ampio anfiteatro, los vinateros toman descanso divertiéndose con festivales de música y óperas teatrales.

Cata de vinos con el presidente Durand (1ºizq.)

Tema de degustación del Saint Joseph tinto y blanco. A la vista: el tinto ofrece un color con reflejos más o menos morado según los años. Mientras el blanco revela un oro amarillo y límpido que en años distintos se desarrolla con reflejos oros y verdes. En la nariz: el tinto deja descubrir aromas finos de cassis y de frambuesa, matizado, según la edad, de aromas de cuero o de regaliz. El blanco es un vino con perfumes de flores blancos o flores de campo donde pueden juntarse los sabores de miel, de melocotón, de cítrico o de acacia. En boca: el tinto es armonioso y fino. El blanco presenta una silueta esbelta y se prolonga con mucho frescor.



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS