6845 recetas de cocina   |   16569 noticias de gastronomia   |   569 autores   |   21 empresas



Setas Y Más Setas


share by WhatsApp

Marisa Beato



Hemos salido hoy sábado al campo a buscar setas. De camino hemos parado en Humanes (Guadalajara) en un mesón llamado Oviedo y que parece ser el único establecimiento de todo el pueblo donde podemos comer. La carta es escueta: huevos, filetes, sopa castellana y verduras enlatadas, poco más.

Hemos elegido cabrito al ajillo, y llega a la mesa bien frito, tierno y jugoso escoltado por unas patatas fritas perfectas, como si me las sirviera mi madre, crujientes por fuera y blanditas por dentro. Además hemos redondeado el menú con unas migas y una ensalada del tiempo hecha con unos tomates sabrosos, que no es poco, y su lechuga de oreja de burro con un puntito de amargor. Hemos acertado con la elección, buena y sencilla comida de pueblo.

Reconfortado el cuerpo hemos seguido camino, en busca del rico tesoro, por la carretera de Tamajón. Esta zona tiene un paisaje abrupto, lleno de vaguadas y cortados de tierra roja , rojísima al estar tan empapada, y contrasta con el verde intenso de la vegetación de modo que a veces parece estar contemplando enormes rajas de sandía puestas del revés.

El horizonte se desdibuja con las nubes bajas que se entretienen en las lomas, parece que les hubieran pasado un enorme borrador.

Vemos una liebre, nos cruzan un par de venados delante del coche, y en un recodo de la estrecha carretera un buen número de perdices nos cortan el paso.

-¡Para Antonio, que me bajo dando bocaos!



En los pinares no hay nadie y no nos extraña porque la tarde está muy cerrada y llovizna ligeramente. Armados de una cesta y una navaja cada uno empezamos la caza.

La primera que encuentro se le ha debido caer a alguien de la cesta porque está cortada por el pie, limpita y yace boca arriba en el suelo. Mal comienzo. Sin embargo, al dejar de lado la senda fácil y pateada, e internarnos entre el sotobosque de jaras y líquenes encontramos muchos, muchos níscalos. Normal no hay quien se meta ahí.
Cada uno de nosotros peina una pequeña zona y no nos podemos ver de lo cerrado de la vegetación.



-Tengo el pantalón empapado. Me dice Antonio desde lejos.
-No te preocupes yo llevo otro en el coche. Le respondo.



œ hora después nos juntamos para vaciar las cestas llenas. Nos encontramos el uno al otro con el pelo empapado, pegado a la cara y lleno de cositas colgando. Con las cazadoras y pantalones empapados, muertos de risa de vernos así, nos dirigimos al coche para cambiarnos de pantalón, ¡pero a los dos se nos ha olvidado en Madrid!. Hace mucho frío para llevarlos puestos mojados de vuelta a casa así que decidimos quitárnoslos y enrollarnos una mantita de viaje cada uno alrededor de la cintura.

De esta guisa, sentados en el coche, Antonio entre risas me pregunta:



- ¿Y si nos para la Guardia civil qué les decimos?
- Pues que vamos a una fiesta hawaina, chico.



De vuelta en casa preparamos en la lumbre de la chimenea una parrillada de níscalos y para la comida de mañana pongo a pochar abundante puerro cortado no demasiado fino. Previamente he dorado en el mismo aceite un conejo en trozos y lo he reservado aparte.

Pelo y corto en dados dos zanahorias, dos nabos y una manzana y lo añado a los puerros. Salteo unos minutos.

Vuelvo el conejo a la cazuela, salpimento y mojo con una copa de brandy que dejo que arda hasta que se evapora el alcohol. Una ramita de tomillo le dará un toque más campero aun.

Tapo la cazuela y dejo estofar durante media hora vigilando que no se quede seco y se pegue al fondo. Mientras, voy cortando otra manzana en gajos porque los voy a servir de guarnición, salteada en mantequilla. Pico en dados unos níscalos y un puñado de lepista nuda, esas setas moradas de la foto que tienen un tremendo aroma a bosque. Las salteo un poco antes de ponerlas con el conejo.

Añado un vaso de nata líquida y dejo cocinar hasta que el conejo esté tierno y la salsa reducida, momento en el que emplataré con su guarnición de gajos de manzana salteada.

Tenemos tantas setas que preparamos empanadillas de puerros y setas, quiche de jamón bérico y setas, croquetas de setas, y setas, y más setas.

Gracias otoño por esta temporada memorable.

Besos



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Sergio and Javier Torres

Cocina Hermanos Torres is accoladed with two stars by Guide Michelin, a maximum three Repsol Suns by the most important Spanish dining guide and a green Michelin star for their sustainable efforts.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2023. 28 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS